Por accidente descubren células con gran potencial anticancerígeno

Por El Nuevo Diario martes 21 de enero, 2020

EL NUEVO DIARIO.- Muchas veces, incluso en el ámbito de la ciencia, las casualidades pueden ser el puntapié inicial para llevar adelante una investigación impensada. Esto le sucedió recientemente a un grupo de científicos británicos que descubrieron por accidente un nuevo tipo de célula inmunitaria capaz de matar a una gran variedad de tipos de cáncer.

Los expertos de la Universidad de Cardiff se encontraban analizando la sangre de un banco en Gales, en busca de células inmunes que pudieran combatir ciertas bacterias, cuando dieron con un tipo completamente nuevo de células T (responsables de la inmunidad celular).

Estas poseen un receptor nunca visto que les permite adherirse a la mayoría de los tipos de cáncer humano e ignorar las células sanas. Los investigadores pusieron a prueba esta cualidad en estudios de laboratorio, y hallaron que las células inmunes que fueron equipadas con el nuevo receptor mataron muestras de cáncer de colon, cuello uterino, hueso, mama, ovario, piel, pulmón, próstata, riñón y sangre.

En una entrevista a The Telegraph, el profesor Andrew Sewell, autor principal del estudio y experto en células T de la Escuela de Medicina de la Universidad de Cardiff, aseguró que fue fortuito encontrar una célula que tuviera amplias cualidades contra el cáncer “Nadie sabía que esta célula existía”. Incluso planteó la posibilidad de una terapia universal.

“Nuestro descubrimiento plantea la posibilidad de un tratamiento para el cáncer de talla única. Un solo tipo de células T capaz de destruir muchos tipos diferentes de cáncer en la población. Anteriormente, nadie creía que esto fuera posible”, agregó.

Cuando se le preguntó si eso significa que alguien en Gales (donde se obtuvieron las muestras) puede llegar a ser completamente inmune al cáncer, Sewell dijo: “Posiblemente. Esta célula inmune podría ser bastante rara, o podría ser que muchas personas tienen este receptor, pero por alguna razón no está activado. Simplemente no lo sabemos todavía”. Sus resultados se publicaron en Nature Immunology.

Aunque suele destacárselo individualmente, el cáncer es un conjunto de enfermedades que surge cuando el cuerpo produce células sin detenerse, mientras que se mantienen con vida aquellas que deben ser reemplazadas. Esta acumulación genera lo que conocemos como tumores.
Los especialistas han intentado comprender por qué una persona padece cáncer y otra no. Si bien se sabe que afecta a tres tipos de genes (proto-oncogenes, genes supresores de tumores y genes reparadores del ADN), los profesionales también identificaron factores de riesgo que predisponen su aparición. Estos pueden ser:

  • Alcohol.
  • Dieta.
  • Edad.
  • Hormonas.
  • Inflamación crónica.
  • Luz solar.
  • Obesidad.
  • Radiación.
  • Tabaco

¿Una nueva terapia?

Ya existen terapias que diseñan las células inmunes para combatir tipos específicos de cáncer, sin embargo, solo son útiles para algunas formas de leucemia, y no funcionan para tumores sólidos, que representan la mayor parte de los casos de cáncer.

Esos tratamientos, conocidos como terapias CAR-T y TCR-T, implican tomar células inmunes de un paciente, alterarlas y cultivarlas en grandes cantidades, para luego inyectarlas nuevamente en el torrente sanguíneo del paciente para que puedan unirse a las moléculas que se encuentran en la superficie de las células cancerosas.

Las terapias TCR-T pueden funcionar en algunos otros tipos de cáncer, pero necesitan unirse a moléculas llamadas HLA, que varían ampliamente en la población. En cambio, la nueva célula se une a una molécula en las células cancerosas llamada MR1, que no varía en los humanos.

Esto significa que el tratamiento no solo funcionaría para la mayoría de los tipos de cáncer, sino que también podría compartirse entre las personas, incrementando la posibilidad de que se puedan crear bancos de células inmunes especiales para un tratamiento instantáneo.

Cuando los investigadores inyectaron las nuevas células inmunes en ratones portadores de cáncer humano y con un sistema inmunitario humano, encontraron resultados “alentadores” para eliminar el cáncer. Mostraron que las células T de pacientes con cáncer de piel, que fueron modificadas para expresar el nuevo receptor, podían destruir no solo las células cancerosas propias del paciente, sino también las células cancerosas de otros pacientes en el laboratorio.

El profesor Awen Gallimore, de la división de infección e inmunidad e inmunología del cáncer de la Universidad para el Centro de Investigación del Cáncer de Gales, señaló: “Si este nuevo hallazgo transformador se mantiene, sentará las bases para una medicina de células T “universal”, que reduzca los enormes costos asociados con la identificación, generación y fabricación de células T personalizadas”.

Sewell afirmó que las “personas adecuadas” están interesadas en desarrollar una nueva terapia potencial y dijo que el progreso podría avanzar “bastante rápido”. El equipo explicó que los ensayos en pacientes con enfermedades terminales podrían comenzar a principios de noviembre si el nuevo tratamiento pasa más pruebas de seguridad. Hasta entonces, los especialistas se ilusionan con dar un paso adelante en la accesibilidad de la inmunoterapia contra el cáncer.

Fuente: La Opinión

Anuncios