¿Paralelismo caso Odebrecht en la argentina y Rep. Dominicana?

Por Humberto Salazar Martes 13 de Junio, 2017

A medida que surgen las informaciones que va entregando Odebrecht en América Latina, podemos ir atando cabos del porque nombres tan disímiles, en fechas tan diversas y de diferentes partidos políticos, son los de las personas que han sido imputadas en la República Dominicana.

Uno de los países donde el escándalo va tomando proporciones gigantescas, a partir de revelaciones periodísticas no desmentidas, es la Argentina, donde en la confesión que realizó la compañía brasileña a la justicia norteamericana se habla de sobornos a funcionarios públicos por un monto de 35 millones de dólares.

Sin embargo la cifra real que manejan las autoridades judiciales de ese país, se dice que entregadas tanto por la justicia brasileña como por los fiscales de Estados Unidos, sobrepasa con mucho los 100 millones de dólares, que han sido localizados por las transferencias que hicieron a través del sistema bancario de ese país.

Si las conducta de las autoridades judiciales de estas dos naciones, es la misma para todos los países mencionados en la confesión publicada en el mes de diciembre y para nada dudamos que se mida a todo el mundo con la misma vara, entonces podríamos inferir de estas informaciones lo que puede haber sucedido con el expediente en República Dominicana.

Existe una decisión de los Estados Unidos y su Departamento de Justicia de entregar todas las informaciones, muy especialmente los nombres y trasiegos financieros de las personas que fueron mencionados por Odebrecht en las denominadas delaciones premiadas, y la dureza de las medidas de coerción que se dictaron en nuestro país están fundamentadas en informaciones que todavía no se han dado a conocer públicamente.

Es decir, cuando el Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, visitó a su par Jeff Sessions en el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, le deben haber entregado la lista y las pruebas para someter a la justicia a los implicados en el expediente de los sobornos, y por eso es que dice de manera tan firme en su rueda de prensa: ¨están todos los que son y son todos los están¨.

Según el periódico Clarín de Buenos Aires, a la Argentina llegó una lista con el membrete del Departamento de Justicia norteamericano, que incluye una cantidad de nombres de ex funcionarios públicos, banqueros y empresarios; donde se detallan las confesiones de los ejecutivos de Odebrecht a la justicia de ese país, todo firmado y sellado de modo oficial.

¿Existe lo mismo en República Dominicana?, pues por el nivel político y la nombradía de la mayoría de las personas que han sido sometidas a la justicia por este tema, son muy altas las probabilidades de que las informaciones y detalles de transacciones económicas, movimientos de cuentas en el exterior e investigación de bienes muebles e inmuebles y acusaciones, hayan sido realizadas por los norteamericanos y entregado el expediente completo a la PGR.

Sería muy difícil para cualquier gobierno en un país pequeño como el nuestro, sustraerse a la responsabilidad de asumir de forma directa el enjuiciamiento de dirigentes políticos y empresarios, algunos muy poderosos, cuando el poder de los Estados Unidos entregó las pruebas necesarias para enjuiciar a los supuestos culpables de haber recibido sobornos a partir de evidencias que entregaron los mismos norteamericanos.

Si esto es así, entonces lo que vimos en el juicio televisado de la semana pasada, solo es la superficie de acusaciones que tendrán que ser debatidas en la fase intermedia del proceso, que es donde se juzgan las pruebas entregadas a la justicia, y que será algo mucho mas serio que las simplezas que vimos manejar de parte de los fiscales enviados por la PGR a sostener las acusaciones, algunas de ellas que rozan la ridiculez.

Según relata el diario argentino, los llamados ¨Papeles de Odebrecht¨ describen el siguiente esquema usado para el pago de los sobornos. ¨después de mencionar el nombre del delator premiado, se dice que ¨declara¨ que ¨entregó¨ sobornos o pagos a determinado funcionario…y de inmediato se detalla que eso se ¨vehiculizó¨ a través de una ¨transacción¨, identificada con ¨número¨ también ¨banco¨, ¨sucursal¨ y ¨día¨ en que se realizó la operación.
También se identifica al sobornado en el caso de que se haya usado una empresa pantalla¨.

Una parte importante de los recursos entregados a los sobornados, fuero a parar a bancos norteamericanos o pasaron a través de transferencias por bancos de ese país, por lo que caerían dentro de la categoría de lavado de activos, las cuentas han sido ¨congeladas¨ y sus dueños identificados.

Quizás haciendo el paralelismo entre lo que se relata en el país sudamericano, el fiscal general de ese país también visitó la sede del Departamento de Justicia estadounidense en busca de información oficial, esto nos ayude a entender el porque la dureza de las medidas de coerción a que han sido sometidos los acusados dominicanos, ya que las acusaciones están soportadas por una cacería internacional de cuentas y transferencias a nivel bancario de todos los que han sido mencionados por los delatores brasileños.

Tendrán que buscar muchas justificaciones para explicar la existencia de valores que no se expliquen por si solos, riquezas que aun no habrían salido a la luz pública, bienes que podrían estar ocultos para las autoridades nacionales, pero que pudieron haber sido descubiertos por los especialistas del Buró Federal de Investigaciones (FBI) a la sola mención de un nombre por parte los que están dando informaciones en Brasil.

Es cierto que en la República Dominicana vamos un poco mas avanzados en cuanto a las detenciones por este caso y que los nombres son tan sonoros que a todos nos han sorprendido la mayoría de ellos, solo que estamos un poco atrasados en relación a las informaciones que no se han dado a conocer que podrían implicar de forma muy seria a los encartados en el caso Odebrecht, lo que si parece ser una verdad es que los que son y están, han sido señalados en Brasil y los Estados Unidos.

El caso está aparentemente soportado por pruebas traídas desde el exterior que saldrán a relucir en el juicio preliminar en los próximos meses, ahí se constatará la verdad o mentira de lo que ha dicho cada quien, y también quedará claro que ni el gobierno mas poderoso podía evitar que las acusaciones derivadas de investigaciones criminales realizadas y entregadas por acusadores norteamericanos alcanzaran absolutamente a todos los mencionados.