Piden justicia por muerte de recién nacida que sufrió quemaduras en hospital

Por EFE lunes 18 de diciembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Coalición de ONGs por la Infancia pidieron hoy al Ministerio de Salud y al Ministerio Público que investiguen y establezcan responsabilidades en el caso de la recién nacida que murió tras sufrir quemaduras en el Hospital de la Mujer.

La bebe falleció el 12 de diciembre en el Hospital Infantil Robert Reid Cabral tras sufrir quemaduras de entre el 40 % y 50 % de su cuerpo a consecuencia de un incendio registrado ese día en el área de reanimación del Hospital de la Mujer.

Según explicó la dirección del Hospital de la Mujer, el fuego comenzó por un cortocircuito en la lámpara de la cuna térmica donde se encontraba la bebé, que tenía puesto oxígeno en ese momento.

El elemento inflamable provocó que las chispas procedentes del zócalo de la bombilla generasen las llamas que quemaron a la niña.

En un comunicado leído en rueda de prensa, la CNDH y la Coalición de ONGs por la Infancia señalaron que es “altamente preocupante que el incidente se haya producido mientras la bebé estaba recibiendo asistencia de una doctora que manipulaba el dispositivo de suministro de oxígeno, lo que podría ser indicio de una falta grave de precaución”.

También consideraron “alarmante” la actitud “de minimizar la gravedad de esta tragedia que ha asumido el director del centro médico, el doctor Freddy Dotel Medina, el cual debería renunciar o ser destituido de inmediato”.

“En este caso es evidente una responsabilidad civil objetiva y directa del Estado, ya que ha habido una clara y evidente deficiencia del servicio de salud brindado a la bebé en ese momento, servicio constitucionalmente garantizado” declaró el presidente de la CNDH, Manuel María Mercedes, en el comunicado.

Tanto la CNDH como la Coalición de ONGs subrayaron que en el país “se mantiene a la expectativa de que en este caso se haga justicia y que los familiares de la bebé fallecida reciban por parte del Estado la debida reparación y que no queden en estado de indefensión, en un contexto institucional de no aplicación oportuna y proporcional del sistema de consecuencias”.

Las organizaciones atribuyeron el suceso a la crisis estructural del sistema de salud, que, en su opinión, “se manifiesta en las deplorables condiciones del servicio de atención materno-infantil”.

Señalaron que en el país se registran 20 muertes por cada 1000 nacidos vivos dentro de los primeros 28 días de vida, lo que sitúa a la República Dominicana como el segundo país de América Latina con el mayor índice de mortalidad infantil.

Indicaron que solo en la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia fallecieron 507 de 10,980 nacidos vivos hasta octubre 2017, según datos del Colegio Médico Dominicano.

“Este caso pudiera ser entendido como un hecho aislado, pero lo cierto es que en las maternidades y los hospitales infantiles del país todos los días mueren niños y niñas recién nacidos por causas prevenibles”, afirmaron en el comunicado.

Para reducir los índices de mortalidad infantil las organizaciones recomendaron, entre otras acciones, aumentar la inversión en el sistema de salud, focalizando y dando prioridad al gasto en los servicios de prevención y atención médica a las embarazadas e infantes más vulnerables.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar