Poder Judicial, conjuntamente con el también desacreditado, corrompido e inepto MP

Por Paulino Antonio Reynoso (El Padre Toño) miércoles 23 de agosto, 2017

¿Qué han hecho las organizaciones de la Sociedad Civil que se autoproclaman defensoras del cumplimiento de la Constitución y de las leyes y se autodefinen defensoras de la ciudadanía? Muy poco. Son del mismo engendro y de la misma matriz  que los órganos estatales.

Sin embargo, la mayoría de los jueces son serios, pero la clase  dominante y sus lacayos han podrido el sistema judicial en la República Dominicana. De ahí que se puede decir que hay una vampirización de los jueces y, por consiguiente, una vampirización de los procesos judiciales.

Pusilánime, inerme, vulnerable, cobarde, endeble, miedoso y corrupto son términos que le encajan muy bien al Poder Judicial dominicano, conjuntamente  con el también desacreditado, corrompido e inepto Ministerio Público.

Figuras como Leonel Fernández, Francisco Domínguez Brito, Octavio Lister y una jueza llevada de las manos por esa mafia del PLD, llamada Esther Angelán Casasnovas, saltan a mi vista por haber sido ostensiblemente manipuladores, abusadores, deshonestos, hipócritas y cobardes, en un momento de su historia, cuando pudieron ser veraces y no dejarse conducir por la mentira, la mediocridad y la soberbia.

Pero también el sistema de justicia ha sufrido un duro golpe en la gestión presidencial de Danilo Medina. El manejo medalaganario del sonado caso de Odebrecht, los aviones tucanos, la persecución solapada de jueces responsables e independientes y los casos donde  funcionarios y dirigentes peledeístas han salido exculpados, son el mejor ejemplo de esto.

Esa justicia está tan desacreditada que, en medio del proceso electoral del 2012, el senador por la provincia Peravia, Wilton Guerrero, tuvo la osadía de denunciar que el candidato presidencial de entonces, Hipólito Mejíia, había viajado a Sinaloa, México, en un avión privado del Chapo Guzmán. Ante esa infamia, el ex-presidente interpone una querella ante la Suprema Corte de Justicia y todavía esa maniatada e irresponsable Corte mantiene el expediente archivado.

El Poder Judicial está totalmente controlado por los otros dos poderes del Estado: El Ejecutivo y el Legislativo. Estos dos a su vez, han sido tomados por asalto por una mafia nacida en las mismas entrañas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

*El autor es escritor y ex-candidato presidencial dominicano

Apple Store Google Play
Continuar