Perspectivas políticas para RD en el 2022

Por Juan López

De acuerdo a los artículos 41 y 46  de la Ley No. 33-18 (la vigente Ley de Partidos), el 2023 será el año pre-electoral y la precampaña de cara a los comicios del 2024 debe empezar a partir del primer domingo (3) de julio del 2023 y terminar con las selecciones de los candidatos en octubre de ese mismo año, mediante primarias u otras modalidades, el 2  o el 30 de octubre, respectivamente.

Ahora bien, la dinámica de la política dominicana evidencian que el proselitismo inherente a pre-candidatos presidenciales, congresuales y municipales para las elecciones del 2024 empezará muy por anticipado, con fuerza,  al inicio del segundo trimestre (abril)  de este 2022, en contra de los deseos y de posibles resoluciones de la Junta Central Electoral.

En consecuencia con lo anterior, es válido presentar las perspectivas políticas de la R. Dominicana (RD), tomando como indicadores el comportamiento del liderazgo político de los partidos oficialistas  (PRM y aliados) y de la  oposición, en especial de los mayoritarios (PLD, FP y PRD) así como las posibles alianzas que se formarán.

No obstante el manido cliché “en estos momentos no estamos en reelección”, desde el gobierno y PRM se están realizando actividades que promueven la reelección del presidente Abinader:  Su sobreexposición mediática, las “visitas programadas” y políticamente organizadas, la bonachona romería con los ayuntamientos para convertirlos en plataforma reeleccionista y, la modificación, el pasado diciembre, de los estatutos del PRM, anulando su Art. 101 para permitir la repostulación presidencial,

Otro claro indicador del proyecto reeleccionista se visualiza en las gestiones de recomponer el pasado bloque PRM-aliados (DxC, PHD, FA, PP y PRSD) que se proponen ampliar mediante la “conquista” de otros tres partidos pequeños, lo cual se agendó materializar en el transcurso de este año.

Obviamente, esas actividades reeleccionistas que están realizando el gobierno y el PRM presionan a los partidos de la oposición que, en transitoria desventaja política, están compelidos a realizar, en este 2022,  actividades proselitistas  para no quedar muy rezagados en la competencia electoral del 2024.

En ese escenario político, es evidente que, a partir de  abril,  las perspectivas políticas de la RD para el 2022 se caracterizará por calentamiento de la pista política del país:

En el carril de “adentro corriendo con algunos metros por delante” estará el PRM y aliados; mientras que en el otro carril estarán el PLD y la FP en una compleja competencia política: Confrontados entre sí, tratando de proyectar cada uno “fuertes músculos” y mejores condiciones para liderar el bloque de partidos de oposición y luego posicionar una clara polarización con el PRM-Abinader y aliados para las elecciones del 2024.

El PRM-Abinader también deberá confrontar cinco importantes obstáculos y adversidades  políticas que podrían “echarle un jabón a su sancocho”:

1.- Las quisquillas internas e indisciplina inherente al PRM, incrementadas por descontentos de amplios núcleos de perremeistas y dirigentes de los partidos aliados.  2.- La presencia de la pandemia del coronavirus y su impacto negativo en la economía, la salud y conflictos sociales. 3.- Los escándalos por malas prácticas y supuesta corrupción en varias instituciones gubernamentales. 4.- La insatisfacción de las expectativas que el “cambio” creó  en un importante fragmento de la clase media urbana. Y 5.- La creciente inflación, “el peor enemigo de los gobiernos”, que terminó por encima del 8 % en el 2021, lo cual no sucedía en la RD desde hace más de 14 años.

Ahora, en esas perspectivas, veamos el escenario de oposición. Descartando al PRD para encabezar un bloque de partidos, surge esta intrigante pregunta: ¿Cuáles  serán las expectativas que, durante el 2022, tendrán que satisfacer el PLD y la FP para liderar el bloque oposicionista que, en el 2024, se batirá con el PRM-Abinader y aliados?  ¡Esperemos la próxima entrega!

Por Juan López

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar