Partido Nacional de Honduras: Un ejemplo a seguir para la reunificación del PRSC

Por Gilberto E Valdez martes 18 de abril, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Gilberto E Valdez Gilberto E Valdez

Para enfrentar la actual crisis jurídica y estatutaria que se le avecina al PRSC luego de la evacuación la semana pasada de dos importantes resoluciones del Tribunal Superior Electoral TSE que revierten decisiones tomadas y reglamentaciones establecidas por las autoridades actuales; los dirigentes que tienen fe en ese partido se ven obligados a elegir su ruta al futuro entre dos caminos. El primero es el más usado en la política tradicional y se conoce como el “QUÍTATE TÚ PARA PONERME YO” y el segundo es el intentar lograr algo que luce imposible entre reformistas: la unidad armoniosa entre todos los dirigentes importantes y las distintas tendencias o grupos internos y externos de ese partido.

El “QUÍTATE TU PARA PONERME YO” luce ser el estilo preferido de la cúpula dirigencial del PRSC y es el que se ha estado aplicando en las ultimas asambleas. Sin embargo, por simple matemáticas, si tomamos el nivel de votación que logró el PRSC en las elecciones del 2016 por los esfuerzos realizados por el Ing. Federico “Quique” Antún junto a todos los candidatos a nivel nacional y el equipo técnico que le apoyó y lo sumamos a los que pudo haber conseguido por los esfuerzos adicionales de todos los dirigentes que habían sido expulsados y los que se fueron voluntariamente a formar y apoyar otros partidos; podemos intuir que de seguro se hubiera podido obtener mucho más del 8.9% que acumuló el PRSC en todas las boletas, lo cual le sirvió para desplazar al PRD del tercer lugar. Lamentablemente para el PRSC, en el día de hoy el TSE ha revertido esa decisión de la JCE que les favorecía.

Desde la desaparición física del líder mesiánico de ese partido el Dr. Joaquín Balaguer el partido quedo legado a un grupo de importantes dirigentes nacionales, regionales o sectoriales, pero el tiempo ha demostrado que ninguno contaba con un liderazgo tan fuerte que pudiera aglutinar de manera exitosa al resto. Eso ha traído como consecuencia que cada uno de los jefes de tendencias se encuentran hoy atrincherados defendiendo de guerrilla en guerrilla desde dentro o desde afuera del partido, la cuota de poder que creen tener.

Para entenderlo bien hay que ejemplificarlo como si el PRSC fuera una gran empresa por acciones (CXA), en la cual cada uno de estos líderes dicen tener una gran cantidad de acciones. Lo que siempre ha sido difícil en el PRSC es determinar cuantas acciones al portador realmente tiene en su poder cada sector, pues hace muchos años que no hay confianza entre ellos para organizar procesos democráticos e imparciales de medición y validación a través de primarias, asambleas o plebiscitos; métodos que son los que pueden cuantificar de manera clara la fortaleza y verdadera medida del liderazgo de cada grupo interno del PRSC.

Las competencias internas del PRSC se han ido desprestigiando una tras otra, ya que los que se turnan controlando los procesos de selección son parciales de un equipo y siempre se utilizan todos los trucos y mañas con la intención de destruir, maltratar, disminuir, y hasta expulsar a los opositores, sin reconocerles valor alguno; aun cuando el triunfo de la competencia haya sido por un escaso margen. El estilo de “QUÍTATE TÚ PARA PONERME YO” se basa en la errada concepción del “WINNER TAKES ALL o AL GANADOR LE TOCA TODO.”

Para relanzar el PRSC hay que partir de la base de que todos los dirigentes reformistas, balagueristas y social cristianos son importantes. Minimizar a uno u otro sector es lo que ha desaparecido las esperanzas y expectativas de crecimiento del partido desde la muerte de su líder. Por eso, para poder transformar la crisis jurídica y estatutaria que se les viene encima a partir de esta semana en oportunidad, bien harían las mentes pensantes que existen entre dirigentes de las distintas tendencias a lo interno y externo sentarse juntos a analizar si no es tiempo ya de hacer las cosas de manera diferente para poder obtener los resultados que todos quieren; un PRSC fortalecido y con reales posibilidades de volver al poder.

Estoy plenamente convencido, que la gran mayoría de los dirigentes altos, medios y de base que han estado por años alejados del reformismo y cercanos o militando en otros partidos mayoritarios y minoritarios, una vez que vislumbren una real posibilidad de que exista unidad, armonía, y un manejo democrático interno capaz de brindar oportunidades de crecer en el PRSC; estos volverían a alinear los intereses de cada grupo o sector que representan hacia la meta común de realmente regresar a gobernar el país.

Ahí es que entra el ejemplo del Partido Nacional de Honduras PNH, con 115 años de existencia, uno de los partidos más antiguos de America. Este partido es aliado internacional del PRSC con el cual comparte de cerca membrecías en las organizaciones políticas regionales y mundiales como: la Unión de Partidos Latinoamericanos UPLA y la International Democratic Union, IDU.

El PNH ha logrado elegir 13 presidentes constitucionales en elecciones democráticas, y hoy día se encuentra gobernando el país luego de haber triunfado en las elecciones del 2014. El actual presidente de Honduras Juan Orlando Hernández se encuentra bien posicionado para continuar su gestión si en ese pais logran modificar la constitución para poder presentarse en las próximas elecciones.

En base a las exitosas experiencias del PNH, bastaría con pedirle ayuda para que un Consultor Técnico de ese partido pueda ser enviado al PRSC como una colaboración interpartidaria, para establecer una metodología diáfana de resolución de conflictos y que pueda ese partido servir como mediador en la confrontación que se avecina en el PRSC. Esta colaboración técnica podría trazar las estrategias, y planes para dotar al PRSC de las mismas reglas de juego que a los dirigentes del PNH les han ayudado a mantenerse unidos y haber gobernado a Honduras por un total de 55 años.

Tuve la oportunidad en el año 2009 de trabajar con precandidatos del PNH en las primarias obligatorias, realizadas por el tribunal electoral de ese país, en las cuales se eligen cada 4 años los candidatos electivos, así como todas las autoridades del partido a nivel nacional. Este proceso de unificación mediante democracia interna está fundamentado en los ejes estratégicos detallados a continuación, y para poder lograr esa unidad que hoy luce imposible entre reformistas, tendrían que ponerse de acuerdo en aceptarlos todos los líderes de los distintos sectores, grupos o tendencias internas del PRSC.

Estos ejes son:

1. Los grupos, movimientos, tendencias o sectores internas partidarios son una realidad. Estos existen y se registran oficialmente como Movimientos Internos en la Secretaria Electoral del partido. Cada 4 años estos movimientos cobran vida un año antes de las elecciones y pueden presentar candidatos a cargos electivos y a cargos de dirección del partido a nivel nacional. Eligen colores y lemas. Hacen campaña electoral y compiten democráticamente en primarias internas celebradas simultáneamente a nivel nacional en un mismo día.

2. Estas primarias internas son organizadas y dirigidas con profesionalidad e imparcialidad por la Junta Central Electoral con parte de los propios fondos que se asignan a los partidos o sea sin mayores costos de los actuales para el estado y sin erogaciones de los partidos que simplemente terminarían recibiendo menos recursos cada mes. Con esa partida retenida la JCE se asegura de inyectar a todos los partidos del país de manera obligatoria la democracia interna que carecen y necesitan.

3. Los que compiten para candidatos no pueden presentarse como directivos del partido y de igual manera los que se inscriben como candidatos a directivos no pueden a la vez ser candidatos electivos. No hay premios de consolación, el que pierde como candidato no puede ya ocupar una posición alterna como dirigente, pues todas son electas el mismo día.

4. Para la distribución de cargos en las directivas partidarias se establece y se aplica el sistema de proporcionalidad para asegurar que ningún grupo obtenga una directiva completa o sea el control de un organismo. Las posiciones, cuando son más de una, se entrelazan entre todos los movimientos participantes en base a los porcentajes de voto obtenido por cada uno de ellos, o sea en base a los resultados. En la práctica, el movimiento que obtiene el 51% de los votos le toca el 51% de los cargos y el que obtiene el 30% de los votos le toca ese mismo porcentaje de cargos, y así sigue la distribución respectivamente. Este sistema garantiza una relación “WIN/WIN” o “GANAR/GANAR” entre todos los participantes.

Los líderes del PRSC están obligados a considerar el gran empuje que le daría aplicar un sistema similar al propuesto para recuperar la confianza de la sociedad civil dominicana, la cual está tirada en las calles reclamando precisamente este tipo de transparencia de sus políticos y del sistema completo de partido dominicanos. Si el PRSC utiliza esta metodología se estaría adelantando a la aprobación de Ley de Partidos en discusión y demostrando realmente cual camino quieren trillar hacia su futuro.

En muy pocos días la sociedad civil podrá evaluar a través de los medios de comunicación, cual camino finalmente decidieron tomar los líderes del PRSC. Quizás se imponga el fanatismo de voces radicales que en defensa de intereses personales piden confrontación y destrucción mutua, pero también pudiera ser que se prevalezca el amor al Partido, la institucionalidad y la sensatez de tomar el único camino que los puede llevar de nuevo al poder.

 

Comenta