Policía busca a 15 acusados por corrupción en obras públicas de Sao Paulo

Por EFE jueves 21 de junio, 2018

EL NUEVO DIARIO, BRASIL.-  La Policía Federal de Brasil desplegó este jueves una operación para detener a 15 personas acusadas de corrupción por desviar recursos públicos de obras en Sao Paulo, entre ellas el expresidente de Dersa, la empresa pública de desarrollo de carreteras del estado paulista, Laurence Casagrande Lourenço.

De acuerdo con las investigaciones, los sospechosos practicaron los delitos de corrupción, asociación ilícita y fraude en los contratos firmados entre Dersa y las constructoras responsables de las obras en el Anillo Vial Mario Covas, que contaron con recursos públicos del Gobierno central, del Gobierno de Sao Paulo y del Banco Interamericano para el Desarrollo (BID).

La operación, bautizada como “Piedra en el camino”, cumple además 51 mandatos de registros y allanamientos en ciudades de los estados de Sao Paulo y Espírito Santo, ambos en la región sureste de Brasil.

Según la Fiscalía, se estima que los gastos de la obra superaron en unos 130 millones de reales (unos 35 millones de dólares) los costes reales de la construcción, debido a los sobreprecios y superfacturación añadidos en los contratos.

Además de Casagrande, quien fue secretario de Transportes y Logística del exgobernador de Sao Paulo y precandidato a las elecciones presidenciales del próximo octubre Geraldo Alckmin, también son blancos de la operación exdirectivos de Dersa, gestores de los contratos irregulares y ejecutivos de las constructoras OAS y Mendes Junior, entre otras empresas.

La investigación empezó en 2016 después de que un ingeniero de una de las empresas involucradas denunciara supuestas manipulaciones en los contratos de construcción de uno de los trechos del Anillo Vial, con el objetivo de aumentar el valor repasado a las constructoras.

En una nota, Dersa, órgano responsable de la fiscalización de las obras, declaró que “Dersa y el Gobierno de Sao Paulo” son los “mayores interesados acerca del curso del proceso”.

“En caso de que haya cualquier eventual perjuicio al erario público, el Estado adoptará las medidas adecuadas, como ya actuó en otras ocasiones”, completó el comunicado.

Dersa ya se vio salpicada en otras denuncias de corrupción, después de que Odebrecht, la mayor constructora de Brasil, denunciara un cartel de al menos 22 empresas, en el que sus miembros se adjudicaron ilegalmente contratos para la construcción de vías públicas que tuvieron un coste de unos 10.000 millones de reales (unos 2.646 millones de dólares).

Según lo denunciado por Odebrecht, el cartel operó entre 2008 y 2015 y las licitaciones bajo sospecha habrían sido lanzadas por Dersa para la construcción del Anillo Vial Mario Covas y la ejecución del Programa de Desarrollo del Sistema Viario Estratégico Metropolitano de Sao Paulo, que incluye al menos siete importantes autopistas.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar