Por fin se despejará la duda sobre la candidatura de Ramfis

Por Elias Samuel Rosario Mata jueves 13 de febrero, 2020

Ramfis Domínguez Trujillo, se inició en la carrera política fundando el Partido Esperanza Democrática en Miami en el 2014, teniendo una acogida descomunal en la diáspora. En el 2015, se trasladó a la Republica Dominicana, donde su presencia como aspirante presidencial, acaparó toda la atención de los medios de comunicación y la ciudadanía.

El hecho de ser nieto del dictador Rafael Leónidas Trujillo, era suficiente para crear una conmoción, que llegó al último rincón del país, gentes de todas las edades, querían conocerlo. El apellido Trujillo evocaba el orden, el respecto por la ley y el freno a la invasión haitiana, que nos está azotando.

Comenzaron las entrevistas en los medios de comunicación. Luego las encuestas para medir la opinión de la gente. Nunca ante en nuestra historia, alguien se había lanzado al ruedo político provocando tanto interés.

Para detenerlo, las bocinas resonaron a lo largo y ancho de vuestro territorio. El apellido Trujillo, desenterró una época olvidada, dándole vida a moribundos luchadores antitrujillistas, que salieron de los closets a contar historias de asesinatos, torturas y persecuciones.

Pero nada logró mermar su simpatía. Un pueblo cansado de tantos abusos, corrupción e impunidad, no le importa lo que ocurrió hace sesenta años, solo la solución de los males que lo aquejan.

Su primera propuesta, era terminar con la dictadura post trujillista bajo el velo democrático, que tenemos. Una promesa creíble, pues nacer y crecer en la cuna de la democracia, le proporciona la experiencia, que no tienen aquellos, que lo único que saben es lo que han leído.

Otra propuesta que caló en la consciencia colectiva, fue tolerancia cero a la corrupción, que es la raíz de todos los males, que afectan a nuestro pueblo y de enfrentar con manos dura la inseguridad ciudadana, que tiene a la población viviendo bajo un manto de terror.

Pero, cuando surge un líder prometiendo derrumbar una vieja estructura, encuentra innumerables resistencias, que debe vencer para llegar a la meta. Los ataques no cesaban, el más persistente, es el supuesto impedimento constitucional de su candidatura.

Los ramfista, hemos tenido que recorrer un largo camino bajo la incertidumbre, de su aceptación, o no como candidato presidencial. Finalmente hemos llegado al punto de desenlace.

¿De quién depende la aprobación? Todos sabemos, que en la dictadura actual, en que el presidente Danilo Medina controla todos los poderes del Estado, él tendrás la última palabra.

Sin embargo, el primer mandatario debe de sopesar muy bien su decisión, nuestra Constitución ha sido modificada tantas veces, que está plagada de contradicciones, las cuales pueden ser interpretadas para violar derechos ciudadanos.

El presidente Medina debe de tener presente, que no solo se trata de Ramfis y sus seguidores, sino que todos los dominicanos dentro y fuera del país estaremos atento a la decisión de la JCE.

El Caudal de votos que está en juego, es determinante en las próximas elecciones presidenciales y en caso, de que se violen sus derechos, será otro ingrediente que se añade a la falta de credibilidad de dicho organismo. El cual ha sido tan cuestionado, que ha llamado la atención de los EEUU, que exigen elecciones limpia y transparente, por tal razón aportaron fondos para auditar los equipos, que serán utilizados.

No le interesa al coloso del norte, que nuestro país caída en la corriente desestabilizadora, que esta predominando en la región. Es muy probable que, para aceptar su candidatura, Danilo le imponga condiciones que vayan en contra de las propuestas, que nos atrajeron a este proyecto. Si Ramfis se está jugando su futuro político, el decidirá si aceptarla, o no.

En mi condición de co fundador de un movimiento internacional presente en cada país donde residen dominicanos, puedo asegurar, que nadie votaría por el PLD, en caso de que Ramfis ceda a la presión y haga una alianza para las elecciones presidenciales con ese partido.

Por Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Anuncios

Comenta