Paralelismo político de Paraguay y RD

Por Jesús M. Guerrero martes 1 de octubre, 2019

“Todos los hombres se parecen por sus palabras; solamente las obras evidencian que no son iguales.” Moliére

En Paraguay para las elecciones presidenciales del año 2018 resultó electo el candidato del partido colorado, Mario Abdo Benítez al vencer a Efraín Alegre del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), pero su camino a la presidencia no fue fácil desde el primer momento que inició el tortuoso camino a lo interno de su partido, primero tuvo que derrotar al Presidente de turno Horacio Cartes, que trató por todos medios que el quehacer político permite y transgrede toda norma institucional para lograr habilitar su repostulación, Cartes fue elegido para el mandato 2013-2018 y logró que 25 senadores aprobaran el proyecto de enmienda constitucional para habilitar la reelección en Paraguay, producto de esto la nación suramericana fue escenario de protestas e inestabilidad política.

Es prudente resaltar que la Constitución de Paraguay prohíbe la reelección desde el año 1992, luego de la caída de la dictadura militar de Alfredo Stroessner, comprendida desde el año 1954 al 1989. Las pretensiones reeleccionistas de Cartes no fueron las primeras; en agosto de 2016, el Parlamento paraguayo rechazó una propuesta similar de reelección y se establecieron normas en el Congreso estableciendo que el tema no podía volverse a tratar hasta después de un año. Sin embargo, aquella última semana de marzo del 2018, los legisladores del Partido Colorado lograron modificar el reglamento y llevar la iniciativa al Senado, para su aprobación. Aunque curiosamente al llegar al solio presidencial en el 2013, Horacio Cartes afirmó no estar interesado en reelegirse y 5 años después faltó a su palabra empeñada.

Todo esto desencadenó inestabilidad política y protestas frente al Congreso paraguayo e incluso, los militantes del partido oficialista realizaron pronunciamientos contra los aprestos reeleccionistas, como el presidente del partido colorado, Pedro Alliana, aseguró en una entrevista tras el anuncio de Horacio Cartes que “como colorado y como cartista, no tiene sentido seguir con la enmienda.”, afirmó  lo siguiente: “El presidente tomó esta decisión por la crispación que se estaba dando y porque le impedía continuar con su trabajo.”

La violación a la Carta Magna provocó el estallido de la crisis llamada “marzo paraguayo de Cartes”, producto de la crisis Cartes renunció a la presidencia el 28 de mayo de 2018 para asumir una senaduría y no hubo acuerdo, se vio forzado a concluir su mandato presidencial. Al estar imposibilitado para optar por otro mandato consecutivo, eligió a su Ministro de Hacienda, Santiago Peña quien se inscribió en el partido colorado el 29 de octubre de 2016 y antes militaba en el PLRA para ingresar a la administración de Cartes, alguien sin vida política en el Partido Colorado fue apoyado por el gobierno para enfrentar en la convención del partido colorado de Paraguay a Mario Abdo Benítez y la militancia colorada castigo a Horacio Cartes votando contra su títere. Cualquier parecido con la situación política de nuestra media isla, es pura coincidencia.

No importó que todo el aparato estatal respaldara las aspiraciones de Santiago Peña por orden del Presidente Cartes, las bases del partido colorado respaldaron a Mario Abdo Benítez con el 51% de los votos ante un 43 del candidato elegido por el Presidente, todo el rechazo provocado por la intentona reeleccionista y demás escándalos del gobierno convirtieron la principal ventaja de Santiago Peña en su peor desventaja. Luego de la crisis desatada por las ambiciones reeleccionistas de Cartes, Mario Adbo Benítez obtuvo la candidatura y enfrentó al candidato del partido opositor, Efraín Alegre que también enfrentó las maniobras reeleccionistas y resultó derrotado en las elecciones generales frente a Mario Abdo Benítez en las elecciones del 2018.

Todos en República Dominicana, sabemos la inestabilidad desatada por los anhelos reeleccionistas de un grupo enquistado en el poder que provocó que el 70% del país rechazara otra reforma constitucional que hubiese sido la segunda en menos cuatro años. Desde las protestas frente al Congreso y la oposición del Presidente del partido oficialista ante este retroceso institucional.

Cito un fragmento del análisis de Alfredo Negrete, El endoso en política: “Si es una estrategia para el futuro se tratará de endosar a un partido, para no afectar su prolongación histórica como se demuestra en Argentina, como en México; pero, algunos analistas consideran que en el clímax de su poder los líderes máximos, en su obnubilación o celo, prefieren a un movimiento que carece de estructuras y más proclives a la incondicionalidad.”

Vemos un invento de último minuto con una vida política relativamente corta, como es el delfín que ya no asfalta que no llega al 40% de las preferencias a lo interno del PLD, en ninguna encuesta de prestigio y en las que siempre han sido asociadas al Presidente de turno solo publican un empate técnico. Tratando penosamente de jugar con la percepción, cosa imposible ante la coyuntura actual.

Tal parece que cuando un pueblo le dice no a uno, también es no al otro. Sin importar que sea delfín, Ministro o lo que fuere. Como fueron fustigados Horacio Cartes y Santiago Peña por las bases coloradas de Paraguay, será vapuleado el delfín que ya no asfalta este próximo domingo por las bases moradas.

Concluyo con la siguiente frase de Víctor Hugo, cito: “Es una cosa bastante repugnante el éxito. Su falsa semejanza con el mérito engaña a los hombres.”

Por; Jesús M. Guerrero

Anuncios

Comenta