Pobrecito mi Patrón Piensa que el Pobre Soy Yo

Por Francisco Rafael Guzmán lunes 17 de febrero, 2020

Hace unos años una persona que ha gozado de mucho prestigio, nonagenario ya y con mucha lucidez, uno de los dirigentes históricos del Partido de la Liberación Dominicana, pero que hoy está prácticamente fuera de esa asociación política, la cual parece un grupo corporativo de empresarios -cuyas fortunas tienen por hontanar la pertenencia a la alta burocracia estatal- más que un partido político, me dijo que nos encaminábamos hacia una dictadura. En los días que me dijo eso fue que se aprobó la reelección del presidente Danilo Medina. Mi reacción fue decirle que si él creía que eso necesariamente así lo veía, a lo cual su respuesta fue que así era su apreciación de lo que pasaría.

El Dr. Ramón Andrés Blanco Fernández con ese juicio se aproximaba a la verdad de los hechos. Quienes nos gobiernan en los actuales momentos toman poses y pretenden aparentar que creen en lo no creen. No creen en la voluntad de sus súbditos, las opiniones de estos no valen para nada, en las acciones gubernamentales no son tomadas en cuenta.

Buscan que sus acólitos ejerzan el sufragio para favorecerlos a ellos con el voto; sus seguidores y los  electores que eligen a sus adversarios son manejados como si fueran marionetas, no pueden decidir nada sólo pueden ser electores.

En estos momentos estamos abocados a una crisis política, la cual puede tener consecuencias imprevisibles. No tiene precedente la suspensión de unas elecciones en nuestro país. La Junta Central Electoral ha demostrado que no tiene autoridad moral, el discurso de su presidente ha sido ambiguo desde los momentos en que se celebraron las primarias del PLD y las del PRM.

El discurso del partido de gobierno presenta desde ese entonces y hasta este momento ambigüedades en relación al rol de la Junta Central Electoral, pues le daba hasta el día 15 de febrero autoridad moral, también el PRM hizo algo parecido, sin embargo el Partido de la Liberación Dominicana  el día 16 de febrero dice que le han hecho un sabotaje que le perjudica y acusa a un sector interno de la Junta de ser el responsable, acusando ahora a la Junta Central Electoral de irresponsable.

Las elecciones municipales, para elegir los alcaldes, vice-alcaldes y regidores, fueron suspendidas después de haberse iniciados, hablando de dificultades técnicas para el montaje del voto electrónico en algunos lugares donde se iba a trabajar con el voto electrónico. Parece que el problema era relacionado con la presentación  de los candidatos de la oposición donde hubo problemas con el voto electrónico. Temístocle Montás dice que la irresponsabilidad o incompetencia de la Junta Central Electoral es al partido de gobierno (su partido) a quien le está perjudicando.

Galimatías es una palabra que casi no se usa, pero eso es lo que parece ser el discurso que ese dirigente del PLD tiene, un discurso confuso o para confundir. ¿Quién le creerá al PLD a no ser que por recibir algún favor quiera aparentar que le cree? El PLD ha negado la esencia del boschismo. Recuerda el autor de este artículo que para las elecciones de 1962, cuando apenas casi lo que tenía era algo de uso de razón, había un afiche con la imagen de Bosch que decía: Adelante Compañeros, Vergüenza Contra Dinero.

Weber, en su obra: Economía y Sociedad, al igual que Rodrigo Borja en su obra: Enciclopedia Política, sostienen que el poder se basa en la fuerza. El primero llega a definirlo como la probabilidad de imponer la propia voluntad aún contra toda resistencia y sean cuales sean los fundamentos de esa probabilidad; el segundo entiende que el poder es material y se basa en la fuerza (el dinero, las armas, etc.), por lo que no colide si no que se complementa con lo que plantea el primero sobre el poder.

Sin embargo, con relación a la autoridad, Borja ve que la autoridad  se basa en lo moral, no en lo material, y por lo tanto emana de la voluntad. Quien gobierna basándose en la autoridad -que no es lo mismo que el autoritarismo que es el exceso de autoridad- toma en cuenta la voluntad de los seguidores, la voluntad de los electores y la opiniones de estos se toman en cuenta para las decisiones en las acciones. La gobernanza debe basarse fundamentalmente en la autoridad y no en el poder.

Sin embargo el PLD perdió la mística del boschismo y sus dirigentes creen en el uso del poder, gobernar con la fuerza. La brutalidad en el ejercicio del gobierno es su norte.  Parece que su estilo de gobernar endeudando al país, practicando un modelo de libre comercio que es insostenible, provocando un estado de entropía social insostenible y con una devastación del medio ambiente que es inaguantable, ya no tendrá bases sociales que lo cimenten. Ha eclosionado un conato de crisis política, parece que los gobernantes no pueden seguir gobernando así y los gobernados no quieren ser gobernados así. Termino con lo que parece un fragmento de un poema épico o rapsodia de la Guerra del Paraguay en el siglo XIX.

………………………

¡Llora, llora urutaú
en las ramas del yatay,
ya no existe el Paraguay
donde nací como tú ­
¡llora, llora urutaú!

¡En el dulce Lambaré
feliz era en mi cabaña;
vino la guerra y su saña
no ha dejado nada en pie
en el dulce Lambaré!

¡Padre, madre, hermanos! ¡Ay!
Todo en el mundo he perdido;
en mi corazón partido
sólo amargas penas hay ­
¡Padre, madre, hermanos! ¡Ay!

Carlos Guido y Spano

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Anuncios

Comenta