Política y desarrollo agroforestal

Por Nelson Reyes Estrella miércoles 4 de enero, 2017

Las “Visitas Sorpresas” deben dejar de ser sorpresa para ser política y de una política del gobierno pasar a una política del Estado, el gobierno termina, pero el Estado continúa.

El futuro de nuestra civilización depende de un desarrollo equilibrado, de la economía verde como algunos le llaman, en este caso, la política y el ambiente son dos pilares transversales, fundamentales para combatir problemas que amenazan la estabilidad y la misma supervivencia humana.

El poder ejecutivo ha dedicado el año 2017 al “Desarrollo Agroforestal” y por el lado internacional, Naciones Unidas ha nombrado este mismo año para el “Turismo Sostenible para el Desarrollo” de esta manera, la ONU pretende impulsar el desarrollo sostenible en un sector de la economía global que genera al menos 1 de cada 11 empleos que se producen en el sector formal.

En el caso dominicano la perspectiva agroforestal es estratégica, si se toma en cuenta que la foresta (los bosques) son el punto de equilibrio del planeta y base del desarrollo, pues algunas de los beneficios de esto es que garantizan la producción de agua, recurso vital, garante de la vida y el desarrollo, la regulación de las temperaturas, la producción de madera y otros factores importante para la supervivencia del ser humano.

En el caso de la Agro, representa el campo y la producción alimentaria, tan necesaria para satisfacer las necesidades humanas más importante, alimentación, y se ha visto como en los últimos años se habla de crisis alimentaria a nivel global, en el caso del país, es una nación con gran potencial en el sector agro y es correcto que las políticas de la nación prioricen estos sectores y no solo en el 2017, sino que debe ser parte de políticas públicas permanente que se ejecuten desde el Estado.

Tomando en cuenta el balance ambiental 2016 y el deterioro ecológico que vive el país en los últimos 20 años, esto es de basta importancia para reorientar los esfuerzos que se hacen desde el Estado e insertarnos en el sentir global de un verdadero desarrollo sostenible, basado en la convivencia de hombre naturaleza.

Desde el 2012, el gobierno encabezado por el presidente, Danilo Medina, se ha colocado como prioridad el campo y ciertamente, la declaratoria del 2017 como año para el Desarrollo Agroforestal viene a complementar en algunos aspectos la famosa “Visitas Sorpresas” que deben dejar de ser sorpresa para ser política y de una política del gobierno a una política del Estado, el gobierno termina, pero el Estado continúa, y este tipo de política son esenciales para el futuro como isla, y para paliar el impacto global que tienen sobre el planeta, las actividades humanas.

En conclusión, el gobierno demuestra ser racional y coloca el oído en el corazón de las prioridades nacionales, esta declaratoria va junto a otras medidas que la sociedad deberá apoyar abiertamente, y coordinada con el Año del Turismo Sostenible para el Desarrollo, declaratoria de Naciones Unidas, es una clara visión de acciones locales con impacto global, priorizando la integración ciudadana y basando la misma en la convivencia de hombre -ambiente.

 

Comenta