Pareció una masacre

Por Luis Brito jueves 25 de octubre, 2018

Es inaceptable lo sucedido la madrugada de este jueves con la intervención de unidades de la Dirección Nacional de Control de Drogas en el barrio Capotillo, de la capital.

Dos personas muertas, a todas luces inocentes, y varios heridos, como consecuencia de un comportamiento feroz y furioso por parte de los agentes anti drogas que actuaron allí.

Los testimonios que recogió la prensa dejan casi todo claro de lo ocurrido. Pareció una masacre, solo que varios, milagrosamente, salvaron la vida.

Es un hecho que debe mover a cambios profundos en el accionar de nuestros organismos represivos, de lo contrario, van a aniquilar a mucha gente.

Esto va compilando estadísticas que luego les sirven a los organismos internacionales para señalar a República Dominicana como país violador de los derechos humanos, y luego el Gobierno quiere inútilmente negar la acusación. Y resulta imposible negar la verdad.

Lo que vimos ayer fue una DNCD que improvisa, que le falta profesionalidad, que tiene ausencia de entrenamiento, y carencia de tácticas militares o policiales.

Pero sí le sobran, y eso quedó evidenciado, mucha soberbia, belicosidad, exceso y exabrupto.

Solo la cólera y la furia, combinada con el desprecio a la vida humana, explica la masacre cometida contra vendedores en el principal mercado de la capital.

No hace falta analizarlo más: La DNCD está muy lejos de combatir eficazmente el narcotráfico, que es la otra tragedia de la humanidad.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar