Paremos la migración haitiana

Por Jose Guerrero miércoles 12 de julio, 2017

A pesar de que nuestro ministro de Defensa, teniente general Rubén Paulino Sem, asegura que la frontera está controlada, la situación que vive el país en la actualidad con respecto a la excesiva migración de extranjeros, en su mayoría de ilegales haitianos, demuestra todo lo contrario.

Las declaraciones del alto jefe militar me dan la impresión de que el no esta bien documentado de la situación en la que vive el país con la masiva invasión de extranjeros, sobre todos de los inmigrantes ilegales de nacionalidad haitiana, los cuales sobrepasan con creces los tres millones de habitantes.

  Por eso es que el teniente general  Paulino Sem sostiene que “las autoridades dominicanas han impedido el ingreso al país de 140,775 haitianos tratando de cruzar la frontera equivalente a 777 diarios”, lo cual ni el mismo se lo cree.

Como se puede probar esto?.  Ahora mismo, yo lo invito a que transitemos por todo el litoral del país, para que me señale una sola provincia o región en donde no residan más del 40 por ciento de estos ilegales extranjeros.

La invasión pacifica de que está siendo objeto en los actuales momentos la Republica Dominicana, por parte de los haitianos, ocupa nuestro territorio masivamente en su totalidad. No existe una provincia o comunidad que no esté habitada por más de un 40 por ciento de estos y otros extranjeros que han cruzado la frontera de manera ilegal. Esto está sembrando el hambre y la desolación de nuestros pueblo.

Para que vea lo grave y complicada que resulta la situación y que estas denuncias no provienen de sectores de la oposición única y exclusivamente, sino de dirigentes pele deístas y líderes revolucionarios tradicionales de todo el país, que vemos y sentimos que nuestra soberanía e independencia está en peligro, basta leer un titular de prensa “Alcaldía saca haitianos de plazas de Santiago.

Alega “ que Abel Martínez, compañero nuestro y un nacionalista autentico, de que en Santiago existan cientos de miles de haitianos, la mayoría  ilegales, que incursionan  en la construcción y desplazan a dominicanos de esa y otras áreas”.

Lo mismo sucede en las restantes provincias del país, bajo la mirada indiferentes de las autoridades la migración, las cuales no hacen absolutamente nada para solucionar esta penosa y vergonzosa situación.

Sino pregúntele al presidente Donald Trun, de Los Estados Unidos, porque es que insiste en la construcción de un muro en sus fronteras con México. Porque Venezuela y Colombia cuidan tanto sus fronteras, así como otras regiones de américa y el mundo.

Los haitianos con su actitud invasora han pisoteado nuestra bandera y nuestra independencia, como una burla para demostrar que le tenemos miedo; que no somos nada y que en el país no existen leyes ni poder que los enfrente con suficiente responsabilidad, dignidad y coraje.

Tenemos que evitar que los dominicanos continúen siendo desplazados de su mano de obra, de los espacios públicos, de los hospitales, de las zonas turísticas, en una competencia desleal sin precedentes en toda la historia republicana, para lo cual hay leyes que no se aplican y autoridades que no las hacen cumplir.

El motor, vehículo liviano, de carga, que sea sorprendido transportando ilegales en nuestras fronteras será retenido y multado por las autoridades. El soldado o autoridades que sean sorprendido recibiendo sobornos; cancelado y sometido a la acción de la justicia.

 El Gobierno tiene que tomar controles mucho más estrictos y efectivos sobre el tema de la migración haitiana, ya que urge de inmediato que nuestras autoridades asuman con suficiente seriedad y responsabilidad su trabajo para detener la peligrosa  estampida de estos extranjeros, que impulsados por las grandes potencias se creen dueños absolutos de la Republica Dominicana.

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar