Presidente CODIA denuncia profesionales construcción padecen penurias económicas

Por El Nuevo Diario domingo 12 de enero, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Tras cincuenta y siete años de creación del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA), la mayoría de sus profesionales sufren profundas privaciones económicas provocadas por la falta de oportunidades en el mercado laboral y los bajos salarios que reciben en las instituciones del Estado donde prestan servicios.

Así lo aseguró el ingeniero Dionisio Navarro, presidente del gremio al pronunciar las palabras de agradecimientos tras una misa de acción de gracias celebrada en la Catedral Primada de América con motivo de la celebración este 11 de enero del 57 aniversario de fundación de la organización que agrupa a los profesionales de la construcción y afines.

Hoy que el universo codiano se congratula por arribar a un nuevo aniversario, no podemos ignorar ni mucho menos callar que una gran parte de nuestros colegiados atraviesan por serias y profundas privaciones económicas, dijo para agregar que esa situación es motivada por la falta de ofertas en el sector privado y por los injustos y vergonzosos salarios que reciben, salvo honrosas excepciones, en la mayoría de las instituciones públicas.

Precisó que ese problema unido a las escasas oportunidades que por no tener experiencia le dispensa el sector privado a los colegiados recién egresados de los altos centros de estudios, ha provocado que centenares de ingenieros, arquitectos y agrimensores se han visto compelidos a incursionar en el sector informal de la economía.

El presidente del Codia dijo que junto a los miembros de la junta directiva del gremio encamina acciones, por las vías pacífica y civilizada, pero con firmeza, para que el sector público le otorgue un mejor tratamiento a los colegiados que laboran en los organismos oficiales.

Añadió que iguales acciones encaminarán con las empresas constructoras, con la finalidad de que amplíen su abanico de empleos y, a la vez otorguen mayores y mejores oportunidades a los jóvenes profesionales para que apliquen sus conocimientos adquiridos en las aulas universitarias, y que al propio tiempo adquieran las experiencias que en la actualidad le son exigidas por el sector privado.

Expresó que para tener una cifra exacta de los colegiados que laboran en los organismos del Estado dispuso un proceso de identificación y cuantificación de estos profesionales para exigir mejores condiciones laborales, espacios físicos adecuados y herramientas necesarias para el buen desempeño de sus funciones.

En sentido general demandamos que sean revisado y corregido los salarios de nuestros profesionales y que se establezca un sueldo mensual mínimo de 50 mil pesos, con incrementos por el tiempo de servicio y su preparación académica, dijo.

Navarro, recordó que el Codia, por mandato de la ley 6160, y sustentado en sus principios institucionales, está compelido a defender el ejercicio profesional de sus colegiados, los cuales están siendo afectados por las construcciones informales que se levantan en el país.

Subrayó que en procura de proteger los intereses de los miembros de la institución, se trabajará sin descanso por la inserción de los colegiados al mercado laboral, mejores salarios, combate al ejercicio y las construcciones ilegales y el cobro de las deudas contraídas por el Estado con los contratistas de obras.

Manifestó que en  los próximos días el Codia incrementará las jornadas de combate a las obras ilegales, enfrentando la proliferación de las mismas, las cuales, conforme a las informaciones recibidas se han aumentado considerablemente, lo que afecta  a los ingenieros, arquitectos y agrimensores que no intervienen en su ejecución.

Navarro, sostuvo que las construcciones sin la participación de un profesional colegiado de la ingeniería, y sin planos aprobados por el Ministerio de Obras Públicas, constituyen un peligro para quienes las habitan, ya que regularmente no cumplen con las normativas establecidas.

En su discurso, al término de la Eucaristía oficiada por el sacerdote Wilfredo Montaño, el presidente del Codia  recordó que ayer domingo se cumplieron diez años del sismo de magnitud 7 grados en la escala de Richter que prácticamente destruyó la capital de Puerto Príncipe y zonas aledañas.

Asimismo, se refirió al movimiento telúrico de 6.4 grados que afectó recientemente la vecina Isla de Puerto Rico causando graves daños a decenas de residencias.

Estos dos fenómenos, indicó,  deben servir de alerta para que el Estado y las instituciones que como el Codia tenemos la responsabilidad de velar por el interés público, implementemos las acciones que sean necesarias para reducir a su mínima expresión el estado de vulnerabilidad en el que se encuentran miles de residencias levantadas  ilegalmente en la geografía nacional

El dirigente profesional aseguró que el país debe estar en alerta puesto que en caso de presentarse en el país un movimiento   telúrico de gran magnitud podría convertirse en una terrible calamidad, por lo que, reiteró que los directivos y técnicos del Codia realizarán operativos a nivel nacional en procura de detectar las obras ilegales y someter a la justicia a sus responsables por violar la ley 6200 que norma el ejercicio profesional de las ingenierías, arquitectura y agrimensura.