Personajes polémicos y sus obras (Primera parte)

Por Alcides Pimentel Paulino lunes 13 de abril, 2020

Los recientes casos por presuntas violaciones y acosos a mujeres ha sacado a relucir un tema polémico que tiene que ver con la hipocresía de la sociedad actual. Las personas somos seres muy complejos. Separar las obras de los grandes personajes históricos resulta una empresa complicada. El revisionismo histórico puede provocar interpretaciones erróneas. Cada época tiene una manera de actuar o una idiosincrasia diferente. Juzgar hechos del pasado, aunque sea bajo el mantra de la justicia social, puede ser contraproducente.

Durante la historia de la humanidad han existido personajes de los que tenemos una visión positiva, pero también otros de los que tenemos una visión negativa. El problema se produce cuando en una sociedad tan polarizada como en la que vivimos, existe división de opiniones sobre ciertos personajes. Es evidente que estamos en medio de un cambio de paradigma a nivel mundial, y esto conlleva una guerra ideológica que complica la labor de la justicia bajo la influencia o dictadura de lo políticamente correcto. Todo este fenómeno nos tiene que hacer reflexionar sobre el papel de los medios de comunicación en la visión o el daño que podemos causar a personas sobre las cuales pesan acusaciones, y sobre las que no sabemos si son verdaderas o falsas. Los siguientes personajes analizados nos demuestran que la delgada línea que separa a los buenos de los malos es muy difusa.

Johnny Depp (el malo-bueno). El actor ha pasado de héroe a villano en poco tiempo, después de una dilatada carrera. Se ha visto envuelto en relaciones tormentosas que le dieron mala fama en la prensa rosa o amarilla. Su ex mujer le acusaba de violencia de género. El actor demandó a la empresa TMG, la cual le representó durante 17 años, por fraude y robo. Sus famosas interpretaciones de Jack Sparrow en “Piratas del Caribe” quedarán para la historia del cine. Según su ex pareja, Amber Heard (32 años), Depp “la agarró del pelo y la arrastró”. Según ella, se convertía en un monstruo cuando estaba bajo la influencia de las drogas o el alcohol. La pareja se casó en el 2015. Ambert llegó a pedir una orden de alejamiento por supuestos abusos. Depp negó las acusaciones y se divorciaron en agosto del 2016, tras firmar un acuerdo de confidencialidad. El escándalo casi le deja fuera en su papel de villano en la tercera parte de “Animales domésticos”.

Según la empresa TMG, Depp es un caprichoso que gastaba mucho dinero para mantener su elevado nivel de vida. Según ellos, gastaba 30.000 dólares al mes en vino, Se gastó 75 millones de dólares en comprar y mantener 13 casas, un castillo francés, unas islas en Bahamas, un yate, viajes en jet privado y posee una colección de arte.

Cuando fue elegido para promocionar un perfume llamado “Sauvage” de la empresa Dior, fue visto con malos ojos. “Salvaje” no era el titulo más adecuado para asociarlo con el actor. Cuando interpretó al indio Toro en el 2013, en la película “El llanero solitario” fue nombrado miembro honorifico de la tribu Comanche. Según representantes de los nativos americanos, Depp, respeta la cultura y los valores de los pueblos indígenas. El actor lleva tres décadas de carrera profesional interpretando películas importantes, desde el punto de vista de los ingresos por taquilla y multitud de premios. ¿Es justo que por unas supuestas acusaciones de malos tratos dejen de contratarle?. Tras las acusaciones, su imagen se ha visto afectada sin que se demostrara su veracidad. Disney ya no lo quiere en “Piratas del Caribe”. Hasta J.K Rowling le apoyó públicamente. La última entrega de la saga Harry Potter recaudó 650 millones de dólares, la menos taquillera de la saga. Algo que se ha achacado a los problemas de Depp y al rechazo de algunos seguidores que no lo ven como un buen ejemplo o modelo a seguir. Sus otras ex parejas apoyaban al actor y decían que ella se movía por dinero y rencor.

El que fuera uno de los hombres más importantes de Hollywood, Harvey Weinstein (67), fue condenado a 23 años de cárcel. Dijo en su defensa una frase que está en la mente de muchos en la actualidad. “Pienso que los hombres estamos perdiendo las garantías jurídicas”. Una pulla al movimiento #Me too, pero también un ataque a los jueces por la presunción de inocencia que está en la cuerda floja ante cualquier denuncia de una mujer que se sitúa ante la ley, automáticamente, como supuesta víctima. El hecho de que no mostrara arrepentimiento demuestra que el sigue considerando no haber hecho nada inapropiado. Se dice que sus delitos sexuales se remontan a 1978. Lo han catalogado como “depredador sexual en serie”. En juicios con mucha presión social, ni los jueces, ni los jurados son imparciales. ¿Su condena significa que no debemos ver “Pulp Fiction” o “Shakespeare in love”?

Muchos de los detractores de Sigmund Freud argumentan que basaba sus predicciones en demasía en el sexo. En relación a Freud, la pregunta es ¿Por qué cae mal a tanta gente?. Es posible que esa mala fama se deba, en parte, a los comentarios que de él hicieron Breton y el pintor surrealista Dalí. Lo cierto es que sus aportaciones a la codificación del inconsciente y los sueños deberían pesar más que el tema sexual, a pesar de haber sido superado por Jung. El padre del psicoanálisis ha pasado a la historia como un obseso que veía sexo por todas partes. Se cree que los problemas sexuales de Freud procedían de un padre ultraconservador y de los problemas de su mujer, Martha, tras los embarazos. Decidió recurrir a la abstinencia sexual. A sus 40 años comenzó a tener problemas de impotencia. Se dice que este fue el motivo que despertó su imaginación sexual. En realidad, no disfrutaba de la libertad sexual que pregonaba. El análisis de sus numerosos sueños eróticos fue lo que contribuyó a su fama de buscar causas sexuales en todos los comportamientos humanos. Se obsesionó con la endogamia y la teoría de la sustitución.

No vio el peligro real que representaba para él y los judíos el nazismo. Su posicionamiento político es otra de las causas que refuerzan el odio y el menosprecio de algunos hacia él. Pensó que la instauración de un régimen autoritario en Austria representado por el canciller Engelberg Dollfuss, era un mal menor para los judíos. No vio con malos ojos la suspensión de las libertades individuales; como eran la supresión del derecho de huelga, la censura de la prensa y la persecución de marxistas y socialistas. Hay mucha gente que le vincula al nazismo, cuando en sus escritos queda claro que odiaba a los dictadores. En 1933, durante la “noche de los cristales rotos” se quemaron muchos de sus libros. Frecuentaba burdeles (puticlubs), era adicto a la masturbación y se acostaba con su cuñada. Atribuyó la neurosis a la represión sexual. Se dice que sus métodos están más en la filosofía que en la Ciencia, y que sus análisis del mundo no son compartidos universalmente.

En el ensayo “Freud. El crepúsculo de un ídolo (Taurus)” se le representa como un hombre megalómano y mentiroso, adicto a la cocaína, con una relación insana con sus padres y con su hija Anna. Autores como Sartre, Popper o Wittgenstein consideran el psicoanálisis poco eficaz, algo parecido al efecto placebo. Se dice que el psicoanálisis con el complejo de Edipo incluido, sirven para definirlo a él y su experiencia vital, pero que no pueden extrapolarse a la población mundial en general. Decía que no era bueno psicoanalizar a familiares o amigos, cosa que él hacía con su hija Anna, quien se veía obligada a contarle sus fantasías sexuales. Con el tiempo se descubrió que su hija era lesbiana, y algunos lo achacaron a la influencia del padre al tratarla como objeto de estudio. Casi todo lo atribuía a un trauma debido a un abuso sexual. Según Onfray, Freud solo buscaba un método para hacerse rico. Calculó que Freud cobraba el equivalente a 415 euros por sesión, de una hora de duración. Podía tener más de 8 en un mismo día. Sus tratamientos se basaban en su palabra y poco más. Se dice que era falócrata, misógino y homófobo.

Edward Snowden cabalga en esa delgada senda que separa a los traidores de los héroes de la humanidad. El ex analista de la CIA al dejar al descubierto el sistema global de vigilancia y espionaje que llevaba a cabo Estados Unidos le obligó a exiliarse en Rusia. ¿Vale la pena filtrar esos documentos sabiendo que tu vida se va a convertir en un infierno?. Es como pegarse un tiro en el pie. ¿Qué harían ustedes?

Para muchos ciudadanos no existe unanimidad a la hora de definir el legado de Cristóbal Colón. Para unos fue un héroe que contribuye a entender la Latinoamérica actual. Para otros fue un genocida que se movía por intereses económicos y políticos. En Los Ángeles, un grupo de personas retiraron la estatua de Colón que adornaba un famoso parque desde hacía más de 45 años. Numerosas personas proponen cambiar la celebración del 12 de octubre llamado “Día del descubrimiento” por el “Día de los pueblos indígenas”. Existe un video en Youtube en el que un hombre destroza una estatua de Colón y se escucha una voz que dice “Cristóbal Colón simboliza la invasión inicial del Capitalismo europeo en el hemisferio occidental”. La incógnita es saber si quien dice esto es un indígena o un criollo (descendiente de europeos).

El significado cambia mucho. A Colón le han llamado genocida, terrorista cristiano, violador, esclavista y hasta culpable de la degradación ecológica y de la explotación laboral en América. En Venezuela, unos chavistas tumbaron una estatua de Colon y le hicieron un juicio simbólico. En Argentina, Cristina Fernández de Kirchner cambio una estatua de Colón en Buenos Aires por una de la líder indígena boliviana Juana Azurduy. Todo esto parece un tanto exagerado y sacado de contexto. Existen pruebas de que Colón no fue el primero en llegar a América. Antes lo habían hecho los vikingos, los polinesios o los chinos. Lo cierto es que su llegada significó la transformación de ese continente. Colón nunca supo que había llegado a América, sino que se encontraba en el lejano oriente; ya que su intención era buscar una ruta comercial hacia la India.

