Piden declaren en “estado de emergencia” Bahía de Ocoa por efectos de diversas actividades

Por Massiel De Jesus miércoles 12 de junio, 2019

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El Comité de la Defensa de Bahía de Ocoa, en la provincia Azua,  pidió este miércoles que esta zona con potencial turístico sea declarada en “estado de emergencia ambiental”, por los efectos de diversas actividades.

Entre las obras que ellos citan que ocasionan daños al medioambiente de este Polo Turístico, figuran, la Cementera de Santo Domingo, el trasiego de gas licuado de petróleo (GLP) a través de barcos y el alegado “desguace de embarcaciones”.

“Cómo se utilizó el argumento de estado de emergencia para permitir esos barcos, nosotros estamos en emergencia ambiental en Bahía de Ocoa y su Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó”, demandó Randy Custodio, miembro del Comité de Defensa.

Randy Custodio conversa con Persio Maldonado, director de El Nuevo Diario. A la izquierda la periodista Massiel De Jesús. (Foto: Luís Meriño/END)

Señalaron que durante los últimos años esta zona turística ha sido intervenida por “intereses industriales” no permitidos en el área, afectando la bahía y las comunidades aledañas de Azua y Baní.

“Estas intenciones, no claras algunas, y otras muy obvias se ven evidenciadas con proyectos como la Cementera, que trae contaminación a las tierras productivas y a las comunidades las cuales se ven afectadas por el polvillo y el clinker que se maneja desde Puerto Viejo hasta la misma cementera”, detallaron.

Sobre la alegada venta de GLP a través del trasiego por medios de barcos de gran calado, indicaron que esto vulnera la flora y la fauna de la bahía, ya que aseguran,  contamina las aguas, pone en peligro a sus más de 80 mil habitantes y desencadena “negocios ilícitos”.

Parte del Comité de Defensa de Bahía de Ocoa.

Además de Custodio forman parte del Comité, Bernandita García, Rafael Paulino, Milagros Mesa y Cecilia De los Santos, quienes durante su visita al director de El Nuevo Diario, Persio Maldonado, citaron que esta situación afecta de forma negativa las actividades de sustento diario de la bahía.

“Impacta de forma negativa a la pesca, la agricultura, la  capricultura, la viticultura,  la salud de las personas y el desarrollo turístico e inmobiliario”, revelaron.

Sobre los efectos nocivos a la salud de los moradores, producto de las prácticas denunciadas, el doctor Lanier Calderón, médico de planta de la Unidad de Atención Primaria del municipio Las Charcas en Azua, citó que las consultas más frecuentes en esta localidad son por enfermedades cutáneas y respiratorias.

“En la comunidad han aumentado las enfermedades que tienen que ver con la piel como son las escabiosis, la dermatitis, las alergias, los abscesos de la piel.  También las enfermedades respiratorias altas, el asma y las gripes”, expresó el galeno vía telefónica.

Ante esta situación los integrantes del referido Comité pidieron al gobierno en la figura del presidente de la República, Danilo Medina, su pronta intervención para frenar lo que calificaron como “depredación y destrucción” de la Bahía de Ocoa.

Bernardita García. Foto: Luís Meriño/END.

De igual forma, Bernardita García manifestó su preocupación ante la “mirada indiferente” del actual ministro de Medio Ambiente, Ángel Estévez, con quien dijeron se reunieron el octubre del 2018 y aún no han tenido respuestas a su demanda.

“No queremos que nos vendan más sueños de que esto es algo provisional”, condenó García.

En ese tenor, solicitaron que se apliqué en esta zona sureña el Plan  de Manejo 2015-2020 del Ministerio de Medio Ambiente y que se revoque los permisos a la cementera, pues afirman son de exploración, no de “explotación”.

“La planta de cemento lo que tiene es un permiso de exploración y lo que está haciendo es explotando”, aseveró Milagros Mesa.

Exigieron, además, hacer cumplir la Ley 64-00 de Medio Ambiente, la Ley Sectorial sobre Áreas Protegidas que creó la Reserva Forestal Hatillo y el decreto 571-09 que eleva la categoría de Reserva Forestal a la del Parque Nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó, por ser la única porción de la Cordillera Central que toca el Mar Caribe.

Bernardita García y Rafael Paulino. (Foto: Luís Meriño/END)

“Queremos que se aplique la ley para que el Plan de Manejo que nos pone dentro del Polo Turístico número 8 sea pueda hacer y la gente se incentive a hacer sus inversiones”, puntualizó Rafael Paulino.

Bondades de Bahía de Ocoa

Entre las bondades de esta parte sur del país, destacaron las ruinas del primer ingenio azucarero de América (1510),  innumerables balnearios, ideales para actividades acuáticas como esquí, buceo, pesca, vela, nado de aguas abiertas, windsurf y skysurf.

Foto: Cortesía de Javier Gautier. 

Cuenta con playas como Palmar de Ocoa, Playa Chiquita, Boca Vieja, Playa Mía, Biyeya, Caracoles, Tortuguero, Monte Río, Playa Blanca, Los Negros y  La Caobita.

Foto: Cortesía Javier Gautier.

“En Playa Caracoles, parte de la Bahía de Ocoa, nuestro héroe nacional y presidente de la República, Francisco Alberto Caamaño Deñó, desembarcó durante la guerra de abril del 1965 para librar la batalla y existe un monumento en su reconocimiento por este hecho histórico”, subrayaron.

Resaltaron, además, que en sus aguas albergan delfines, manatíes, caballitos de mar, tortugas marinas y muchas especies que hacen el buceo recreativo de gran disfrute.

Entre los cultivos que más contribuyen al crecimiento económico de esta demarcación por medio de la producción nacional y la exportación, mencionaron el banano orgánico para el mercado europeo, la cebolla, el plátano, el tomate, el maíz,  el mango, la lechosa, la sábila, entre otros.

A todo esto, ponderaron los esfuerzos que ha estado realizando el Ministerio de Turismo a través de Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) con el inicio del proceso de adecuación de la carretera hacia Playa Caracoles y la solicitud de permisos a varias alcaldías municipales para abrir accesos a las playas de Azua.

“Hay una intención estatal a través del Ministerio de Turismo de potenciar, lo que llamó el expresidente (Joaquín) Balaguer, el desarrollo de la industria sin chimenea”, ponderó Custodio.

Finalmente, reiteraron que no están en contra del desarrollo y de los potenciales inversionistas en la zona sureña, pero que lo hagan de acuerdo a las leyes y de manera amigable al medioambiente porque les hace falta.

Foto: Luís Meriño/END.

“Nosotros estamos exigiendo que sea protegido lo que ya en papel está. Queremos un turismo limpio y autosostenible”, manifestó Milagros Mesa.

 

De izquierda a derecha: Bernardita García, Celia De los Santos, Randy Custodio, Persio Maldonado, Rafael Paulino, Milagros Mesa y la periodista Massiel De Jesús Acosta. (Foto: Luís Meriño/END)

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar