¿Por qué los partidos minoritarios se mantienen estancados (2)?

Por Elias Samuel Rosario Mata lunes 25 de enero, 2021

En la primera parte, explicábamos que solo siete de los veinticinco partidos políticos, que participaron en las últimas elecciones presidenciales, obtuvieron el uno por ciento requerido para mantener el reconocimiento. Pero, como la mayoría de ellos forman parte de las fuerzas retrogradas, que se oponen a los cambios. Utilizando los hilos del poder para conservar su cuota y seguir succionando los recursos del Estado. Lograron imponerse.

Como punta de lanza, conformaron el Foro Permanente de Partidos Políticos (FOPPREDOM). Con el único fin, de preservar la vigencia de algunos partidos minoritarios, que cada día son más rechazados por la sociedad. La creación de esta organización, fue una iniciativa del PLD, un partido que supo aglutinar aquellos que solo buscan una tajada del pastel, convirtiéndolos en una fuerza, que jugo un papel estelar para que se mantuviera en el poder por cuatro periodos consecutivos.

En su afán por adecentar la administración pública, el 16 de octubre el presidente Abinader sometió un proyecto de ley para reducir un 50% los recursos que reciben los partidos políticos. Un reclamo recurrente de la sociedad. Pero, que al PLD no le conviene, pues, en la medida que el PRM no cumpla con los cambios esperados, aumentan sus posibilidades de volver. Es por ello que se opuso, para forzar al gobierno a desembolsar el total de la astronómica suma, que asciende a RD$1, 260,400,000.00, el próximo año.

De aprobarse el proyecto para rebajar a un 50%, el Estado se ahorraría RD$630,200,000.00. Lamentablemente, no hay unidad de criterios, para enfrentar y vencer al PLD, un partido que ha sido premiado, dejando la mayor parte de sus integrantes, como empleados del gobierno. Unos protegidos por Leonel y otros, por corrientes de poder que luchan entre sí por un mayor control. Cayendo como víctimas de la confrontación, las bases del PRM y los partidos aliados, que decidieron la victoria en primera vuelta.

Los resultados electorales recientes dejaron al descubierto la realidad de los partidos minoritarios, como entidades que, en su mayoría, no reflejan una vocación democrática clara, dada la ausencia de verdaderos proyectos de gobierno que fortalezcan la pluralidad democrática, desvirtuando el sentido de las agrupaciones políticas en el sistema y concentrando su acción en la búsqueda de alianzas políticas que justifiquen su acceso a los recursos públicos.

Conforme a los datos divulgados por la Junta Central Electoral (JCE) los que no alcanzaron el 1% son: Bloque Institucional Social Demócrata (BIS) 0.99%, Partido Cívico Renovador (PCR) 0.87%, Partido Humanista Dominicano (PHD) 0.84%, Frente Amplio 0.76%, Movimiento Democrático Alternativo (MODA) 0.74%, Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD) 0.73%, Partido de Unidad Nacional (PUN) 0.72%, Alianza por la Democracia (0.59%), Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC) 0.41%, País Posible 0.40%.

También la Unión Demócrata Cristiana (UDC) 0.40%, Partido Popular Cristiano (PPC) 0.40%, Fuerza Nacional Progresista (FNP) 0.28%, Partido Demócrata Popular (PDP) 0.27%, Partido Revolucionario Independiente (PRI) 0.23%, Partido Nacional de Voluntad Ciudadana (PNVC) 0.19%, Partido Demócrata Institucional (PDI) 0.15%.

La mayor parte de esas organizaciones, quedarían eliminadas según lo establece el artículo 75 de la Ley de Partidos, el cual dispone, que se pierde el reconocimiento por: 1) no haber obtenido por lo menos el uno por ciento (1%) de los votos válidos emitidos en las últimas elecciones, presidencial, congresual o municipal correspondiente al mismo período electoral. 2) No haber obtenido representación congresual o municipal, 3) No haber participado en dos elecciones generales ordinarias sucesivas.

Con el uso como frente de batalla, de la fuerza del Foro Permanente de Partidos Políticos (FOPPREDOM), las entidades minoritarias, que estaban en riesgo de perder el reconocimiento, aprovecharon la influencia del PLD sobre los miembros de la Junta Central Electoral, para que antes de ser relevados, amparados en subterfugios legales emitieran la resolución No. 70-2020 del día 6 del mes de agosto del año dos mil veinte (2020), reconociéndolos.

Ganar una batalla, no significa ganar la guerra. El pueblo ha despertado y cada día es mas consciente, de quienes utilizan el poder otorgado, para adquirir riquezas, o aumentarlas en detrimento de las grandes mayorías.

Por Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Comenta