El revisionismo tiene que ir con pies de plomo para no caer en el otro extremo. Que todo lo anterior estaba mal comparado con la sociedad actual y sus valores, que no son los mismos que los que existían en el pasado. El descubrimiento de América por Colón y los españoles significó una mala noticia para los pueblos indígenas. El problema es que a nivel global las invasiones pacificas no existen. Desde Gengis Kan a Napoleón, pasando por los romanos, invasión es sinónimo de ganar y perder para algunos pueblos, en ocasiones de manera violenta o sangrienta. ¿Si no fuese así, que sería en la actualidad Estados Unidos o Australia? En muchas ocasiones muchas de estas “performances” son puro teatro. ¿En verdad, muchos criollos están dispuestos a renunciar a los privilegios que les otorgan ser descendientes de españoles en América para equilibrar el daño que se ha hecho a los pueblos indígenas? Me parece simple postureo e hipocresía. Mucha de la gente que hace esto luego es racista en otros contextos.

La actitud de personajes como Fray Bartolomé de las Casas o Francisco de Vitoria era loable en el pasado, aunque no les tuvieran mucho en cuenta. Juzgar hechos del pasado con los valores de hoy es un error. En la época de Colón, la esclavitud, por injusta que nos pueda parecer hoy, era natural, normal o socialmente aceptada. La revisión de la memoria histórica es parte de la polarización actual y de la batalla ideológica que se produce entre conservadores y progresistas a nivel mundial. Deberíamos juzgar los hechos históricos dentro de su contexto. No deberíamos culpar a Colón de todo lo que supuso la colonización para los pueblos indígenas. Esa sería una visión sesgada. El encuentro se habría producido tarde o temprano y el resultado no creo que fuese muy diferente. Si bien los españoles, como todos los conquistadores, cometieron barbaridades, también se mezclaron creando el mestizaje, no como ingleses o belgas, que solo querían explotar a los nativos. La viruela mató a muchos indios, pero también la sífilis de los indios mató a muchos europeos.

Richard Wagner está vetado en Israel. Diversas fuentes afirman que el antisemitismo del genial compositor alemán era una cortina de humo. Lo malo es que su vinculación con el nazismo y con el Führer le perseguirá para siempre. Si bien es cierto que era uno de los músicos preferidos de Hitler, no eran contemporáneos.

¿Fidel Castro era un héroe o un dictador?. Según un ex trabajador de la seguridad personal de Fidel Castro, un tal Juan Reinaldo Sánchez, Castro llevaba en privado una vida de lujo, muy alejada de lo que pregonaba en favor del proletariado. Publicó un libro en el que dejaba constancia de ello y que fue perseguido por las autoridades del régimen. Lo que comenzó como una buena idea, repartir las riquezas entre la mayoría de la población, terminó en una dictadura, ya que el poder tiene privilegios y además es adictivo. ¿Cómo explicar sino los más de 50 años en el poder? Las violaciones de los derechos humanos en Cuba han sido reiterados desde 1959. La libertad de expresión, las detenciones arbitrarias son frecuentes en el país caribeño. En Cuba, no existen elecciones libres, ni partidos políticos, ni medios de comunicación independientes.

Un caso similar es el de Woody Allen. Está acusado por su hija adoptiva, Dylan Farrow de haberla acosado o violado sexualmente en 1992, cuando ella tenía solo 7 años. No se encontraron evidencias para llevar a juicio al director de cine. Todo parecía historia hasta que llegó el movimiento #Me too, y creó el eslogan populista que dice “hay que creer a todas las mujeres siempre”. Para algunos Allen está obsesionado con las adolescentes. Su relación y boda con la hija adoptiva de Mia Farrow, Soon-Yi Previn, de 20 años, no ayuda al laureado director. ¿Es un pecado que a un hombre mayor le gusten las jovencitas? Hasta hace pocos años no. Desde las acusaciones, Allen tiene problemas para publicar sus memorias y Amazon rompió un contrato en el que le garantizaba 4 películas. Su principal denunciante es Ronan Farrow, hijo biológico del director.

En un mundo complejo y plagado de intereses, las denuncias son una trampa mediática, una especie de “caza de brujas a la inversa”. La presunción de inocencia (In dubio pro reo) debería prevalecer en principio, pero las acusaciones actuales son como las guillotinas mediáticas del siglo XXI. Tanto si se es culpable como si no, causan un perjuicio. Cuando alguien hace algo malo, que lo pague, pero hay que dar tiempo a que se puedan comprobar, no podemos precipitarnos en cuestiones tan serias

Por Alcides Pimentel Paulino

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar