Política exterior de Estado

Por Jeovanny Terrero

Al igual que la política de defensa, la política exterior no tiene color ni es de un Gobierno en particular. Se trata de una política de Estado. Representa los intereses de todos, no está sujeta a vaivenes de contingencia.   Persigue objetivos de largo plazo. Por lo mismo, cuando se transgrede este consenso, se cometen errores y los comete una administración, un Gobierno en particular, pero lo pagan todos los habitantes de ese territorio y las consecuencias son de largo plazo.

La misma se refiere a los procesos de interacción entre los Estados, o entre éstos y los demás sujetos de derecho internacional que actúan en función de sus intereses  políticos y que son controlados por los órganos gubernamentales.

La misma no puede obedecer a un grupo de personas, a un grupo político o a un grupo comercial sino que debe responder a los intereses nacionales. Es preciso aclarar que cuando se habla de una política exterior de gobierno depende de la voluntad de los gobernantes, en cambio la de Estado se  refiere a los planes o la gestión de las instituciones del Estado.

De hecho, Marcel Merle en su libro Sociología de las relaciones internacionales expresa que la política exterior de un Estado es ‘’ la actividad estatal dirigida hacia el exterior, es decir, que trata, por oposición con la política interior, de los problemas situados más allá de las fronteras’’.

Harold Nicolson, en su célebre tratado sobre la diplomacia de 1939, decía que las tareas del embajador eran esencialmente representar, informar y negociar. Poco ha cambiado desde entonces aunque la revolución de la información y de las comunicaciones haya afectado al fondo y a la forma en la que estas funciones se desempeñan. Hoy día los viajes de los presidentes son informaciones rápidas y nos llegan de la mano.

Mientras que Roosevelt y Churchill nunca se habían encontrado antes de la Segunda Guerra Mundial. También las noticias vuelan y no es tarea de los diplomáticos competir con las agencias de información sino hacer llegar a sus Gobiernos evaluaciones razonadas de aquello que ya han conocido al llegar a lugar de destino.

 Los comportamiento en la política exterior se relaciona con las decisiones que toman los jefes de Estado, en la medida en que surjan intereses o situaciones particulares dentro del gobierno, este tendrá la potestad de elegir y establecer los planes estratégicos que dependen de los planes de acción de los intereses nacionales para construir una política exterior acorde a la agenda internacional. Debe ser y tiene que ser una expresión de la soberanía del Estado.

Para terminar la política exterior de Estado de la actual gestión del presidente Luis Abinader y ejecutada por el señor canciller Roberto Alvares, tiene cuatros ejes. La protección de los dominicanos en el exterior, la promoción de las exportaciones, y la inversión extranjera directa, la defensa de los valores democráticos y la profesionalización del Servicio Exterior.

POR  JEOVANNY TERRERO

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar