Piden a Trump no malgastar dinero de impuestos de migrantes en muro y defensa

Por admin Martes 11 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, CHICAGO.- Grupos latinos piden al presidente estadounidense, Donald Trump, que no malgaste en defensa, deportaciones y en la construcción del muro fronterizo los impuestos de los inmigrantes, que, aseguran, contribuyen con más de 100.000 millones de dólares al fisco.

"No necesitamos muros o más guerras", declaró hoy en conferencia de prensa la activista Claudia Lucero, presidente de la organización Alianza Américas, que encabeza una campaña nacional para demandar un mejor uso de las contribuciones de todos los inmigrantes, "con o sin papeles".

El presupuesto presentado por Trump al Congreso propone aumentar los gastos de defensa en 54.000 millones de dólares, lo que según los activistas se haría a expensas de la pérdida de recursos para salud, servicios humanos y educación.

Como ejemplo mencionaron que el Departamento de Educación perderá 9.000 millones de dólares, por lo que se recortarán programas de verano y para después de clases, las becas para capacitación de maestros y la preparación de estudiantes de bajos ingresos para el ingreso a la universidad.

Susana Salgado, una estudiante protegida por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y activista del Centro Romero que trabaja con inmigrantes y refugiados centroamericanos en Chicago (Illinois), dijo que el país no se puede dar el lujo de recortar la inversión en la educación y oportunidades laborales.

"La educación es prioritaria para las comunidades hispanas, y para todos los contribuyentes, pero aun así en 2015 solamente le dedicamos cuatro centavos de cada dólar en el presupuesto", declaró.

Entre 3.000 y 7.000 millones del presupuesto se dedicarían a la etapa inicial de la construcción del muro fronterizo y al cumplimiento de los decretos ejecutivos del presidente para acelerar las detenciones y deportaciones de indocumentados, "lo que no nos hace más seguros y desperdicia el dinero de los contribuyentes", según señaló Lucero.

La activista, que también dirige Durango Unido en Chicago, dijo que el dinero que aportan los inmigrantes con sus impuestos debería ser invertido en presupuestos que den prioridad a la educación, acceso a viviendas decentes, cuidado de la salud y del ambiente, además de infraestructura.

Zorayda Ávila, de la Federación de Clubes Michoacanos en Illinois, señaló que el Gobierno federal gasta actualmente 5,6 millones de dólares diarios en los controles migratorios, y Trump ha propuesto más recursos para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

"Estamos cansados de que nuestro dinero se despilfarre en redadas, centros de detención y deportaciones que separan familias", agregó.

A su vez, el dirigente sindical Eduardo Victoria, de la Unión Internacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos y del Comercio (UFCW) Local 881, dijo que "es ridícula" la idea de que los inmigrantes no pagan impuestos en Estados Unidos.

"Es puro racismo, discriminación", afirmó asegurando que las cifras indican que los inmigrantes latinos pagan cerca de 86.000 millones de dólares en impuestos estatales y federales cada año, y los indocumentados aportarían unos 12.000 millones por el mismo concepto.

En 2014, los inmigrantes latinos contribuyeron más de 46.000 millones de dólares al Seguro Social y 10.000 millones a Medicare, que financia el seguro médico a las personas de bajos recursos.

En una tabla elaborada por Alianza Américas se señala que California, Texas y Nueva York son los estados que recaudan más impuestos estatales y locales entre los inmigrantes.

En California son más de 3.200 millones de dólares anuales, en Texas son unos 1.500 millones y en Nueva York unos 1.100 millones, seguidos por Illinois, Nueva Jersey y Florida que recaudan en promedio unos 600 millones de dólares.

"Los inmigrantes, sin importar el estatus (migratorio), estimulamos la economía con nuestros impuestos y no vamos a aceptar que digan lo contrario porque es simplemente un nuevo intento de discriminarnos", concluyó Victoria.