Perfiles: El Ser Humano “Fernandito Villalona”

Por Enrique Amiama martes 27 de octubre, 2020

Amas tanto tu “pequeño continente”, es decir, tu “amada Loma de Cabrera”, que cuando representas nuestro país en otras playas, resaltas que: “Cuando pise tierra dominicana, donde nacen las canciones sentidas, es allá donde tengo mi familia, por allá por la Loma de Cabrera”, y te gustaba insistir que: “es allá donde tengo mi familia, por allá por la Loma de Cabrera.”

Doña Candita, Santa mujer que te recibió en la “capital” de nuestro país, con sólo 20 pesos que te entregó tu padre y 80 pesos que recibiste de la vieja.

Luego “Cholo Brenes”, te habla de un “PLAN”, pero te diste cuenta que en principio, lo que quería era tenerte cerca, pero no te consideraba para ser parte del “PLAN”,  que era crear una orquesta de merengue, porque eras etiquetado como: “baladista o cantante de boleros”.

Como “buen dominicano que sabe hacer de todo”, le dices: “yo lo que quiero es trabajar”, porque los RD$100 pesos con que llegaste, ya habían “zarpado” junto al velero de la rutina.

Como el talento se impone, te es dada la oportunidad como cantante de merengue en la agrupación “Los hijos del Rey”.

Había bailarines, estaba el maestro Bonny Cepeda, que era el director de la orquesta, el tema listo y manos a la obra.

Tu amable sinfonía se mezcló con las letras que lo inmortalizaron, la canción que le rindió homenaje por la trágica muerte de nuestro también “inmortal” Tatico Henríquez, dicho merengue reza de la manera siguiente: “Cuando sienta la brisa en la montaña, cuando oiga la güira, el acordeón, yo pensaré, yo pensaré en Tatico Henríquez que será siempre canción”.

En las primeras semanas el “sencillo” se convirtió en un éxito nacional e internacional.

“El niño mimado” ha incursionado exitosamente en géneros como merengue, bachata y en la música cristiana. Ha grabado más de 20 álbumes, casi todos éxitos rotundos. Canciones como: “Dominicano soy”. Letras que lo han llevado a auto denominarse: “profeta en su tierra”. Los versos rezan así: “Dominicano Soy, de mis raíces, yo no voy a olvidarme,
Soy de una loma y lo llevo en la sangre, Montecristeño por la gracia de Dios”.

La fe con que reconoces que sólo la gracia de Dios te dio vida en Montecristi, esa misma Fe que abre la “puerta” para la eternidad en el reino de los cielos.

Las canciones que te encumbraron fueron: El “Carnaval (“Baile en la calle de noche, baile la calle de día, Pa que el viejo baile con la vieja mía”) desde que salió, se ha convertido para siempre en el “Himno” del carnaval en nuestro país,” “Te amo demasiado”, “Celos”, “La hamaquita”,” Sonámbulo” y “Tabaco y Ron”, entre otros se hizo popular en la década de 1980. “Quisqueya”, y “No podrás”, fueron algunos de sus más grandes éxitos en la década de 1990.

Villalona pertenece a la denominada generación: de “Los Años Dorados del Merengue”.

Ha obtenido el Premio ACE que otorga la crónica de arte hispana de New York, varios premios Soberanos y varias nominaciones al Grammy Latino 2002, pero como muchos otros artista la felicidad llegó del cielo a través de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, por eso en 2011 celebró 40 años en la música y decidió hacer un álbum cristiano y en octubre de 2011 lanzó “Mi luz”, un álbum que alaba a Dios y donde canta sobre su vida pasada: drogas, vicios, exceso en todas las áreas de la vida, desenfrenos, y cómo nuestro “Glorioso Redentor” lo ha ido cambiando con los años.

Por la misericordia que recibiste de nuestro Padre Celestial, es por lo que te atreves a auto denominarte: “El Profeta en su tierra y en su casa”.

El “Mayimbe” el apodo que te ha definido y encumbrado en nuestro país, porque eso eres en el merengue, exactamente lo que significan dichas palabras: “El Cacique o jefe de la Tribu”.

Fernandito, ¡Gracias por tanto! ¡Seguimos adelante!

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar