Peña Guaba: si no se aplazan elecciones habrá reforma constitucional y extensión periodo legislativo

Por Liliam Mateo lunes 30 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- “Lo correcto es posponer las elecciones de mayo, y celebrarlas en julio”, planteó este lunes el secretario general del Foro Permanente de Partidos Políticos (FOPPPREDOM), José Francisco Peña Guaba, quien advierte que en el caso de que no se pospongan ni haya elecciones en el indicado mes, estaríamos expuestos a una iniciativa de reforma constitucional y extensión del periodo legislativo.

“Tanto el FOPPPREDOM, como el prestigioso periodista Juan Bolívar Díaz, han indicado que lo correcto es posponerlas y en conjunto todos aunar esfuerzos, JCE, partidos políticos y Gobierno que nos permita llegar a un acuerdo y tratar de realizarlas en el mes de julio del presente año”, expresó Peña Guaba.

Dijo estar consciente de que para lograr la posposición de las elecciones tendrían que ponerse de acuerdo los actores principales involucrados en este proceso, “tomando una decisión oportuna que construya, dentro de las adversidades, la posibilidad de realizarlas en el mes de julio, prevaleciendo el cuidado debido de nuestra población”.

“En el caso de que en nuestro querido país, no haya elecciones en el mes de julio, tiempo prudente y en condiciones sanitarias de bajo riesgo de contagios, estaríamos expuestos a una iniciativa de propuesta para una reforma constitucional, por parte de algunos legisladores, con la finalidad de extender el período de las autoridades actuales y de los legisladores hasta una nueva fecha en que se celebrarían las elecciones”, dijo.

Esta situación, explicó Peña guaba, provocaría “llevar alguna acción ante el Tribunal Constitucional para evitar la ejecución de las mismas, se encontrarán con la realidad de que en dicho tribunal, por su composición, no existirá consenso ni se tomará decisión alguna mediante sentencia, lo que hará valedero el artículo transitorio que se le haría a la Constitución”.

El también presidente del Bloque Institucional Social Demócrata, BIS, dijo es necesario que todos entiendan la necesidad de posponer las elecciones de mayo y crear una comisión de seguimiento que permita hacerlas realidad en julio, evitando con ello que lleguemos a agosto sin una solución planteada bajo consenso.

Advierte que si una de las partes de la oposición, por inobservancia, que pareciese no entender las caóticas circunstancias en la que está el país, no se unifican en interés de hacer prevalecer los valores democráticos en tiempos de esta pandemia, “veremos que en pocos días las fuerzas de los acontecimientos nos desbordarán y no será la oposición la que impondrá la agenda de solución a esta situación de orden institucional”.

El destino de los comicios no es local

El secretario general del Foppredom, advierte que el proceso electoral “ no es un asunto doméstico”, recordando que en nota diplomática, el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica notificó al gobierno dominicano de que no se podrán realizar elecciones dentro de su territorio mediante el sistema de votaciones presenciales.

Con esta medida, agrego, se verían afectados los más de 338 mil ciudadanos dominicanos empadronados y no podrían ejercer el derecho al voto, por lo menos de manera presencial.

De igual manera la prestigiosa Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) ha informado que se han pospuesto al día 26 de marzo un total de 35 elecciones en igual cantidad de Países o demarcaciones, algunas por meses, otras hasta indefinidamente, todas en el interés de proteger a sus ciudadanos evitando que las mismas sean un vector amplificador de la propagación del coronavirus en sus poblaciones.

DOCUMENTO ÍNTEGRO DEL FOPPPREDOM:

30 de mayo, 2020

Al : Dr. Julio Castaños Guzmán, Presidente y a los Honorables Miembros del Pleno de la Junta Central Electoral (JCE);

Dr. Román Jáquez, Presidente y a los Honorables Magistrados que integran el Tribunal Superior Electoral (TSE)

Atención : Secretarías Generales de la Junta Central Electoral y del Tribunal Superior Electoral

Asunto : Solicitud formal de SUSPENSION DE LAS ELECCIONES y descripción de acciones sugeridas para celebrar las elecciones respetando la Constitución.

Honorables :
El pasado domingo 22 de marzo el Foro Permanente de Partidos Políticos expuso a la nación nuestra convicción institucional en cuanto a la suspensión de las elecciones, preservando la garantía de traspaso de mando en agosto del presente año.
Nuestra propuesta inicial tuvo positivo eco en la opinión pública, resaltando algunos comentaristas de prestigio, como el Lic. Juan Bolívar Díaz, que sin unidad nacional nos acaba el virus y no habrá elecciones por varios meses. Su opinión respecto del tema tratado en esta comunicación pública, es la siguiente, cita textual: “Con el país casi en cuarentena total, no lucen factibles las elecciones programadas para el 17 de mayo, y parece difícil un cambio significativo en las 7 semanas que faltan.”
En el documento que presentamos a seguidas se precisa nuestra propuesta original, exponiendo las razones justificativas y puntuales que, necesariamente y según lo dictan la prudencia y la preservación del orden democrático, deben ponderarse a la hora de plantearse la posibilidad de posponer las elecciones congresuales y presidenciales de mayo. Asimismo, se integran a este documento las sugerencias realizadas por la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES).
Los análisis de contexto y sugerencias operativas realizadas en este documento parten de los criterios siguientes:
(i) La suspensión de las elecciones, de ser aceptada por un acuerdo político ampliado que integre a todas las organizaciones políticas, incluidas el Partido Revolucionario Moderno y Aliados, el Partido de la Liberación Dominicana y aliados y La Fuerza del Pueblo y aliados, En todo caso, no debe superar el 16 de agosto: cualquier solución debe respetar la Constitución, especialmente las relativas al término del período de funciones del Presidente y de los funcionarios públicos, tanto los de elección popular como aquellos que cesan el 16 de agosto.
(ii) Si las elecciones son postergadas, como ocurrió con el proceso electivo municipal, se impone entonces que dicha postergación no supere el periodo comprendido entre los meses de junio y julio. Los Estados Unidos de América celebrarán sus primarias abiertas, suspendidas actualmente, en el período correspondiente a los días 23 de junio a 23 de julio. Por tanto, si celebran procesos electivos en esas fechas, permitirían la elección dominicana en el exterior para fechas similares.
(iii) De suspenderse las elecciones hay que considerar que la única forma valida de hacerlo es mediante la declaración de un Estado de Excepción, que no implica, en ningún caso, la extensión del mandato constitucional, como ocurrió con las suspendidas elecciones originalmente pautadas para febrero, que fueron celebradas, sin extensión de periodo, en marzo.
(iv) No existe ninguna autoridad ni facultad constitucional ni legal, ni se han producido consultas populares cuya decisión permita la extensión del periodo del mandato constitucional a los funcionarios públicos de elección popular, que vende el 16 de agosto.
En consecuencia, proponemos la suspensión de las elecciones de mayo, previa creación de una comisión de los Partidos, la JCE y el Gobierno para arribar a soluciones de consenso, basadas en las informaciones técnico-científicas adecuadas, que nos permitan tomar las mejores decisiones en cuanto a la fecha real en la que se puedan realizar las elecciones, tratando siempre que se cumpla con el mandato Constitucional de traspaso de mando el próximo 16 de agosto.
La propuesta es plenamente conforme con lo que está ocurriendo a nivel internacional: el IFES reporta que 35 estados han pospuesto eventos electivos, entre ellos: Alemania, Austria, Argentina, Armenia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, República Checa, Francia, Irán, Italia, varios estados de Estados Unidos de América (posposición de las primarias) y otros países. Es factor común entre todos ellos la posposición de las elecciones, algunos de manera indefinida y otros para ser celebradas entre los meses de junio a diciembre.
Atendemos, también, la solicitud del Colegio Médico Dominicano, que ha solicitado la cuarentena total durante 14 días, lo que no se ha hecho todavía.

Consideraciones iniciales: razones que determinan la necesidad de ponderar la suspensión de las elecciones
El FOPPPREDOM identifica cuando menos tres aspectos de crucial importancia para definir el escenario actual, a saber:
1. Pandemia Mundial: Se trata de una pandemia mundial, de gran facilidad de contagio, contra la que todavía las grandes potencias mundiales no han logrado, con certeza, encontrar tratamientos efectivos. Se está en fase de investigación sin que al momento exista ni tratamiento específico ni vacuna. Estando ante una carrera mundial para salvar vidas humanas, se espera que el pico de infestación –con las salvedades de rigor– ocurrirá entre los meses de abril y mayo, lo que nos afecta directamente porque precisamente es el período álgido de campaña electoral y la fecha constitucional de elecciones.
2. Imposibilidad de ejercicio del voto en el exterior. Sería imposible pedir a los votantes dominicanos en el exterior que voten en las elecciones: el 82.22% de los dominicanos se encuentra radicado en Estados Unidos (con 338,071 electores, un 67.49%) y en España (donde residen 73,660 electores dominicanos, equivalentes al 14.71% del total de votantes dominicanos en el exterior). Las restricciones de circulación que imperan actualmente en esos países, verdaderos epicentros del foco mundial de la pandemia, impedirían a un total de 589,497 votantes dominicanos registrados en el exterior ejercer su derecho.
Los Estados Unidos de América han solicitado ya a todos los países que tienen votantes registrados residentes en su territorio, que deben utilizar un método diferente a la participación personal, que no será permitida. Se ha sugerido la votación no presencial, vía telemática.
Al respecto, el IFES propone lo que sigue, cita textual:
“Cuando las elecciones no sean viables a corto plazo, se deben considerar cuidadosamente las medidas que garanticen la continuidad de la gobernanza, la protección de las instituciones y los derechos fundamentales de las personas. Cualquier demora debe acordarse sobre la base de una evaluación de riesgos sólida e involucrar hitos establecidos acordados en la división política y basados en evidencia de salud pública” (http://www.electionguide.org/digest/post/17592/)
3. Ampliación del período de cuarentena: Aunque en nuestro caso la cuarentena terminaría en su primera fase el sábado 4 de Abril, resulta que la semana santa inicia el domingo 5 de ese mismo mes. El Gobierno tendría que plantearse la extensión de dicha cuarentena por lo menos hasta el lunes 13 de abril (que de todas formas ya aplica para las escuelas y colegios), evitando así que la movilización masiva de nuestra población durante el asueto derive en la multiplicación de nuevos focos de infección del Covid-19 o el reinicio de la situación calamitosa donde ya hubiere estado bajo control. En todo caso, estas son sólo fechas aproximadas, puesto que nadie puede asegurar que la pandemia remitirá por sí sola en tal o cual plazo.
Los políticos, como todos, tenemos familias, amigos y compañeros que no queremos perder. Nuestro primer deber es para con nuestro pueblo. Así las cosas, resultaría cuando menos insensato insistir en lo imposible.
Los razonamientos previamente expuestos conducen al análisis de las implicaciones del proceso, como sigue:
1. Reuniones presenciales: Para realizar unas elecciones se tienen que realizar múltiples reuniones de la JCE, con los representantes de los Partidos, cosa impensable pedírselo a ellos mismos, acogiéndonos a la cantidad de personas que deben reunirse en un espacio cerrado y que se mantenga el espacio de distanciamiento social para no permitir un posible contagio del covid-19.
Las reuniones presenciales en materia política son imprescindibles, incluyendo fases tales como la realización de manifestaciones, registro de votantes, entrenamientos para trabajadores electorales (aparte de las actividades propias de la JCE que exigen concentración de personal, como el embalaje delos kits de votaciones, de boletas electorales, entre otras. Estas actividades se comentan más ampliamente en lo que sigue).
2. La Semana Santa inicia al otro día de terminar la cuarentena, por lo que sería necesario reflexionan sobre su ampliación;
3. Exponer a los ciudadanos en las filas de los colegios: Exponer a millones de ciudadanos, en un día de elecciones, a infectarse en las filas de los colegios electorales y en el contacto con el personal reponsable de los partidos en los recintos electorales en mayo, sería un acto de irresponsabilidad absoluta de la clase Política y de los miembros de la JCE.
4. Logística organizacional: La logística de organizar unas elecciones nacionales necesita de la utilización de una gran cantidad de personal y del trabajo diario de las 158 juntas municipales. Es obvio entender que eso no se podría realizar tanto por la cuarentena como por el miedo al contagio entre tantos empleados y colaboradores.
5. Capacitación de personal: Para realizar las mismas se necesita capacitar o instruir a miles de persona que serán los miembros que integran los funcionarios y personal de las mesas y los partidos, organizaciones y movimientos políticos deben preparar a los delegados y suplentes que los representarían en dichos colegios electorales
6. Campaña electoral: La manera de hacer campaña en nuestro país es presencial, ya que la búsqueda del voto es un trabajo operativo de convencimiento y confirmación y la sola publicidad no compromete a los electores. En sentido práctico, es una combinación de cercanía organizativa y posicionamiento mercadológico.
7. Captación de votos por parte de los candidatos: Los candidatos deben salir a la calle a buscar sus votos. El 90% de las candidaturas congresuales son plurinominales y en el caso de los diputados son preferenciales. Esto nos plantea la no existencia, en la mayoría de los casos, de un voto partidario. Muy por el contrario, el voto preferencial es un voto personal cuyos candidatos deben captar básicamente construyendo una relación directa candidato-elector, acción imposible de realizar en el plazo de tiempo que quedaría para hacer campaña.
8. El alto costo y financiación de campaña: El costo de campaña realizada solo a través de los mecanismos tradicionales de publicidad y propaganda son altamente costosos (vallas, spots de TV, jingles radiales, redes sociales, etcétera) lo que eleva los costos para los candidatos sobre todos los que no tienen recursos, esto sería inequitativo para los de oposición. A esto le agregamos el poco tiempo que tienen para recaudar fondos que les permita financiar sus actividades de campaña.
9. Vector de contagio: Aunque no podemos establecer todavía las secuelas dejadas de las pasadas elecciones municipales del 15 de marzo, está por comprobarse si el vector de infección principal de la población fueron las mismas. Viendo el nivel creciente de contagios en candidatos electos, funcionarios y políticos todo parece indicar que esta razón es válida.
Propuestas del FOPPPREDOM
Para el conjunto de estos factores tenemos algunas propuestas a poner sobre la mesa y sugerimos que serán bienvenidas otras que puedan exponerse. En definitiva, se entiende que la propuesta de posposición o suspensión de las elecciones procedería siempre bajo un marco muy estricto de componentes ineludibles, entre los que se citan y resumen los siguientes:
Marco general. En cualquier caso, independientemente del momento en que puedan celebrarse las elecciones, las decisiones iniciales dependen del consenso político e interinstitucional, aspecto en el que tanto el Tribunal Superior Electoral como la Junta Central Electoral juegan papel preponderante, dadas sus misiones institucionales constitucionales. Dicho consenso debe producirse en una ventana temporal muy limitada, que no debe agotarse y que no debería superar los 15 días. Hay que construir ahora la posibilidad de hacer las elecciones en el corto plazo. A estos fines, proponemos:
1º Se requiere un acuerdo para que las partes involucradas manifiesten sus posiciones sobre la posposición de las elecciones. La JCE, los Partidos Políticos y el Gobierno deben hacer conciencia y actuar con decisión para que se establezca el necesario consenso a fines de que se tome esa decisión.
2º Al efecto, ha de crearse una Comisión Especial formada por delegados de todas las organizaciones y organismos concernidos, que han de designar representantes oficiales a fines de iniciar el proceso de unificación de criterios, preferiblemente a través de vídeo-conferencias –siempre según el sistema que defina la JCE–.
3º Asimismo, que se acuerde crear una comisión técnica asesora que colabore con las informaciones necesarias para definir la fecha de menor riesgo para la población. En dicha Comisión Técnica sería prudente incluir una representación de la OEA, el IFES y de Participación Ciudadana, junto con la de los representantes de los partidos.
Condiciones sugeridas para la realización asegurada del proceso eleccionario
Acciones de mitigación de impacto sugeridas por el IFES:
• Marcar (con cinta adhesiva en el piso, por ejemplo) y hacer cumplir el distanciamiento social requerido (6 pies) entre los votantes en la fila y durante los procedimientos
• Reorganizar los colegios electorales para mantener la distancia social requerida y permitir suficiente espacio entre los votantes, los trabajadores electorales, los agentes del partido y los observadores durante todos los procedimientos.
• Desarrollar el protocolo de entrada y salida del edificio para evitar que haya una gran cantidad de personas en espacios cerrados.
• Exhiba prominentemente carteles que promuevan el lavado de manos, el distanciamiento social y que recuerden a los ciudadanos que eviten tocarse la cara.
• Exhibir carteles que promuevan la higiene respiratoria / etiqueta para la tos
Sin desmedro de esas actividades, que el FOPPPREDOM comparte, se sugieren las medidas siguientes:
4º Es ineludible disminuir el contacto interpersonal provocado por las labores propias de la campaña electoral.
5º Para mantener las comunicaciones con los centros de votación, con las Juntas Electorales Municipales, con otras autoridades y con los partidos, sería recomendable que la JCE implemente un sistema de vídeo-conferencia, incentivando el registro y participación activa de los principales representantes de partidos.
6º Ante la realidad de que no se debe estar haciendo campaña de la forma tradicional, el gobierno, en acuerdo con el Congreso, debe crear una servidumbre radioeléctrica por el tiempo de campaña. En este sentido, se propone fijar un tiempo límite (tope) por día para colocación de publicidad en TV, radio, prensa escrita y digital, de las candidaturas presidenciales en lo nacional, para las congresuales en los medios locales de provincias, respetando siempre la libertad de expresión y libre empresa a los medios, esto con la finalidad de crear cierto nivel de equidad en la difusión de las campañas y la publicidad.
7º Proveer a los electores y funcionarios de los equipos físicos que garanticen el sufragio sin riesgo.
8º Garantizar, mediante análisis de rigor, que los miembros del colegio electoral y los delegados de partidos están libres del virus.
9º Igualmente, esa medida debe tomarse con los miembros y funcionarios de las Juntas Municipales y los delegados de los Partidos.
10º Implementar todas las medidas posibles para no exponer a los electores ni a los miembros de los colegios electorales. Se sugiere que los colegios sean excepcionalmente disminuidos a 150-200 electores, que voten en horario por edad (por ejemplo, grupos de 20 a 25 electores, compuestos por electores de edades comprendidas entre un grupo de edad definido, de 8 a 10 a.m.).
10º Para la celebración de las elecciones, garantizar locales libres de cualquier contaminación.
12º Asimismo, para ampliar los espacios entre los votantes, disminuyendo la posibilidad de contagio, se requiere ampliar la cantidad de podios de votación, lo que también influye en que se vote con mayor rapidez. Igualmente, se recomienda ampliar el horario de votación por lo menos 2 horas, de 6 am a 6 pm para evitar aglomeración en las filas y para que los ciudadanos voten todo el día con fluidez, sin necesidad de hacer filas que obliguen al contacto físico.
13º Se prohibiría a los Partidos tener personal alguno en las afueras de los recintos. Los ciudadanos, después de votar, deberían marcharse de inmediato a sus casas, sin que se les permita permanecer en las inmediaciones de los centros de votación. La Policía Militar Electoral tendrá la obligación de garantizar el cumplimiento fiel de estas disposiciones.
Medidas sugeridas para apoyar al éxito del proceso
14º Se discutiría sobre una serie de posibilidades que influyan positivamente en el proceso electoral, entre las que podría tomarse en cuenta abrir la posibilidad de nuevas alianzas. Se debe auspiciar que se realice una sola elección, por lo cual se deben abrir nueva vez los plazos de alianza y coaliciones para incentivar a la unificación de propuestas electivas, de manera que existan menos candidaturas, sin menosprecio al respeto de los derechos de los Partidos. Esto debe tratarse como lo es una situación de excepción. Esta medida influye positivamente en la concentración del esfuerzo en la menor cantidad de candidatos.
15º Recomendamos que la JCE, amplíe las medidas que contribuyen a transparentar el proceso electoral.
16º La medida ya asumida de la JCE, en cuanto a la grabación del escrutinio por parte de los Observadores de Escrutinio, tiene que ser implementada y ampliada puesto que no sólo contribuye a transparentar el proceso electoral, sino que también disminuye la necesidad de tener que hacer reconteo en las Juntas Electorales municipales. Todas las grabaciones que se remitan a la JCE y no habría que recontar en caso de que así se solicite, bastaría comprobar con la grabación cómo se produjo el escrutinio.
17º Sugerimos medidas especiales para personas que sufren discapacidad y adultos mayores, a fines de que se les garantice acceso especial aparte para evitar contagio.
18º Por último, dado los inconvenientes de implementación del voto dominicano en el exterior, de casi 600 mil electores, que se estudie la posibilidad de tomar decisiones claras al respecto, dada la imposibilidad material en la que se encuentran los ciudadanos dominicanos en el exterior para ejercer el sufragio, preferiblemente suspendiendo el proceso hasta la fecha en la que sea posible realizarlo.
19º Fecha sugerida para la celebración de las elecciones. A la vista de la evolución de casos y bajo salvedad de que las previsiones de evolución se mantengan dentro de los parámetros anunciados, el FOPPPREDOM sugiere: celebrar las elecciones presidenciales y congresuales el primer domingo de julio, (que contaremos a 12), estableciendo la fecha de la probable segunda vuelta para el último domingo de ese mismo mes (o sea, para el 26 de julio, de ser necesario).
20º En cualquier momento en que las elecciones presidencial y congresual de 2020 sean definitivamente celebradas, entendemos que la Junta Central Electoral tiene el deber de solicitar asesoría a la Organización Mundial de la Salud, a la Organización Panamericana de la Salud, a la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) y del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), a fines de posibilitar las elecciones en tiempos del coronavirus.
Las precedentes sugerencias no son limitativas. Nuestra pretensión fundamental es llamar a un consenso nacional, interinstitucional y plural; siendo la presente muestra formal de nuestra voluntad de contribuir a la paz social y al afianzamiento de la democracia dominicana. Las mismas serán suficientemente ampliadas cuando llegue la ocasión.

Por el Consejo Directivo:

30 de mayo, 2020

Al : Dr. Julio Castaños Guzmán, Presidente y a los Honorables Miembros del Pleno de la Junta Central Electoral (JCE);

Dr. Román Jáquez, Presidente y a los Honorables Magistrados que integran el Tribunal Superior Electoral (TSE)

Atención : Secretarías Generales de la Junta Central Electoral y del Tribunal Superior Electoral

Asunto : Solicitud formal de SUSPENSION DE LAS ELECCIONES y descripción de acciones sugeridas para celebrar las elecciones respetando la Constitución.

Honorables :
El pasado domingo 22 de marzo el Foro Permanente de Partidos Políticos expuso a la nación nuestra convicción institucional en cuanto a la suspensión de las elecciones, preservando la garantía de traspaso de mando en agosto del presente año.
Nuestra propuesta inicial tuvo positivo eco en la opinión pública, resaltando algunos comentaristas de prestigio, como el Lic. Juan Bolívar Díaz, que sin unidad nacional nos acaba el virus y no habrá elecciones por varios meses. Su opinión respecto del tema tratado en esta comunicación pública, es la siguiente, cita textual: “Con el país casi en cuarentena total, no lucen factibles las elecciones programadas para el 17 de mayo, y parece difícil un cambio significativo en las 7 semanas que faltan.”
En el documento que presentamos a seguidas se precisa nuestra propuesta original, exponiendo las razones justificativas y puntuales que, necesariamente y según lo dictan la prudencia y la preservación del orden democrático, deben ponderarse a la hora de plantearse la posibilidad de posponer las elecciones congresuales y presidenciales de mayo. Asimismo, se integran a este documento las sugerencias realizadas por la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES).
Los análisis de contexto y sugerencias operativas realizadas en este documento parten de los criterios siguientes:
(i) La suspensión de las elecciones, de ser aceptada por un acuerdo político ampliado que integre a todas las organizaciones políticas, incluidas el Partido Revolucionario Moderno y Aliados, el Partido de la Liberación Dominicana y aliados y La Fuerza del Pueblo y aliados, En todo caso, no debe superar el 16 de agosto: cualquier solución debe respetar la Constitución, especialmente las relativas al término del período de funciones del Presidente y de los funcionarios públicos, tanto los de elección popular como aquellos que cesan el 16 de agosto.
(ii) Si las elecciones son postergadas, como ocurrió con el proceso electivo municipal, se impone entonces que dicha postergación no supere el periodo comprendido entre los meses de junio y julio. Los Estados Unidos de América celebrarán sus primarias abiertas, suspendidas actualmente, en el período correspondiente a los días 23 de junio a 23 de julio. Por tanto, si celebran procesos electivos en esas fechas, permitirían la elección dominicana en el exterior para fechas similares.
(iii) De suspenderse las elecciones hay que considerar que la única forma valida de hacerlo es mediante la declaración de un Estado de Excepción, que no implica, en ningún caso, la extensión del mandato constitucional, como ocurrió con las suspendidas elecciones originalmente pautadas para febrero, que fueron celebradas, sin extensión de periodo, en marzo.
(iv) No existe ninguna autoridad ni facultad constitucional ni legal, ni se han producido consultas populares cuya decisión permita la extensión del periodo del mandato constitucional a los funcionarios públicos de elección popular, que vende el 16 de agosto.
En consecuencia, proponemos la suspensión de las elecciones de mayo, previa creación de una comisión de los Partidos, la JCE y el Gobierno para arribar a soluciones de consenso, basadas en las informaciones técnico-científicas adecuadas, que nos permitan tomar las mejores decisiones en cuanto a la fecha real en la que se puedan realizar las elecciones, tratando siempre que se cumpla con el mandato Constitucional de traspaso de mando el próximo 16 de agosto.
La propuesta es plenamente conforme con lo que está ocurriendo a nivel internacional: el IFES reporta que 35 estados han pospuesto eventos electivos, entre ellos: Alemania, Austria, Argentina, Armenia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, República Checa, Francia, Irán, Italia, varios estados de Estados Unidos de América (posposición de las primarias) y otros países. Es factor común entre todos ellos la posposición de las elecciones, algunos de manera indefinida y otros para ser celebradas entre los meses de junio a diciembre.
Atendemos, también, la solicitud del Colegio Médico Dominicano, que ha solicitado la cuarentena total durante 14 días, lo que no se ha hecho todavía.

