Plan para las Américas y la República Dominicana

Por Julian Padilla domingo 19 de abril, 2020

Dada la crisis económica mundial como consecuencia de la pandemia del coronavirus, los países en vías de desarrollo, serán seriamente golpeados,
algunos podrían perder su gobernabilidad y con esto desestabilizar la región y el continente de las Américas.

En nuestro país peligra la sobrevivencia de muchos negocios y personas, la economía está amenazada. Caen las exportaciones, las remesas. Comienza
a acelerarse la devaluación de la moneda que impactará en los precios de todos los bienes y servicios de la economía. Surgirá ese fenómeno de
estancamiento con inflación. Menos ventas y mayores precios. Sobre todo
en aquellos productos que muestran mayor demanda y menor elasticidad,
coincidiendo en ser los más necesitados por la mayoría de consumidores.

Para el resto de los mercados, cae la demanda, se mantienen muchos costos fijos, se reduce personal, se suben los precios, caen las unidades. El
impacto global hace que el ingreso real caiga, más las suspensiones y despidos y también rinde menos por la devaluación. Y se profundiza este
fenómeno de estancamiento con inflación.

La gente solo está dedicando dinero para lo básico, lo esencial, lo absolutamente necesario. Por eso muchos gobiernos han decretado, que
no se pagan alquileres, no se pagan intereses, no se pagan los servicios de agua, recogida de basura, internet, energía eléctrica, en medio de esta
crisis sanitaria, humanitaria y económica.

Pero se necesitan las medidas globales para quitar presión a los países en vías de desarrollo con el pago de la deuda externa y el servicio de la
deuda; así tendrían mayores reservas, se evita un Dafault y no tener que recurrir a nuevos endeudamientos. Y lo más importante frenar el
crecimiento de la pobreza.

Tomando en cuenta ambos escenarios, proponemos:

a) Que se establezca un Plan Económico Global para las Américas. Incluyendo la condonación o aplazamiento por dos años sin interés ni
recargos, del servicio de la deuda a los países en vías de desarrollo. Los organismos multilaterales y de financiamiento deberán facilitar este Plan
Global para evitar un desequilibrio Social, Político y Económico en el Continente. Hablamos del FMI, BM, BID, ONU, UE, OMC, OMS, CLUB
PARIS, TLC y otros.

B) Que la República Dominicana logre una Moratoria de pago o condonación del servicio de la deuda total o parcial. O lograr un
aplazamiento por dos años sin intereses ni recargos. Así se lograría sostener por más tiempo la estabilidad cambiaria que ya comienza a
resentirse.

c) Que se considere seriamente una Amnistía fiscal focalizada hacia la clase media y las Mi pymes. Una amnistía real. No habrá forma de cumplir.

d) En el Sector Bancario: 1) la eliminación del pago de interés por tarjetas de crédito por seis meses, 2) la extensión en un 25% de los limites de
crédito focalizados a alimentos y medicamentos 3) Establecer una gracia obligatoria de 6 meses en las cuotas de préstamos personales y de
consumo por un monto no mayor de RD$1,000,000. 4) Liberar los fondos acumulados en los planes de pensiones en un 50% sin importar el número
de cotizaciones del afiliado.

e) Asegurar la alimentación de la gente, sin personas no hay mercados. La producción es importante. Sin productos aunque tengas dinero, no
tendrás nada que comprar. Si no se produce, se agota lo que hay y si no se repone inventario la hambruna es inevitable. Una estrategia tan
descuidada por tanto tiempo en el país, dado el viraje estratégico del modelo económico a una economía de servicios. Ahora hay que volver a lo
básico. Nunca tomamos en serio la Seguridad Alimentaria. Y el Lobo finalmente vino.

La situación que vivimos exige poner aun más el oído en el corazón del pueblo y de los sectores productivos. Suavizar aun más la curva del flujo
de caja, para de esta manera evitar a toda costa una hambruna o peor aun a la desobediencia civil, la anarquía y una poblada.

Nuestro sistema de salud que adolece de lagunas históricas que no se van a corregir en lo que resta del año, nuestra cultura, disciplina y la misma
crisis política insoluble, sugieren que la crisis sanitaria y humana en nuestro país se puede volver más larga, más profunda y más dolorosa.Ojalá que no se nos sume nada meteorológico en lo que resta de año.

Ojalá que las autoridades y el sector empresarial tomen en cuenta estas propuestas que hoy dejamos en sus manos. Y por favor no nos olvidemos:
¡Si se hunde el barco, nos hundimos todos!

Dios proteja y bendiga la República dominicana.

 

Autor: Julián Padilla

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar