¿Por qué destruir al PLD?

Por José Peña Santana jueves 14 de junio, 2018

Las sanciones aplicadas al amparo de la Ley Global Magnitsky sobre responsabilidad de Derechos Humanos, permite al gobierno estadounidense aplicar sanciones económicas e impedimento de entrada a su territorio a ciudadanos de todo el mundo que hayan cometido abusos a los derechos humanos o que se vean envueltos y condenados en sus países de origen en grandes actos de corrupción, al parecer, sin tomar en cuenta que hayan sido exculpados por un juez o un tribunal colegiado, al demostrar que no han cometido tales hechos, pues también le son aplicadas.

Sin el menor interés de convertirnos en abogado defensor, nos referimos al caso del ciudadano dominicano Félix Ramón Bautista Rosario, a quien en el día de ayer le fue notificada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos la referida sanción, incluyendo a su esposa e hijos menores y adultos que nada tienen que ver con el caso que envuelve a su padre.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), impuso la sanción incluyendo a sus familiares. No queremos cuestionar en si la sanción sino más bien referirnos al ámbito político a lo interno del partido del cual el sancionado es miembro de su Comité Central, Secretario Nacional de Organización y Senador de la República por la provincia de San Juan de la Maguana, ostentando la representación del Partido de la Liberación Dominicana, PLD.

 

Ya en el año 2014, el hoy precandidato a la presidencia de la República, entonces procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito, había sometido al senador Félix Bautista por supuestos actos de corrupción que al parecer no pudo comprobar, ya que las pruebas presentadas no fueron suficientes para enviarlo a juicio de fondo y el entonces procurador no recurrió la decisión del juez de la instrucción que no envió a juicio de fondo al imputado; sin embargo, hoy reclama que éste sea despojado de sus funciones dentro de la organización por estar envuelto en varios escándalos. ¿Esto conllevará una intención ulterior? Ya veremos.

Es harto conocido que Félix Bautista es un dirigente político identificado totalmente con las aspiraciones de más de un millón de dominicanos que a la fecha han rubricado su simpatía a favor de una nueva postulación a la presidencia de la República del presidente del Partido del Liberación Dominicana, PLD, doctor Leonel Fernández, quien el pasado domingo al salir a saludar tres viejos compañeros de partido en la parte alta de la ciudad provocó que esta visita se convirtiera en un improvisado mitin, donde los seguidores de Fernández lo vitoreaban, le vociferaban que está vivo y que lo quieren presidente para el 2020.

Esto ha puesto al pueblo a pensar que el anuncio del Departamento del Tesoro sobre la congelación de los bienes de Félix Bautista, al igual que el retorno e investida de 2014, del narcotraficante Quirino Ernesto Paulino Castillo, ha sido diligenciado desde aquí por las mismas personas a quienes el pueblo atribuye haber traído a Quirino, con igual propósito. Este propósito no dañará a Leonel Fernández, ni pertubará su carrera hacia un nuevo mandato, mas bien logrará concientizar al partido y al país de que Leonel es víctima de sus verdugos.

Sin temor a equivocarme los discípulos del profesor Juan Bosch, buscan destruir su gran legado político que más que haber sido presidente de la nación lo es haber fundado el PLD, a sus 64 años de edad y haber formado los mejores cuadros políticos para administrar el Estado y mantener el poder político. Esto se manifiesta en el evidente torpedeo que le hacen al discípulo mas avanzado de Bosch por su posible retorno al poder.

No sé, porque se empeñan en destruir ese legado y entregar el poder a manos inexpertas, que es lo que resultaría de continuar con esas rebatiñas, que, de seguir, le llevará a la oposición. Si eso es lo que quieren, estar abajo con depresión, pues háganlo, más lo que no comprendo es: ¿por qué destruir al PLD?

 

Por: José Peña Santana

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar