Preocupación a lo interno del PLD

Por Luis Columna Solano Sábado 25 de Marzo, 2017

Rememorando una frase del extinto líder del Partido Revolucionario Dominicano PRD, José Francisco Peña Gómez, de que “solo el PRD destruye al PRD”, se podría, sin temor a dudas, afirmar que solo el PLD baja del poder al PLD y quizás, hasta lo divida si no se pone fin a las diatribas y contradicciones de importantes cuadros dirigenciales.

EL PLD, como partido oficial, está encarando demandas sociales de segmentos muy importantes de la sociedad y en especial, de la opinión pública a través de la acción de la justicia, pero no obstante a eso, emblemáticos dirigentes se han lanzado a ofrecer declaraciones infundadas sobre el resto de la cúpula partidaria. En tal sentido creemos que el Comité Central, como máximo organismo y autoridad entre Congresos, debe intervenir al respecto para salvaguardar la esencia de ese partido.

Digo el Comité Central y no el Político, precisamente porque los que ahora tiran piedra en su propio tejado, son miembros del Comité Político y eso es lo más lamentable. El PLD ha sabido ganarse la confianza del pueblo al ganar los últimos seis procesos electorales, sin embargo, es mismo pueblo puede hacerlo descender del poder en el 2020 con la misma legitimidad que lo subió en el 2004, si desde ya no se aplican los correctivos de lugar.

En nuestra opinión lo primero que se debe restablecer a lo interno de ese partido es la vocería oficial. No es posible que cualquier miembro del Comité Político pueda ofrecer declaraciones en nombre de la organización, al margen la figura del Presidente o el Secretario General, Dr. Leonel Fernández y el doctor Reinaldo Pared Pérez respectivamente.. En consecuencia, se debe prohibir tácitamente a los restantes miembros de eso órgano ejecutor ofrecer conferencias, charlas y opiniones de prensa sobre el partido, sin antes contar con la anuencia del mismo. En los estatutos está bastante claro quienes tienen ese derecho reservado.

El Partido de la Liberación Dominicana no es un partido de santos, ni de monjas… Es un partido político grande como otros, donde cohabitan varios millones de miembros y simpatizantes, entre los cuales los hay de las más diversas conductas y ocupaciones… Los hay riferos, banqueros, chiriperos, industriales, maestros, motoconchistas, médicos, abogados, delincuentes y en mayor proporción, de mucha solvencia moral. Por esa razón, ese partido sigue siendo el mejor valorado por la población, pero vuelvo y advierto… el pueblo puede cansarse y mandarlo directo a la oposición por la vía del voto.

 

Por lo antes expuesto, sugiero al Comité Central aprovechar la reunión del 22 de abril y, una vez abierta la plenaria, plantear valientemente los correctivos de lugar, al margen de la agenda para la cual fue convocado por el Comité Político, pues la asamblea es soberana. Si algún miembro de este organismo le duele este partido, debe proteger al PLD de sí mismo y la grandilocuencia de algunos altos dirigentes que han decidido saltarse la verja.