¿Por qué los partidos minoritarios se mantienen estancados?

Por Elias Samuel Rosario Mata sábado 9 de enero, 2021

Los partidos minoritarios no despegan, no crecen y se mantienen estancados sin atraer nuevos adherentes. En cada nueva contienda electoral, en vez de aumentar la cantidad de votos obtienen menos, perdiendo militancia. Cada día se acercan más a su desaparición. No han sabido capitalizar el “Hartazgo” de los votantes, con relación a los partidos tradicionales, que los han decepcionados.

De las 25 organizaciones políticas, que participaron en las pasadas elecciones, solo siete sobrepasaron el uno por ciento, requerido para mantener su reconocimiento. Los partidos Reformistas Social Cristiano y Revolucionario Dominicano, que por décadas se disputaron la hegemonía en la cantidad de adeptos, poco a poco fueron cayendo hasta terminar en el frio sótano, donde yacen agonizante acompañados de otras entelequias moribundas.

Los líderes de los partidos emergentes, están compelidos a entrar en una etapa de análisis y reflexión. Para buscar repuestas a la pregunta, que encabeza este artículo. De modo que puedan ser los beneficiarios de quienes están descontentos con el modo de hacer política. Según la Encuesta del Barómetro de las Américas 2018-2019, indica que la confianza en los partidos políticos ha tenido de forma continua el promedio más bajo, cayendo a 28.4% en 2019

El crecimiento de los partidos minoritarios, va a depender de la capacidad de impactar y encender la chispa de la esperanza en un segmento del electorado que, por falta de alternativa carece de motivación para participar en la actividad política. No hay que ser un vidente para ver cuáles son las causas principales que los mantienen congelados. Entre las más sobresalientes podemos citar las siguientes:

  1. No representan una opción diferente a los partidos tradicionales. Por ende, cayeron en el mismo desprestigio, convirtiéndose en más de lo mismo.
  2. Sus líderes han demostrado, que solo buscan lo suyo, olvidando que escalaron y llegaron a las posiciones, gracias al trabajo de los de abajo.
  3. Excluyen a quien llega con ideas innovadoras que promuevan el crecimiento, pues el único interés es mantener un control absoluto, de forma dictatorial.
  4. Manejan los partidos, como si fueran empresas privadas donde no se permite disentir, ni existe relevo generacional. De modo, que se reservan las candidaturas para un grupito de allegados.
  5. El afán de formar parte de los gobiernos, los lleva a formalizar alianzas con partidos que tienen profundas diferencias ideológicas. Entremezclándose con líderes que están manchados por la corrupción y son rechazados por las grandes mayorías.
  6. A cambio de una tajada del pastel, echan al zafacón la ideología de su propio partido, para convertirse en cómplices de la corrupción y la impunidad, por lo que una parte de la militancia abandona el partido.

Por Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Comenta