Población ávida de respuestas

Por Glenn Davis martes 23 de febrero, 2021

Las autoridades continúan creando la percepción de que tienen el control, mientras la producción se desploma y los precios de los productos de la canasta básica van en aumento.

El país se encuentra mangas por hombros, sin ninguna institución estatal responsable de vigilar el descontrol de los precios. Es grave y demuestra la incompetencia de esta gestión la afirmación de que la libra de arroz no debería superar los 27 pesos, cuando en colmados y supermercados se comercializa a más de 40 pesos.

Es válida la aclaración de Limber Cruz, pero no es suficiente, ya que el Gobierno, por un lado, es el responsable de evitar que la especulación de los precios ponga en riesgo la seguridad alimenticia de la población, y por el otro, debe garantizar la estabilidad de la producción en el campo para que exista un equilibrio entre la oferta y la demanda, para que los precios se mantengan asequibles.

La población no quiere denuncias, está ávida de respuestas factibles y efectivas. Las medidas aplicadas han sido efectistas, favorecen principalmente al empresariado y no se han traducido en una reducción real de los precios. Para ver la realidad, solo hay que ir al supermercado o al colmado, escuchar la queja de la población ante el aumento desmedido de los productos. La gente se siente desesperada y desprotegida ante un Gobierno que no asume con responsabilidad el rol de garantizar el sustento de las familias.

De acuerdo con los datos del Banco Central, la tasa de inflación acumulada de los últimos 12 meses está en su mayor nivel desde enero de 2012, o sea, que estamos llegando al nivel de inflación más alto de los últimos nueve años.

Cabe recordar que la semana pasada, la Federación Dominicana de Detallistas de Provisiones y el Frente Empresarial de Comerciantes Detallistas advirtió que los precios de los productos alimenticios podrían aumentar un 30%.

En adición, el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza anunció que en las próximas semanas se producirán despidos masivos en las instituciones públicas, es decir, miles de personas se sumarán a las más de 284 mil que han perdido su trabajo a consecuencia de la pandemia.

También en el mes de abril se eliminarán los programas Fase I y Quédate en Casa. Definitivamente, el panorama luce de desalentador.

Por Glenn Davis

Comenta