Pescar es un azar en el mar

Por María Hernández domingo 22 de noviembre, 2020

Esperaba con ansias ver sacar un gran pez del agua de una de nuestras tantas costas, cuando uno de los tres pescadores me dijo: “Eso es a ver si el anzuelo coge alguno”.

Hay que tener mucha paciencia y me imagino que causa gran estrés tener que esperar horas y horas para lograr conseguir atrapar a uno de los indefensos peces que navegan por nuestras aguas del Mar Caribe o del Atlántico.

Muchos países aprovechan esos escenarios donde saben que aparecen grandes cantidades de pescados como atractivos turísticos y ofrecen cañas de pescar y otros utensilios utilizados para ese deporte que lleva el alimento diario a muchos que se dedican a esa práctica como negocio.

La zona del puente Flotante, en la avenida de El Puerto, que es usada para pescar, donde confluyen las aguas del río Ozama con las del mar, pudiera ser utilizada para dejar que los turistas puedan pescar, pagando una pequeña cantidad de dinero que pudiera manejar el Ministerio de Turismo o el ayuntamiento de la capital para mejorar el entorno.

En avenidas como la España y toda la costa de Las Américas, así como en el Malecón de Santo Domingo, hasta llegar cerca del 12 de Haina, diariamente se levantan temprano cientos de pescadores para aventurarse al mar, muchos como un simple hobbies y otros como una forma de conseguir ingresos. Algunos los sacan del mar y tienen su peso al lado para vender su producto fresco a cualquier transeúnte que lo quiera comprar.

Los pescadores aman el mar y muchos oran al lanzar el primer anzuelo, Dicen que les da buena suerte.

A lo ancho y largo de toda la costa de nuestro país hay provincias que se destacan por la gran producción permanente de pescado como son Samaná, Hato Mayor, Puerto Plata, Pedernales, San Pedro de Macorís, Montecristi, El Seibo, La Altagracia, Santo Domingo, María Trinidad Sánchez, Espaillat, La Romana, San Cristóbal, Barahona, Azua, entre otras, a pesar de que en el país en los últimos 20 años la producción pesquera se ha reducido a la mitad, de acuerdo a datos recientes.

La venta de pescados y mariscos se incrementa en el país para el período de la Semana Santa donde, por cuestiones religiosas, muchos prefieren consumir pescados y mariscos.

Uno de los proyectos de mayor futuro en el país es la producción de tilapias debido a que el 70 por ciento del consumo local, de esa variedad de pescado, es importado por lo que la República Dominicana trabaja para convertirse en un gran exportador de ese tipo de peces.

Países como Japón pescan hasta las ballenas por lo que decenas de naciones, en todo el mundo, han protestado por esa decisión y práctica malsana.

Organizaciones internacionales como la Unión Europea buscan conseguir que la pesca sea sostenible y con poblaciones de peces saludables, así como con prácticas que sean respetuosas con todos los ecosistemas marinos, por lo que fustigan también la denominada pesca de arrastre que elimina de manera permanente la producción de nuevas especies de peces.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar