Policía alemana interroga a un hombre en relación a “indicios” de atentado

Por El Nuevo Diario sábado 11 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, BERLIN.- La Policía alemana registró hoy una vivienda en Oberhausen (oeste) e interrogó a su propietario en relación a los "indicios" de que se iba a perpetrar un atentado contra un gran centro comercial de la vecina ciudad de Essen.

Según un comunicado de la Policía del Estado de Renania del Norte-Westfalia, el registro se practicó a mediodía y las investigaciones respecto a esa presunta amenaza islamista siguen avanzando.

Las fuerzas de seguridad confirmaron además que la decisión de cerrar completamente uno de los mayores centros comerciales de Alemania se tomó ayer de común acuerdo con la administración del complejo, tras recibir un informe de los servicios secretos.

Esta información contenía "indicios concretos" de un plan para atentar hoy mismo contra el centro comercial por parte de un grupo de terroristas.

Mientras tanto, un centenar de policías mantiene acordonado el centro comercial de Limbecker Platz, un complejo de varias plantas con más de 200 tiendas en el centro de la ciudad y unos 60.000 visitantes diarios, que permanecerá completamente cerrado al menos hoy.

Un comunicado previo de las fuerzas de seguridad advertía de que "la Policía tiene indicios concretos de un posible ataque" y que, "por razones de seguridad", "para evitar a los visitantes un posible riesgo, no se podrá acceder ni a las tiendas ni al garaje".

Además, ha quedado acordonada por seguridad una parada de metro que conectaba directamente con el interior de este complejo comercial.

El diario Bild apunta en su edición digital que el plan para atentar en este centro comercial consistía en un ataque combinado con varios terroristas suicidas pertrechados con bombas.

La televisión "n-tv", por su parte, agrega que las informaciones eran "muy concretas" y se contaba con detalles sobre la hora y el lugar del atentado.

Las fuerzas de seguridad trabajan "bajo una fuerte presión" para aclarar esta "amenaza" -que afecta "exclusivamente" a este centro comercial- y ha desplazado al complejo un centenar de efectivos especializados -algunos con fusiles automáticos- y una unidad de perros rastreadores en busca de explosivos.

El nivel de alerta por amenaza terrorista es elevado desde hace meses en Alemania, donde el año pasado se registraron tres atentados islamistas.

El mayor de esos ataques tuvo lugar en un mercadillo navideño de Berlín el pasado 19 de diciembre, cuando el terrorista tunecino Anis Amri irrumpió con un camión de gran tonelaje por entre las casetas y mató a una docena de personas.

El complejo de Limbecker Platz en Essen cuenta con más de 200 tiendas, de supermercados y droguerías a tiendas de moda y tecnología, en unos 70.000 metros cuadrados, lo que le convierte en uno de los mayores centros comerciales de Alemania, según datos de su página web.