PNUD advierte que desarrollo económico no resuelve la exclusión en América Latina

Por EFE Sábado 18 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS, 17 feb (EFE).- La directora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para América Latina y el Caribe, Jessica Faieta, alertó hoy, tras reunirse con representantes de la Unión Europea, de que los colectivos sociales en exclusión no verán resueltos sus problemas aunque haya crecimiento económico.

"Hay grupos de personas que, incluso si la región fuera a seguir creciendo, sufren problemas estructurales de exclusión y discriminación que no se resuelven con crecimiento económico", advirtió Faieta en una entrevista con Efe durante una visita a Bruselas.

La máxima representante del PNUD para América Latina y el Caribe se refirió a grupos como los indígenas, afrodescendientes, discapacitados, colectivos LGBT, mujeres y poblaciones rurales, y recordó que el elemento principal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU para 2030 es "no dejar a nadie atrás".

"Hay que centrarse en las personas que no se han beneficiado del crecimiento", pidió.

Durante su visita a Bruselas, Faieta mantuvo encuentros con representantes del Servicio Europeo de Acción Exterior y de la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, así como con varios embajadores de países caribeños.

En ello, planteó preocupaciones comunes como la criminalidad, la pobreza y los efectos del cambio climático.

"En el último año y medio hemos visto cómo entre tres y cinco millones de personas han caído en la pobreza de nuevo y entre 25 y 30 millones se encuentran en situación de vulnerabilidad", explicó Faieta.

Según datos del PNUD, casi un tercio de las personas que salieron de la pobreza en la última década están en riesgo de recaer en ella en los próximos cinco años.

Por ello es prioritario abrir, dijo, "una nueva generación de políticas que permitan que los logros alcanzados hasta ahora se puedan mantener", para lo cual son importantes los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para 2030.

"Queremos ver cómo se pueden compatibilizar los objetivos propios nacionales con una agenda global", señaló Faieta, que puntualizó que ya hay conversaciones en marcha con diversos países sobre las políticas que conviene aplicar para lograr los ODS.

"A algunos les interesa reducir la pobreza y a otros los niveles de violencia, pero no se puede hablar de violencia sin hablar de la situación de pobreza de los jóvenes, el desempleo y la situación de vulnerabilidad de las mujeres", advirtió.

En el ámbito de los ODS, Faieta hizo hincapié en que América Latina ha sido una región pionera en iniciativas como las transferencias condicionadas para la reducción de la pobreza y, en general, en los ámbitos de protección social, unas temáticas clave en la agenda de Naciones Unidas.

La máxima representante del PNUD para Latinoamérica y el Caribe se refirió también a las medidas proteccionistas y antinmigración que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha respaldado en diversas ocasiones.

En ese sentido, señaló que EEUU es el socio comercial más grande de América Latina, por lo que la política comercial de Trump es algo que "indudablemente" les va a afectar.

"La región había apostado por los acuerdos de libre comercio que seguramente se verán afectados, pero, sin embargo, también se ha abierto a acuerdos con Asia o en el propio mercado latino", indicó Faieta, que añadió que China también se encuentra entre los socios más importantes de Latinoamérica en los últimos años.

En cuanto a las restricciones migratorias, Faieta mostró su preocupación por el posible impacto sobre las remesas, que según datos del PNUD suponen entre un 15 y un 20 % del Producto Interior bruto de algunas economías latinas.

Además, recordó que la inmigración es beneficiosa tanto para el país que la recibe como para los niveles de desarrollo del propio migrante.

"Estados Unidos ha sido un país que ha apoyado a estas regiones (Latinoamérica y el Caribe) y esperamos que siga siendo no solo un socio comercial sino también un país que apoye en inversión y en desarrollo para resolver los problemas de la región", concluyó Faieta.