Piden hundir buque de la Armada de EE.UU. incendiado para crear arrecifes

Por EFE lunes 22 de febrero, 2021

EL NUEVO DIARIO, MIAMI.- Dos congresistas de Florida pidieron a la Armada de Estados Unidos que considere preparar y hundir frente a la costa de Florida el buque de asalto anfibio Bonhomme Richard, que sufrió graves daños debido a un incendio ocurrido en julio de 2020, para convertirlo en un arrecife artificial.

La republicana María Elvira Salazar y el demócrata Darren Soto solicitaron destinar el barco a la recuperación de los corales, al recordar que las opciones para repararlo o convertirlo en chatarra son demasiado costosas.

La semana pasada la Armada anunció planes para desmantelar, vender o marginar ocho barcos, incluido el anfibio Bonhomme Richard, que será desmantelado a partir del 15 de abril próximo.

La Armada precisó que el buque anfibio sería dado de baja después de determinar que se necesitarían al menos 2.500 millones de dólares y cinco años para repararlo.

La iniciativa bipartidista busca que la Armada tenga en cuenta una alternativa que brindaría beneficios ambientales y económicos y permitiría que continúe el legado del USS Bonhomme Richard, detalló Salazar en un comunicado.

Según el Instituto Naval de EE.UU., se proyecta un costo de unos 30 millones de dólares para desguazar el barco, subrayó Salazar.

La oficina de la republicana informó que hasta mayo de 2020, la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida tenía más de 3.600 sitios de arrecifes artificiales en todo el estado.

Estos ecosistemas son cruciales en la conservación de los corales y la vida marina en peligro de extinción, manifestó Salazar.

El USS Bonhomme Richard, de unos 260 metros de eslora, no podrá volver al servicio debido a daños causados por la conflagración ocurrida tras una explosión el 12 de julio de 2020 que causó heridas a unas 60 personas, en su mayoría marineros.

En el momento del incendio el buque estaba en el puerto de San Diego, California, para someterse a algunas reparaciones y por lo tanto la mayoría de los efectivos se estaban alojando en viviendas privadas o propiedad de la Armada en esa ciudad.

El incendio, que está bajo investigación, fue sofocado por completo cinco días después de la explosión.