Por el respeto a mi posición política

Por Ramón Antonio Veras martes 17 de septiembre, 2019

Introducción

 1.- En todo el curso de mi existencia he tratado de ser transparente, diáfano; que mis actuaciones sean la expresión de mi pensamiento, para que la persona que me trata sepa que se codea con un ser humano que puede que esté preñado de defectos, pero dentro de sus debilidades no está la doblez, la simulación, ni las ambigüedades en su forma de proceder.

 2.- En las relaciones de amistad creo en la diafanidad, la limpidez y  absoluta nitidez. No sé compartir guardando lo que debo y puedo realizar con apego a lo que es la veracidad, la honestidad y la sinceridad. De igual manera no espero ser víctima de malicia, trastienda, ni nada que se relacione con la hipocresía.

 3.- Confío en la franqueza de aquel que establece conmigo lazos de amistad, porque creo no merezco ser objeto de maquinaciones provenientes de quien ha recibido de mi total lealtad. Nunca respondo sinuoso, solapado, ni con ondulaciones a los requerimientos de aquel que merece que nos esforcemos para lo que es de su interés le quede lo más brillante posible.

 II.- Mi presencia en el encuentro y las palabras pronunciadas

 

4.- La introducción de este escrito sirve para explicar lo entusiasmado y bienintencionado que respondí a la invitación que nos formuló  Francisco Domínguez Brito, a mi hijo Jordi y a mí, para que estuviéramos presentes en una actividad promoviendo su precandidatura por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Tanto Jordi como yo fuimos de los primeros en hacer acto de presencia en el hotel de Santiago, que el 27 de agosto pasado sirvió de escenario al encuentro promovido por Francisco Domínguez Brito.

 

5.- Al poco rato de penetrar al sitio donde me había convocado Francisco Domínguez Brito, establecí comunicación con el amigo periodista José Devares, que, al igual que Jordi y yo, habíamos sido  invitados al acto. A Devares y a mí nos llamó la atención ver en un pequeño cuadro iluminado en azul donde se podía leer la indicación  del salón donde se efectuaría la reunión y la coletilla de que ahí se darían cita las personalidades de Santiago en apoyo a Francisco Domínguez Brito, algo a lo que no fuimos convidados Devares, Jordi y yo.

 

6.- Pero mi inquietud fue mayor cuando una joven, coordinadora del acto, dentro del público en general invitó a Jordi y a mí para que ocupáramos asientos en unión de los otros integrantes de la mesa principal. Gran asombro me causó cuando Pedro, hermano de Francisco, uso el micrófono y se destapó solicitándome que dijera algunas palabras a los presentes.

 

7.- Aunque boquiabierto por la solicitud que se me hizo, ya que no estaba en mis planes dirigirme al público, `porque al igual que muchos de los comparecientes, asistí a acompañar al amigo no a hacer  intervención alguna. Accedí hablar y lo hice mediante 217 palabras que fueron las siguientes:

 

He incidido en la vida pública de mi país, convencido de que los hombres y mujeres que aspiran a una mejor vida material y espiritual deben accionar en ella, y que lo pueden hacer sin estar formando parte de ninguna organización, partido o movimiento político.

 

Al igual que muchos de los ciudadanos y ciudadanas que estamos aquí presentes no formamos parte de ningún partido, organización o movimiento, pero nos sentimos comprometidos por aportar, dentro de lo posible, para cambiar la realidad que padecemos.

 

La generalidad de los que estamos aquí, no formamos parte  de ningún instrumento político, pero sí queremos que cambie la realidad actual, y nos convoca particularmente a mí, la solidaridad compartida como la ha demostrado Francisco Domínguez Brito, con sus amigas y amigos cuando así lo han requerido, y mi familia forma parte de ella; nos convoca, no la militancia de Francisco Domínguez Brito.

 

Nos convoca su conducta, lo que puede él aportar a la sociedad hoy o mañana; y no obstante estar viviendo hoy en una sociedad degrada en lo ético, moral e institucional, no podemos perder la confianza y la esperanza de que las fuerzas motrices sanas del país lo echarán adelante.

 

Entonces, porqué no compartir hoy en la mañana y escuchar qué propuesta tiene para esta nación Francisco Domínguez Brito. Gracias.

 

 

III.-  Tergiversación maliciosa de mi exposición 

 

8.- Porque mi comunicación fue lo suficientemente clara y precisa, quedé atónito cuando leí en el periódico El Caribe, de fecha 28 de agosto del año en curso una reseña con el título: “Personalidades respaldan a Domínguez Brito”, y en el desarrollo de la información se destaca: “El abogado Santiaguero Ramón Antonio -Negro- Veras, el principal reconocido por Domínguez Brito durante el acto de apoyo, manifestó que no forma parte de ningún partido político, pero si apoyará a Francisco, ya que no se trata de la militancia de Domínguez Brito dentro del PLD, sino su conducta intachable, es un hombre de principios y porque siempre ha defendido los intereses de Santiago y el país. No podemos perder la esperanza de que las fuerzas motrices del país apoyarán a Francisco” manifestó el jurista santiaguero Negro Veras. Además indicó que todos deben escuchar las propuestas de un ciudadano íntegro y fiel a sus principios”.

 

9.- La persona que redactó la citada nota la hizo con perversidad; gran dosis de improbidad y con picardía infame. Hay que servir poco o no servir para nada como ser humano, para comenzar escribiendo una palabra verdadera y luego completarla con una invención, fabulando para que el lector sea cautivado con una manipulación urdida para confundirlo.

 

10.- Mi hijo Jordi y yo, fuimos al acto efectuado el martes 27 de agosto, por Francisco Domínguez Brito, a acompañar al amigo, pero el periódico Hoy de fecha 28 de agosto, en la página 7D, publicó la falsa noticia de que “Domínguez Brito recibe apoyo Santiago; Negro y Jordi Veras, están entre los que avalan su candidatura”. Pero además de encabezar la noticia con una mentira, corona la misma con un embuste; una absoluta y vulgar alteración de mis palabras al desinformar diciendo: “El abogado Negro Veras, al hablar a nombre de su familia y las demás personalidades que respaldaron al aspirante presidencial, resaltó la conducta de Domínguez Brito y dijo que puede aportar a la sociedad hoy y en el futuro también”.

 

11.- No sé de dónde sacó el periodista que le sirvió la desinformación al periódico Hoy, de que yo hablé a nombre de mi familia y de las demás personalidades que supuestamente respaldaron al aspirante presidencial Domínguez Brito. Aquí cabe establecer la diferencia entre un profesional del periodismo, y un novelero que se especializa en enredar haciendo labor de fantasioso, más o menos un correveidile.

 

12.- La labor de estafa informativa tomando como punto de partida mi presencia y la de otras personas en la actividad organizada por el equipo de promoción de la candidatura de Francisco Domínguez Brito, hizo posible que el periódico Diario Libre digital, de fecha 27 de agosto próximo pasado,  publicara la siguiente tergiversación: “El reconocido abogado de Santiago, Ramón -Negro- Veras, anunció en el día de hoy su respaldo al proyecto presidencial de Francisco Domínguez Brito en un acto en el Hotel Gran Almirante, donde el destacado jurista ponderó las cualidades del precandidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana”. Es necesario estar formado como buen trocador para escribir disfrazando una actividad y ajustarla a la conveniencia de un tercero. Trabucar desorientando se logra reduciéndose de comunicador objetivo a refalsado y capcioso de baja estofa.

 

13.- Mi declaración en el acto del licenciado Francisco Domínguez Brito, la  hice de viva voz, no sujeta a ningún escrito previo, pero sin el mayor esfuerzo puedo demostrar que lo que dije fue falseado, claramente adulterado, ilegitimado, en sí, convertido en un embuste para que sirviera como de chisme politiquero  de campaña.

 

14.- Por el fraude llevado a cabo tomando como referencia las palabras que pronuncié en el acto organizado por el  licenciado Francisco Domínguez Brito,  tengo derecho a  darles riendas sueltas a mi imaginación. La superchería, la triquiñuela que se le hizo a la opinión pública al  defraudarla vulgarmente poniéndola a leer, no lo que yo había expresado, sino lo que otro quiso darle a interpretar, a entender a su conveniencia.

 

15.- Llama poderosamente la atención que en todos los medios de comunicación escritos se hace constar la misma información con iguales expresiones, destacándose el estribillo “el apoyo de Negro Veras a la candidatura del licenciado Francisco Domínguez Brito”. Al parecer, fue una nota elaborada para ser servida con igual literatura y objetivo, porque  el periodista no envió a su periódico lo que escuchó de mi exposición, sino lo que le fue proporcionado para que impactara. Posiblemente al reportero se le suministró un regalo cargado de veneno. 

 

16.- Aquel corresponsal que envía a su periódico como comprobación suya una información elaborada por otro, no solo se reduce en su persona y a su profesión,  sino que, además, procede como un  irrespetuoso, perjudicador, atrevido,  injurioso y desacreditador contra quien resulta lesionado con la irresponsabilidad cometida. Al periodista irresponsable también le cuadran los calificativos de alocado, indelicado, mortificador, vejador, agraviante e injusto.

 

17.- Porque sé de la honestidad y con la responsabilidad  que actúan los directores de los periódicos El Caribe, Hoy y Diario Libre, no me cabe la menor duda de que se confiaron en la crónica que les aportaron sus reporteros, los cuales, a lo mejor,  proporcionaron al periódico una nota ya preparada por parte interesada en vender la falsa idea de que los ciudadanos y las ciudadanas fuimos a apoyar la candidatura Francisco Domínguez Brito, y no como realmente fue que muchos asistimos a estar con el amigo y nada más. Debo precisar, y es mi creencia, que ninguno de los periodistas presentes en el encuentro en Santiago, de Francisco Domínguez Brito, envió a su periódico un relato fiel de mis palabras y mucho menos recibió de viva voz la opinión de algunos asistentes y la motivación de su comparecencia.

 

18.- El periodismo resulta estropeado por aquel que para satisfacer pretensiones politiqueras con el mayor descaro y completo atrevimiento es capaz de poner al alcance de la opinión pública una noticia fabricada utilizando indecentes estratagemas; haciendo entrar en un discurso palabras que no salieron de la garganta del expositor, e incrustando insidiosos párrafos que solamente han estado en la sucia mente de un gacetillero al servicio de la mercancía dinero. Lamentablemente, por la degradación a que ha llegado la sociedad dominicana, en cualquier periódico está presente un subproducto social, el lumpen enredador, chismorrero y cizañero.

 

IV.- Coherencia en mi pensamiento político

 

19.- La distorsión, y el hecho de intercalar palabras a mi corta exposición, así como interpretar de manera dañina mi asistencia al encuentro con Francisco Domínguez Brito, permitió a mis adversarios ideológicos y a individuos insignificantes, utilizar contra mi persona calificativos odiosos, estigmatizantes, despreciables e injuriosos. Las redes sociales sirven de cobija; de escudo pervertido a la tanta basura social que genera el ordenamiento bajo el cual vivimos hoy los dominicanos y las dominicanas.

 

20.- La abundancia en nuestro país de sinvergüenzas, malandrines y rufianes; la proliferación en el ambiente político nacional de truhanes, cazurros y practicantes del maquiavelismo; lo fértil que es la base politiquera practicante de la zorrería, lleva a muchos malvados a creer que aquí todos somos chaqueteros y oportunistas; desertores ideológicos; desleales a nuestros principios e infieles a nuestras convicciones.

 

21.- Todos aquellos hombres y mujeres del país que desde la pubertad abrazamos la política, llegamos a ella con sentido social; nos mantendremos apegados a nuestras ideas con devoción porque están adheridas a nuestro cerebro y las reverenciamos de corazón con fidelidad. La certidumbre, la seguridad de nuestro pensamiento e ideología nos impiden seguir a personas, acompañar tendencias o ser partidarios de proyectos políticos que no responden a la armónica doctrina que ha sido de por vida nuestro ideario y línea de conducta a seguir.

 

22.- Ningún ciudadano o ciudadana coherente con su pensamiento político anda cediendo con sus principios y haciendo causa común con grupos que forman parte del statu quo. A mí no me ha pasado por la mente, ni me pasará mientras me mantenga con sano juicio, apoyar a un partido o movimiento que gire alrededor de una persona, si no tiene por base de motivación un programa político que recoja las más sentidas aspiraciones de nuestro pueblo en el orden material y espiritual; que propugne por acabar con las desigualdades de oportunidades para todas y todos, y procure el afianzamiento de la soberanía nacional rompiendo las ataduras que hacen posible el dominio imperial.

 

23.- Si hace tiempo estoy convencido de lo que es el papel del individuo en la historia, y sé que solamente las masas populares movilizadas generan cambios sociales, no es más que una injuria gratuita y un insulto a mi accionar político, y querer menoscabar la confianza y entrega a mis principios políticos e ideológico,  publicar en los medios de comunicación que alegadamente apoyo un candidato con quien mantengo amistad, no así vinculación política.

 

24.- Con la propaganda interesada, manipulada y mentirosa que se hizo en el sentido de que apoyaba las aspiraciones políticas de Francisco Domínguez Brito, se buscó crearle simpatía a ese candidato y, a la vez, presentarme como un politiquero ausente de principios; incoherente por falta de conexión entre mi prédica y práctica. Alrededor de la fatídica publicación se pretendía beneficiar a un proyecto político personal, aunque finalmente se estropeara mi conducta, menospreciar a mi sano proceder y resultara quebrantado mi accionar en la vida pública hasta llegar al descrédito.

 

25.- En todo el curso de mi vida he tratado de diferenciar la relación de amistad y la vinculación política por afinidad ideológica. De la misma forma que cuento con muchos entrañables amigos que en nada encajan conmigo en lo ideológico, también me relaciono con otros que solamente la política nos une. Soy sincero con el amigo no político, al igual que leal al camarada, al cofrade ideológico. El sentido de la amistad me motivó a estar en el acto de Francisco Domínguez Brito, no para apoyar su candidatura.

 V.- Recapitulando

 

Para dar por concluida mi explicación con relación a la desinformación causada por nuestro supuesto apoyo a la precandidatura del licenciado Francisco Domínguez Brito, debo precisar lo siguiente:

 a) En todo el curso de mi existencia he tratado de ser el mismo en la forma de proceder en mi vida privada; de igual actuación en el accionar profesional y constante en las actividades públicas y sociales;

 b) Me he sentido vivamente irrespetado, injuriado y ofendido por las publicaciones que se hicieron tergiversando mi exposición;

 c) Asistimos al acto del día 27 de agosto del año en curso,  en el que se promovía la candidatura del licenciado Francisco Domínguez Brito, en condición de amigo del convocante, no a darle apoyo político alguno;

 d) Resultaron totalmente falseadas  las palabras que pronuncié en el encuentro del 27 de agosto próximo pasado y mentirosa la información servida por  algunos medios de comunicación escritos del país, con respecto al imaginario apoyo nuestro  a la candidatura del licenciado Francisco Domínguez Brito;

 e) Esta aclaración solamente la hago para mis amigos,  que fueron desinformados por las publicaciones  alteradas con respecto a mi exposición, no así para mis adversarios a los cuales no debo explicación alguna.

 

Por: Ramón Antonio Veras

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar