Parafernalia, encuestas y paneles

Por Francisco Rafael Guzmán

La planificación es importante en todo lo que se proyecta hacer y en lo que se hace. En resumidas cuentas, planificar implica programar lo que se va a hacer, ejecutar lo que debe hacerse y evaluar lo que se ha hecho. En las elecciones, los candidatos muchas veces no planifican bien lo que van a hacer o lo que planifican y lo que hacen en el momento que lo hacen no le permite ser favorecidos con el voto mayoritario de la población votante, pero otras veces sí. Es importante, aunque no determinante, el historial de un candidato para ganar o perder unas elecciones; verbigracia: cuando Bosch ganó las elecciones de 1962, no solamente por su consigna de borrón y cuenta nueva, si no que gran parte de los votantes se entera de que fue un hombre que había vivido exiliado.

De no haber pesado ambas cosas no hubiese sorprendido con su triunfo, porque el partido Unión Cívica Nacional (UCN) hubiese ganado, aunque los errores cometidos por su candidato el Dr. Viriato Alberto Fiallo (médico proveniente una familia de la otrora incipiente aristocracia) también pudieron haber favorecido a Bosch, había tenido una gran aceptación y también la tuvo el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, el que en un principio fue su aliado, porque la UCN prometió no convertirse en lo que se convirtió después, o sea, un partido político.

Según el Secretario General del Movimiento Revolucionario 14 de Junio  Ing. Leandro Guzmán Rodríguez esa organización  llegó tener hacia mediados de 1963 unos 300,000 afiliados, para aquella época eso era mucho. En realidad se esperaba que la UCN ganara las elecciones. Sin embargo, ganó el Partido Revolucionario Dominicano, con la candidatura de Juan Emilio Bosch Gavino. Es decir, que lo que se hace y la programación de lo que se proyecta hacer, ya sea para la campaña y durante la campaña y para luego del triunfo en el gobierno o en la gobernanza. Pero vamos sobre el tema de las encuestas, sondeos o estudios de las preferencias. Las encuestas o los paneles, lo que pueden ser en el mejor de los casos, es una aproximación a lo que está pasando en la población potencialmente votante.

En el uso de las nomenclaturas de la metodología muchos las usan de manera ambigua, pues la encuesta es un estudio que se realiza una sola vez, mientras que el panel es un estudio que se repite en el tiempo para saber si varían en el decurso las preferencias u opiniones de la población del estudio, aunque se aplique el mismo instrumento de recolección de los datos: Cuestionario o Lista, en cualquiera de los dos. El tamaño de la muestra y el criterio de aleatoriedad al seleccionar es importante, para obtener los resultados que se aproximen a lo que está pasando en las preferencias de los electores.

Es bueno la selección de un equipo honesto en la recolección de los datos, para que se aproximen a lo que pasa, lo que no es tan fácil siempre asegurarse; en mi experiencia de encuestas en que he participé como encuestador y como supervisor recuerdo de dos casos: uno ocurrió hace casi 40 años, en un panel pagado por una entidad internacional, en la que participé con un grupo de estudiantes de INTEC, estos llenaban algunos de los formularios sin entrevistar a nadie, para cobrar con menos esfuerzos, se indispusieron conmigo para seguir invitándome a trabajar con ellos, porque yo cobraba por los formularios que llenaba haciéndole entrevistas a las personas del lugar visitado; en 1990, en una encuesta que pagó el PLD a través de otra entidad que realizó el estudio, se me encargó de supervisor y pude darme cuenta de que algunos estudiantes de la UASD que trabajaban como encuestadores estaban sesgando los resultados porque entraba a encuestar hasta en casas que no les correspondía visitar, incluyendo una casa que era un local del Partido Reformista. Era un muestreo por cuota. Yo tuve que renunciar, porque los encuestadores que tenían simpatía por Balaguer creían que yo no le iba a vigilar y que podían alterar los resultados, las expectativas eran que el PLD barriera en Villa Altagracia, que era uno de los lugares en que yo supervisaba a los encuestadores.

Ahora bien, la parafernalia, el mucho uso de recursos financieros en una campaña puede indicar que un candidato está bien posicionado, o bien, puede posicionar bien a un candidato, pero no necesariamente. Hace muchos meses, en medio de la actual pandemia, caminaba mucho a pie por la calle José Contreras camino a un restaurant vegetariano y pasaba por el frente del local del candidato Edytrudis Beltrand, lo que no dejó de impresionarme porque entendí que para tener un local así y tener vigilantes de ese local hay que tener suficientes recursos. Llegue a pensar que Edytrudis podía ganar las elecciones a la rectoría en la UASD; hoy día sin embargo, pese a que  se ha publicado un estudio que le da casi un 60%, no soy categórico. Los sondeos o estudios pueden ser manejados y pueden ser fácil manejar.

En 1994, a mí no me caben dudas de que Peña Gómez ganaba en buena lid las elecciones al igual que Bosch las de 1990, pero vi un  sondeo televisado donde reporteros de televisión se ponían a entrevistar jóvenes frente a un local del PRD, dichos jóvenes tenían gorras con emblemas del PRD. Yo no creo que Edytrudis tenga una preferencia tan alta, quien escribe no vota y no es profesor activo,  pero lo que pasaba hasta hace poco es que el candidato que le adversa Jorge Asjana David no estaba campaña. Ahora Asjana acaba de entrar en su campaña electoral con miras a ser elegido rector.

En el momento actual  hay un empate técnico o Asjana está por encima de Edytrudis, según mi opinión. Podría pensarse que Edytrudis tiene personas que forman parte de su equipo que le suman muchos votos, pero yo no lo veo así. El profesor Rafael Nino Félix es un profesor muy estimado por profesores por algunos profesores de prestigio, pero hizo muy mal papel en las elecciones pasadas, al tener muy pocos votos, por no hacer campaña,   al igual que el amigo Faustino Collado.

Doña Emma sí que fue una mujer que llegó a la rectoría por sus esfuerzos propios, pese a que fue aliada de un fenecido rector cuya gestión puede ser muy cuestionada, porque su gestión trajo desorden institucional y la democracia se deterioró más de lo que estaba hasta ese momento. Yo creo que  Asjana le puede pasar algo parecido que a lo ocurrido Donu Emma que supo formar su equipo y sin llevarse mucho de recetas de pasadas autoridades, porque él parece que tiene luz propia y  tiene un buen equipo con el que estará consensuando. Ahora bien, La Universidad requiere de democracia, sea quien sea el rector, requiere de la participación plena de los miembros del Consejo Universitario en la toma de decisiones.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar