Pinera insta a palestinos a dar un paso adelante para lograr un acuerdo de paz

Por EFE jueves 27 de junio, 2019

EL NUEVO DIARIO, RAMALA.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo hoy que “llegó el tiempo de dar un paso adelante y lograr un acuerdo que garantice la paz en Tierra Santa” basada en la solución de dos estados.

Piñera, de visita oficial en la región, se reunió hoy con el presidente palestino, Mahmud Abás, en Ramala junto su homólogo palestino, Mahmud Abás, antes de poner fin a su viaje oficial a la región.

En parecidos términos se expresó anoche en la reunión y posterior cena que mantuvo en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ante el que defendió que la única manera de garantizar la seguridad y el progreso en ambos países es resolverlo con un acuerdo basado en las resoluciones de Naciones Unidas, pero también “directo”.

“Sé que ha perseguido el acuerdo con mucha perseverancia y durante mucho tiempo, pero nunca uno puede dejar de perseguir lo que cree que es bueno y cree que es justo”, le dijo Piñera a Abás en rueda de prensa conjunta en el palacio presidencial de la Muqata.

Piñera apoyó la solución de dos estados, libres, soberanos e independientes con fronteras reconocidas y seguras.

“Esta tierra necesita y merece la paz”, aseveró.

El mandatario chileno aludió a la cercanía entre los dos pueblos por la comunidad palestina de Chile, la más grande del mundo con cerca de 400.000 mil ciudadanos “que son muy chilenos pero llevan a Palestina en el corazón”, aseguró.

Abás, quien describió a Chile como “país amigo”, se ofreció a utilizar esa unión para conectar al país sudamericano con el resto del mundo árabe.

Los dos presidentes avanzaron durante su encuentro a puerta cerrada en cooperación educativa a través de un programa de becas y en salud y anunciaron la creación de una unión aduanera hacia un acuerdo de libre comercio entre los dos países.

Piñera, que hizo una ofrenda floral en la tumba del líder palestino, Yaser Arafat, cerró hoy su viaje oficial de menos de cuatro días a Israel y Palestina, marcado por una polémica visita a la Ciudad Vieja de Jerusalén (en la parte oriental de la ciudad, ocupada por los israelíes en el Guerra de los Seis Días de 1967), que levantó quejas de palestinos e israelíes por haberla realizado con cargos oficiales.

Israel reprobó que Piñera accediera a la Explanada de las Mezquitas con el ministro palestino de Asuntos de Jerusalén, Fadi al Hidmi, y le acusó de una infracción sobre la soberanía israelí de este área, ocupada y anexionada que no reconoce la comunidad internacional.

Por su parte, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) criticó que el presidente chileno visitara el Muro de las Lamentaciones, principal lugar de culto judío y ubicado a los pies de la Explanada, con el embajador de Israel en Chile, Eldad Hayet.

Aún así, Piñera definió el viaje como “inspirador y motivador” por tratarse de “una tierra milenaria, cuna de tres religiones”, y tras despedirse de Abás, puso rumbo al aeropuerto israelí de Ben Gurión desde donde seguirá su viaje hacia Osaka (Japón).

 

Apple Store Google Play
Continuar