Pirata aéreo cubano de 2003 queda libre en EE.UU. tras 20 años en prisión

Por EFE sábado 25 de septiembre, 2021

EL NUEVO DIARIO, MIAMI.- El cubano Adermis Wilson González, quien esta semana quedó en libertad tras cumplir en EE.UU. una condena de 20 años de cárcel como autor de un secuestro aéreo en 2003, afirmó que es la primera vez en su vida que es una persona libre y prometió hacer “algo positivo” por su patria.

“Por primera vez desde que nací soy una persona libre, porque en Cuba nunca tuve libertad”, subrayó en una entrevista exclusiva con el medio CiberCuba.

Adermis Wilson González, de 52 años, cumplió en abril pasado una condena de 20 años de cárcel por el secuestro de un avión Antonov 24 de Cubana de Aviación que fue desviado a Cayo Hueso (Florida) en 2003, pero una vez en libertad debió enfrentar un proceso de deportación.

Sus abogados y organizaciones civiles pelearon para que no fuera enviado a Cuba y finalmente el pasado jueves fue liberado por razones humanitarias -tiene las piernas paralizadas desde 2017 y padece de hipertensión y problemas cardíacos- en un centro de detención para migrantes en Georgia.

Las autoridades autorizaron a Wilson González a establecerse en Houston (Texas) con su familia, aunque deberá presentarse regularmente ante funcionarios de inmigración, según el medio digital.

“No tengo nada que reprocharle al Gobierno de Estados Unidos, porque no creo que fue injusto al sancionarme. Cometí un delito, me condenaron por violar las leyes y he cumplido mi sanción hasta el último día con respeto por este país”, declaró a CiberCuba.

Cuando en 2003 secuestró el avión armado con una granada de mano, Adermis Wilson González quería desviarlo a Miami, pero por falta de combustible el piloto debió efectuar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto José Martí de La Habana, donde permaneció 14 horas.

Después de intensas negociaciones, 22 pasajeros fueron liberados y el avión partió con otros 25 pasajeros y seis tripulantes hasta Cayo Hueso (Florida, EE.UU.), adonde llegó el 1 de abril de 2003 escoltado por aviones de guerra estadounidenses.

En septiembre de 2003 Wilson González, que en Cuba trabajaba como técnico de construcción civil en Isla de la Juventud, fue condenado por un tribunal de Florida por piratería aérea.

En la cárcel estudió inglés, se graduó como ingeniero civil por la Universidad de Pensilvania en 2013 y luego realizó una maestría en Logística por la Universidad de Carolina del Norte.

“No me quiero morir sin antes hacer algo positivo por mi patria. Tengo planes de ayudar a la gente en Isla de la Juventud y espero poder concretarlos en algún proyecto próximamente”, dijo a CiberCuba.

Es la primera vez que está fuera de una prisión desde su llegada a territorio estadounidense el 1 de abril de 2003.

La organización Freedom for Immigrants envió este mes una petición de emergencia para considerar la liberación de Wilson y garantizarle de inmediato adecuada atención médica y mejor alimentación en el centro de detención.

“Adermis no es ni puede representar una amenaza para ninguna comunidad”, dijo la abogada de inmigración Linda Walker, quien participó en la defensa del caso.

Su sobrino Jorge Despaigne se trasladó por carretera desde Houston hasta el estado de Georgia para recoger a Wilson y reunirlo con la familia.

La madre de Wilson, Melkis González, de 83 años, reside en La Habana y ya conoce la noticia de que su hijo salió de prisión, según CiberCuba.

Apple Store Google Play
Continuar