Políticos dominicanos, como caballos con anteojeras

Por Rolando Fernández sábado 2 de noviembre, 2019

Su atención toda está puesta hacia delante: el proceso electoral del próximo año 2020. Nada de mirar para los lados, a los fines de percatarse, y ayudar a resolver los gravísimos problemas por los que viene atravesando el país.

No se quiere hablar de nada de esto: apagones kilométricos a granel; escasez de agua por doquier; abarrotamientos de pacientes en busca de atención en los hospitales públicos; carencia de los medicamentos imprescindibles requeridos; falta de equipos médicos necesarios; alto costo de las medicinas; como, de todos los productos básicos de la canasta familiar; e, inseguridad ciudadana innegable.

Las temáticas que nunca faltan a nivel de los medios de comunicación de masa – periódicos, radio y la televisión – son: primarias abiertas y cerradas: supuesto fraude por parte de la Junta Central Electoral (JCE); qué el voto automatizado no debe ir más; alianzas entre los políticos: candidatos proclamados; y, si Leonel puede ir o no, entre otras linduras de ese ejercicio mercurial hoy.

Ya “jartan” con todas esas cosas, mientras este pueblo permanece roncando; dejando que todos los golpes desaprensivos por parte de los sectores gravitantes aquí hagan blanco en él; que lo sigan llevando hacia un inminente derrocadero de impredecibles consecuencias.

Qué su gente tenga que vivir como los cocuyos, en oscuridad constante; darse “baños de gato”, tal se dice; y, teniendo que recurrir a curanderos, como a los remedios caseros de otrora, entre otras “bellezas”, ante las carencias de asistencias facultativas existentes, mientras los políticos apuran el paso transitando en la ruta electoral hacia el proceso del año 2020, es lo que se estila. ¡Nada de eso no quita sueño!

A ellos no les importa; pues, disponen de todos los servicios requeridos a plenitud, amén de que su verdadero norte, son los intereses individuales y grupales. “Borregos, vayan a votar, que solo para eso sirven ustedes, no hay duda”. Es así como piensan esos trúhanes, aunque de forma directa no lo expresen.

¡Qué criterio, mamacita!; y aquí en Dominicana, los hombres en disposición de reclamar los derechos de esta sociedad, para disfrute de una mejor calidad de vida, no aparecen. ¡Brillan todos por su ausencia!

Pueblo, no te deje engatusar más con falsas promesas. Quien no tenga ejecutorias loables que exhibir en su favor, no merece recibir sufragio alguno. ¡Qué siembren los candidatos que se ofertan, para que después recojan!

 

Autor: Rolando Fernández

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar