Presentan 28va entrega del Concierto de Viernes Santo

Por sábado 4 de abril, 2015

SANTO DOMINGO.- Tras 28 años de arte sacro, el Concierto de Viernes Santo en la Catedral Primada de América, ha logrado crear una tradición como espectáculo artístico, seguido por centenares de personas que colman las naves del templo y su explanada frontal, además de las miles que lo siguen por transmisión televisiva.

Anoche, nueva vez el concierto XXVIII de Viernes Santos, auspiciado por el Banco de Reservas, permitió disfrutar de la actuación de 260 artistas, entre voces solistas y corales, instrumentistas clásicos y cinco directores, encabezados por el maestro José Delmonte Peguero, maestro de Capilla de la Catedral Santa María La Menor.

El espectáculo de 190 minutos impactó a anfitriones, encabezados por el Monseñor Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez y el contralor del Banco de Reservas, Luis R. Espinal, invitados y público .

Fue este concierto 28 de Viernes Santo, la unión artística de 191 voces (140 integrantes del Coro y 51 de la sección de niños); y 66 músicos de la Orquesta Sinfónica Juvenil, invitada especial de la ocasión.

Fue un festín de arte musical sacro a cargo del Coro de la Catedral Primada de América, su Coro Infantil y la Orquesta Sinfónica Juvenil que ofrecieron la plataforma a los solistas: Jini Luciano (soprano), Rafaela Taveras (soprano), Viannely Almonte (contralto), Richard Reyes (tenor), Juan Domingo Reyes (tenor) y Cirilo Álvarez (bajo).

Los directores asociados fueron: Andrés Capellán, Fernando Herrera y Héctor Martínez Cabruja, Wanda Guzmán, esta última responsable de la sección de niños del Coro.

Se ofrecieron temas de Joan Sebasthián Bach, Ludwing Van Beethoven, Wolfgang A. Mozart, Anton Bruckner, G. B. Pergolesi, G. Pierluigi da Palestrina, Chris Kiagiri, Christopher Tin, G. F. Anerio, José de Jesús Ravelo, Tomás Luis de Victoria y el sacerdote Guido Haazen.

Entre las canciones seleccionadas se destacan: In Monte Oliveti, Misa Luba, Quinta Sinfonía, Oratorio “La Muerte de Cristo”, Adoramus te Christe, Christus factus est, ¿Quién, así, te ha llagado?, ¿Por qué, Jesús, no lloras?, y Ave María, entre otras piezas sacras de los siglos XVI, XVII y XVIII.