¿Por qué será?

Por Rolando Fernández jueves 19 de mayo, 2022

Parece como que el señor presidente de la República, no se entera de muchas de las cosas indebidas que están pasando a su alrededor, o no procura hacerlo. ¡Son diversas, y hasta alarmantes!

Es lógico entender, que esas dos apreciaciones, cual pueda ser de las dos regentes en determinados momentos circunstanciales, claro está, habrán de resultar muy dañosas para su gobierno; y, los efectos negativos derivados, bastante notorios ya en la población, han comenzado a dejarse sentir con ahínco.

Son situaciones esas que, innegablemente, entorpecerán en su trayecto político, ahora y después, ya puesto en evidencia, en pos de un eventual retorno al poder, a partir del año 2024, en que habrá de celebrarse un nuevo proceso electoral en el país.

Se aprecia de esa manera, y hasta se concibe como contradictoria su actitud, ante lo cuestionable de algunas de las ejecutorias llevadas a cabo por una parte del funcionariado designado, que se notan a lo lejos, y que no están acodes con los deseos, y la voluntad expresa del primer mandatario la nación, se entiende. Esos procederes en el equipo, que impropios se consideran, están trascendiendo con suficiente claridad hasta la opinión pública.

Sin embargo, bastante cuestionable se hace el hecho de que, aún él gobernante no se haya decido por ir sustituyendo en los cargos estatales correspondientes, a los ministros, y demás funcionarios, qué él mismo designó, y que han venido “desafinando” las notas de su mandato presidencial.

¿Por qué será?, es la pregunta obvia.  ¡Él sabrá las razones!, cuando muchos ciudadanos aprecian que él está solo, en la dirección del Estado nacional. y, debiendo aquel estar consciente de que, “ningún capitán sin soldados gana batalla”, como reza una máxima muy verídica.

Ahora, ¡de que le están haciendo daño a su gestión! De eso no hay duda; como, que también están contribuyendo a mermar aún más la solidez del partido oficial; que, dicho sea de paso, no es que sea tan significativa, por lo nuevo de la agrupación partidarista.

Cabe intercalar aquí lo siguiente, por ciertas inferencias obvias que se hacen en torno al caso de que se trata, Algunos de los que saben mucho sobre el ejercicio de la política dicen: “los compromisos concertados en ese marco, cuando crean ataduras dañosas para los gobiernos que se presidan, hay que saberlos manejar; y, aprender cómo zafarse un poco de los mismos, para poder proseguir adelante sin tropiezos, y conservando una imagen oficial favorable.

En el caso del partido oficial de gobernó actual, por determinadas actitudes impropias en que han incurrido parte de sus autoridades, y decisiones   adoptadas, luego de asumir las riendas del poder, ¡ya se verá la cosecha, próximamente!

Y, más improductivo será todo, en términos favorables, “con la sacada de pie”, como dice el pueblo, que los llamados “popis”, lo riquitos destacados allí. le están dando la base de esa organización; a la gente que se fajó en las calles, y que luego sufragó en las urnas para llevarla al poder. ¿Vendrá la retaliación? ¡Muy probable!

Conocido es que, los ricos no son los que votan; ni tampoco participan en caravanas electoreras. Esos solo van después por el fruto de sus aportes financieros, incluidas las designaciones en puestos estatales de nivel, para seguir amasando fortunas.

Pero, además, le está restando méritos al gobierno que encabeza el señor Luis Abinader, la ausencia de los tan cacareados cambios – económicos, políticos y sociales – que se anunciaran durante la pasada campaña electoral, que lucen estar cada vez más en lontananza, a pesar del tiempo transcurrido ya de gestión oficial.

Se percibe que todo continua igual que en el ayer; quizás peor, entienden muchos compatriotas: mayor alto costo de la vida; electricidad y combustibles más caros delincuencia e inseguridad ciudadana a granel; aumento descomunal de la deuda externa; corrupción estatal innegable, con la impunidad local de estilo; venta del patrimonio público, etc., etc., ¡Cambio! ¿Cuál?

Entonces, ¿qué ofrecer de nuevo para retornar? ¿Se podrá vender otra vez un proyecto político perremeísta? ¡Va dar mucha brega, el que la gente siga creyendo, de continuar las cosas como hasta ahora!

Señor presidente, sostienen algunos letrados, “que en política nunca es tarde para corregir; pero, que a veces, el tempo apremia”. ¡Indudablemente, es ese un parecer, qué invita a reflexionar!

 

Autor: Rolando Fernández

Comenta