Consideraciones iniciales: razones que determinan la necesidad de ponderar la suspensión de las elecciones
El FOPPPREDOM identifica cuando menos tres aspectos de crucial importancia para definir el escenario actual, a saber:
1. Pandemia Mundial: Se trata de una pandemia mundial, de gran facilidad de contagio, contra la que todavía las grandes potencias mundiales no han logrado, con certeza, encontrar tratamientos efectivos. Se está en fase de investigación sin que al momento exista ni tratamiento específico ni vacuna. Estando ante una carrera mundial para salvar vidas humanas, se espera que el pico de infestación –con las salvedades de rigor– ocurrirá entre los meses de abril y mayo, lo que nos afecta directamente porque precisamente es el período álgido de campaña electoral y la fecha constitucional de elecciones.
2. Imposibilidad de ejercicio del voto en el exterior. Sería imposible pedir a los votantes dominicanos en el exterior que voten en las elecciones: el 82.22% de los dominicanos se encuentra radicado en Estados Unidos (con 338,071 electores, un 67.49%) y en España (donde residen 73,660 electores dominicanos, equivalentes al 14.71% del total de votantes dominicanos en el exterior). Las restricciones de circulación que imperan actualmente en esos países, verdaderos epicentros del foco mundial de la pandemia, impedirían a un total de 589,497 votantes dominicanos registrados en el exterior ejercer su derecho.
Los Estados Unidos de América han solicitado ya a todos los países que tienen votantes registrados residentes en su territorio, que deben utilizar un método diferente a la participación personal, que no será permitida. Se ha sugerido la votación no presencial, vía telemática.
Al respecto, el IFES propone lo que sigue, cita textual:
“Cuando las elecciones no sean viables a corto plazo, se deben considerar cuidadosamente las medidas que garanticen la continuidad de la gobernanza, la protección de las instituciones y los derechos fundamentales de las personas. Cualquier demora debe acordarse sobre la base de una evaluación de riesgos sólida e involucrar hitos establecidos acordados en la división política y basados en evidencia de salud pública” (http://www.electionguide.org/digest/post/17592/)
3. Ampliación del período de cuarentena: Aunque en nuestro caso la cuarentena terminaría en su primera fase el sábado 4 de Abril, resulta que la semana santa inicia el domingo 5 de ese mismo mes. El Gobierno tendría que plantearse la extensión de dicha cuarentena por lo menos hasta el lunes 13 de abril (que de todas formas ya aplica para las escuelas y colegios), evitando así que la movilización masiva de nuestra población durante el asueto derive en la multiplicación de nuevos focos de infección del Covid-19 o el reinicio de la situación calamitosa donde ya hubiere estado bajo control. En todo caso, estas son sólo fechas aproximadas, puesto que nadie puede asegurar que la pandemia remitirá por sí sola en tal o cual plazo.
Los políticos, como todos, tenemos familias, amigos y compañeros que no queremos perder. Nuestro primer deber es para con nuestro pueblo. Así las cosas, resultaría cuando menos insensato insistir en lo imposible.
Los razonamientos previamente expuestos conducen al análisis de las implicaciones del proceso, como sigue:
1. Reuniones presenciales: Para realizar unas elecciones se tienen que realizar múltiples reuniones de la JCE, con los representantes de los Partidos, cosa impensable pedírselo a ellos mismos, acogiéndonos a la cantidad de personas que deben reunirse en un espacio cerrado y que se mantenga el espacio de distanciamiento social para no permitir un posible contagio del covid-19.
Las reuniones presenciales en materia política son imprescindibles, incluyendo fases tales como la realización de manifestaciones, registro de votantes, entrenamientos para trabajadores electorales (aparte de las actividades propias de la JCE que exigen concentración de personal, como el embalaje delos kits de votaciones, de boletas electorales, entre otras. Estas actividades se comentan más ampliamente en lo que sigue).
2. La Semana Santa inicia al otro día de terminar la cuarentena, por lo que sería necesario reflexionan sobre su ampliación;
3. Exponer a los ciudadanos en las filas de los colegios: Exponer a millones de ciudadanos, en un día de elecciones, a infectarse en las filas de los colegios electorales y en el contacto con el personal reponsable de los partidos en los recintos electorales en mayo, sería un acto de irresponsabilidad absoluta de la clase Política y de los miembros de la JCE.
4. Logística organizacional: La logística de organizar unas elecciones nacionales necesita de la utilización de una gran cantidad de personal y del trabajo diario de las 158 juntas municipales. Es obvio entender que eso no se podría realizar tanto por la cuarentena como por el miedo al contagio entre tantos empleados y colaboradores.
5. Capacitación de personal: Para realizar las mismas se necesita capacitar o instruir a miles de persona que serán los miembros que integran los funcionarios y personal de las mesas y los partidos, organizaciones y movimientos políticos deben preparar a los delegados y suplentes que los representarían en dichos colegios electorales
6. Campaña electoral: La manera de hacer campaña en nuestro país es presencial, ya que la búsqueda del voto es un trabajo operativo de convencimiento y confirmación y la sola publicidad no compromete a los electores. En sentido práctico, es una combinación de cercanía organizativa y posicionamiento mercadológico.
7. Captación de votos por parte de los candidatos: Los candidatos deben salir a la calle a buscar sus votos. El 90% de las candidaturas congresuales son plurinominales y en el caso de los diputados son preferenciales. Esto nos plantea la no existencia, en la mayoría de los casos, de un voto partidario. Muy por el contrario, el voto preferencial es un voto personal cuyos candidatos deben captar básicamente construyendo una relación directa candidato-elector, acción imposible de realizar en el plazo de tiempo que quedaría para hacer campaña.
8. El alto costo y financiación de campaña: El costo de campaña realizada solo a través de los mecanismos tradicionales de publicidad y propaganda son altamente costosos (vallas, spots de TV, jingles radiales, redes sociales, etcétera) lo que eleva los costos para los candidatos sobre todos los que no tienen recursos, esto sería inequitativo para los de oposición. A esto le agregamos el poco tiempo que tienen para recaudar fondos que les permita financiar sus actividades de campaña.
9. Vector de contagio: Aunque no podemos establecer todavía las secuelas dejadas de las pasadas elecciones municipales del 15 de marzo, está por comprobarse si el vector de infección principal de la población fueron las mismas. Viendo el nivel creciente de contagios en candidatos electos, funcionarios y políticos todo parece indicar que esta razón es válida.
Propuestas del FOPPPREDOM
Para el conjunto de estos factores tenemos algunas propuestas a poner sobre la mesa y sugerimos que serán bienvenidas otras que puedan exponerse. En definitiva, se entiende que la propuesta de posposición o suspensión de las elecciones procedería siempre bajo un marco muy estricto de componentes ineludibles, entre los que se citan y resumen los siguientes:
Marco general. En cualquier caso, independientemente del momento en que puedan celebrarse las elecciones, las decisiones iniciales dependen del consenso político e interinstitucional, aspecto en el que tanto el Tribunal Superior Electoral como la Junta Central Electoral juegan papel preponderante, dadas sus misiones institucionales constitucionales. Dicho consenso debe producirse en una ventana temporal muy limitada, que no debe agotarse y que no debería superar los 15 días. Hay que construir ahora la posibilidad de hacer las elecciones en el corto plazo. A estos fines, proponemos:
1º Se requiere un acuerdo para que las partes involucradas manifiesten sus posiciones sobre la posposición de las elecciones. La JCE, los Partidos Políticos y el Gobierno deben hacer conciencia y actuar con decisión para que se establezca el necesario consenso a fines de que se tome esa decisión.
2º Al efecto, ha de crearse una Comisión Especial formada por delegados de todas las organizaciones y organismos concernidos, que han de designar representantes oficiales a fines de iniciar el proceso de unificación de criterios, preferiblemente a través de vídeo-conferencias –siempre según el sistema que defina la JCE–.
3º Asimismo, que se acuerde crear una comisión técnica asesora que colabore con las informaciones necesarias para definir la fecha de menor riesgo para la población. En dicha Comisión Técnica sería prudente incluir una representación de la OEA, el IFES y de Participación Ciudadana, junto con la de los representantes de los partidos.
Condiciones sugeridas para la realización asegurada del proceso eleccionario
Acciones de mitigación de impacto sugeridas por el IFES:
• Marcar (con cinta adhesiva en el piso, por ejemplo) y hacer cumplir el distanciamiento social requerido (6 pies) entre los votantes en la fila y durante los procedimientos
• Reorganizar los colegios electorales para mantener la distancia social requerida y permitir suficiente espacio entre los votantes, los trabajadores electorales, los agentes del partido y los observadores durante todos los procedimientos.
• Desarrollar el protocolo de entrada y salida del edificio para evitar que haya una gran cantidad de personas en espacios cerrados.
• Exhiba prominentemente carteles que promuevan el lavado de manos, el distanciamiento social y que recuerden a los ciudadanos que eviten tocarse la cara.
• Exhibir carteles que promuevan la higiene respiratoria / etiqueta para la tos
Sin desmedro de esas actividades, que el FOPPPREDOM comparte, se sugieren las medidas siguientes:
4º Es ineludible disminuir el contacto interpersonal provocado por las labores propias de la campaña electoral.
5º Para mantener las comunicaciones con los centros de votación, con las Juntas Electorales Municipales, con otras autoridades y con los partidos, sería recomendable que la JCE implemente un sistema de vídeo-conferencia, incentivando el registro y participación activa de los principales representantes de partidos.
6º Ante la realidad de que no se debe estar haciendo campaña de la forma tradicional, el gobierno, en acuerdo con el Congreso, debe crear una servidumbre radioeléctrica por el tiempo de campaña. En este sentido, se propone fijar un tiempo límite (tope) por día para colocación de publicidad en TV, radio, prensa escrita y digital, de las candidaturas presidenciales en lo nacional, para las congresuales en los medios locales de provincias, respetando siempre la libertad de expresión y libre empresa a los medios, esto con la finalidad de crear cierto nivel de equidad en la difusión de las campañas y la publicidad.
7º Proveer a los electores y funcionarios de los equipos físicos que garanticen el sufragio sin riesgo.
8º Garantizar, mediante análisis de rigor, que los miembros del colegio electoral y los delegados de partidos están libres del virus.
9º Igualmente, esa medida debe tomarse con los miembros y funcionarios de las Juntas Municipales y los delegados de los Partidos.
10º Implementar todas las medidas posibles para no exponer a los electores ni a los miembros de los colegios electorales. Se sugiere que los colegios sean excepcionalmente disminuidos a 150-200 electores, que voten en horario por edad (por ejemplo, grupos de 20 a 25 electores, compuestos por electores de edades comprendidas entre un grupo de edad definido, de 8 a 10 a.m.).
10º Para la celebración de las elecciones, garantizar locales libres de cualquier contaminación.
12º Asimismo, para ampliar los espacios entre los votantes, disminuyendo la posibilidad de contagio, se requiere ampliar la cantidad de podios de votación, lo que también influye en que se vote con mayor rapidez. Igualmente, se recomienda ampliar el horario de votación por lo menos 2 horas, de 6 am a 6 pm para evitar aglomeración en las filas y para que los ciudadanos voten todo el día con fluidez, sin necesidad de hacer filas que obliguen al contacto físico.
13º Se prohibiría a los Partidos tener personal alguno en las afueras de los recintos. Los ciudadanos, después de votar, deberían marcharse de inmediato a sus casas, sin que se les permita permanecer en las inmediaciones de los centros de votación. La Policía Militar Electoral tendrá la obligación de garantizar el cumplimiento fiel de estas disposiciones.
Medidas sugeridas para apoyar al éxito del proceso
14º Se discutiría sobre una serie de posibilidades que influyan positivamente en el proceso electoral, entre las que podría tomarse en cuenta abrir la posibilidad de nuevas alianzas. Se debe auspiciar que se realice una sola elección, por lo cual se deben abrir nueva vez los plazos de alianza y coaliciones para incentivar a la unificación de propuestas electivas, de manera que existan menos candidaturas, sin menosprecio al respeto de los derechos de los Partidos. Esto debe tratarse como lo es una situación de excepción. Esta medida influye positivamente en la concentración del esfuerzo en la menor cantidad de candidatos.
15º Recomendamos que la JCE, amplíe las medidas que contribuyen a transparentar el proceso electoral.
16º La medida ya asumida de la JCE, en cuanto a la grabación del escrutinio por parte de los Observadores de Escrutinio, tiene que ser implementada y ampliada puesto que no sólo contribuye a transparentar el proceso electoral, sino que también disminuye la necesidad de tener que hacer reconteo en las Juntas Electorales municipales. Todas las grabaciones que se remitan a la JCE y no habría que recontar en caso de que así se solicite, bastaría comprobar con la grabación cómo se produjo el escrutinio.
17º Sugerimos medidas especiales para personas que sufren discapacidad y adultos mayores, a fines de que se les garantice acceso especial aparte para evitar contagio.
18º Por último, dado los inconvenientes de implementación del voto dominicano en el exterior, de casi 600 mil electores, que se estudie la posibilidad de tomar decisiones claras al respecto, dada la imposibilidad material en la que se encuentran los ciudadanos dominicanos en el exterior para ejercer el sufragio, preferiblemente suspendiendo el proceso hasta la fecha en la que sea posible realizarlo.
19º Fecha sugerida para la celebración de las elecciones. A la vista de la evolución de casos y bajo salvedad de que las previsiones de evolución se mantengan dentro de los parámetros anunciados, el FOPPPREDOM sugiere: celebrar las elecciones presidenciales y congresuales el primer domingo de julio, (que contaremos a 12), estableciendo la fecha de la probable segunda vuelta para el último domingo de ese mismo mes (o sea, para el 26 de julio, de ser necesario).
20º En cualquier momento en que las elecciones presidencial y congresual de 2020 sean definitivamente celebradas, entendemos que la Junta Central Electoral tiene el deber de solicitar asesoría a la Organización Mundial de la Salud, a la Organización Panamericana de la Salud, a la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) y del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), a fines de posibilitar las elecciones en tiempos del coronavirus.
Las precedentes sugerencias no son limitativas. Nuestra pretensión fundamental es llamar a un consenso nacional, interinstitucional y plural; siendo la presente muestra formal de nuestra voluntad de contribuir a la paz social y al afianzamiento de la democracia dominicana. Las mismas serán suficientemente ampliadas cuando llegue la ocasión.

Por el Consejo Directivo:

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar