Piden diez años de prisión para exministro ruso acusado de recibir soborno

Por EFE lunes 4 de diciembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, MOSCÚ.- La Fiscalía del Estado pidió hoy diez años de prisión para el exministro de Economía de Rusia Alexéi Uliukáyev, acusado de recibir un soborno de 2 millones de dólares de Rosneft, la mayor petrolera del país.

“Solicito para Uliukáyev una pena de 10 años de privación de libertad (…). También considero necesario imponerle un castigo adicional: una multa de 500 millones de rublos (poco más de 8,5 millones de dólares)”, dijo el fiscal Boris Neporozhni, citado por medios locales.

Además, pidió al tribunal que el exministro de Economía sea privado de su categoría de funcionario y de sus condecoraciones estatales.

En su alegato, antes de solicitar la pena para Uluikáyev, Neporozhni aseguró que durante el juicio quedó demostrada la culpabilidad del acusado.

“Uliukáyev, sorprendido con las manos en la masa, ha intentado presentarse como una víctima de (Ígor) Sechin (el presidente de Rosneft), pero eso no es así”, enfatizó el fiscal.

En el juicio, el exministro de Economía, que se declaró inocente, denunció que el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de Rusia fabricó el caso en su contra en base a unos testimonios “falsos”.

“El FSB tardó unas semanas en prepararlo todo y esperaba mi visita (a las oficinas de Rosneft). Cansados de esperar a que yo fuera a por el dinero, Sechin me llamó personalmente y me convenció para que fuera (a verle)”, dijo Uliukáyev en una de las primeras audiencias del juicio.

El exministro aseguró que “la acusación, basada únicamente en unas declaraciones de Sechin, fue fabricada”.

La defensa del exministro solicitó su absolución, al señalar que la acusación no se sostiene, ya que Uliukáyev no estaba en posición de sobornar al presidente de Rosneft.

La Fiscalía sostiene que el 14 de noviembre de 2016 Sechin y Uliukáyev mantuvieron una conversación telefónica en la que el entonces ministro de Economía “reiteró su intención de aceptar un soborno y accedió a acercarse a las oficinas de Rosneft” con ese objetivo.

Una vez en el lugar, siempre según la versión de los fiscales, Uliukáyev recibió de Sechin un maletín con la suma acordada y fue detenido por agentes del FSB, que supervisaron toda la operación.

Según la acusación, el exministro había exigido a Rosneft dos millones de dólares para autorizar la absorción por esta compañía de otra petrolera de propiedad estatal, Bashneft.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar