Peloteros a los que la salud les ha doblado el brazo

Por María Hernández sábado 17 de octubre, 2020

Es triste conocer la historia de muchos jóvenes peloteros de la República Dominicana que han tenido que abandonar la carrera de su vida por alguna lesión en una de sus extremidades o en otras partes del cuerpo.

Sin saber que futuro les espera, los niños comienzan a jugar beisbol con mucho tesón y, a veces a temprana edad, tienen que dejar este popular deporte por algún tipo de lesión que les impide continuar con sus entrenamientos.

Las lesiones también se producen, con frecuencia, en peloteros ya firmados y hasta en muchos de Grandes Ligas que dejan a medio camino su carrera porque físicamente ya no tienen las fuerzas suficientes en sus brazos para continuar con el deporte líder de los dominicanos.

Algunos jugadores que no han tenido la oportunidad de estudiar otra carrera resultan doblemente impactados porque el juego era lo único que sabían hacer y para lo que se habían preparado.

Todos los años, hay peloteros que tienen lesiones a largo plazo o que les ponen fin a sus campañas prematuramente. Pero una nueva temporada representa otra oportunidad para demostrar que sí pueden aportar.

Al hace un poco de historia recordemos que Andrew McCutchen de los Filis de Filadelfia el 3 e junio de 2019 tuvo una lesión en su rodilla derecha y le diagnosticaron un desgarre que lo sacó de temporada. La ausencia de este jugador en 2020 fue notable en la parte alta del orden ofensivo.

Mientras, Luis Severino de los Yankees no comenzó la campaña del 2019 por inflamación en el manguito rotador del hombro del lanzador. Luego se recuperó y en la actualidad se encuentra activo.

También, Dellin Betances, de los Mets de Nueva York en la temporada del 2019 se encontraba en la lista de lesionados por un pinzamiento que le afectaba el hombro derecho.

Además, Lance McCullers de los Astros perdió toda la temporada del 2019 mientras se estaba recuperando de una cirugía. McCullers tiene apenas 26 años y no ha alcanzado más de 130.0 innings en una temporada, por lo que aún tiene espacio para crecer y para poder mejorar.

Otros han tenido que detener o terminar sus carreras en el beisbol debido a accidentes de tránsito. En enero del año 2000 el dominicano De Angelo Jiménez, tuvo un accidente de tránsito en el que por poco pierde la vida. “Pude quedar paralítico, incluso yo no podía mover mucho la mano izquierda tuve que hacer mucho ejercicio, la rehabilitación fue difícil, duré como una semana que no podía caminar bien”, manifiesto Jiménez que en 2015 se desempeñó como asistente del coach de bateo de los Tigres del Licey.

Un momento doloroso para los fanáticos dominicanos del beisbol ocurrió en 2017 cuando perdieron la vida en dos accidentes de tránsito simultáneos y en lugares distintos Jordano Ventura, lanzador de Kansas City y Andy Marte ambos con un futuro brillante en ese deporte.

Y cómo olvidar el accidente que casi cuesta la vida al ya retirado jugador de beisbol David Ortíz, en 2019, herido de balas en un todavía confuso incidente.

Los peloteros activos y retirados deben llevar la vida más despacio para que puedan seguir dando lo mejor de sí mismos a su familia y al país.

Por: María Hernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar