Panorama del Teatro Dominicano en Nueva York (parte 2)

Por Enmanuel Peralta miércoles 17 de julio, 2019

Disertaciones

Nos detenemos en esta disertación para hacer algunas aclaraciones importantes, así, algunos amigos del teatro comprendan mejor los presupuestos de dónde partimos.  He encontrado algunas razones válidas para hacerlo. Y es que, hay una ola de mistificación del teatro, que no solo hace torpe al hacedor de teatro, también a aquellos que lo consumen.

El teatro mitificado y mistificado hispanoamericano es una de las razones por la cual los estudiosos extranjeros, muchos con pretensiones dañinas, ven nuestro teatro como un Folklore, unas tradiciones místicas como los indios de las praderas. Porque el teatro hispanoamericano no ha encontrado un Aristóteles contemporáneo que aclare las ideas del arte dramática frente a la realidad (aunque hay algunos que están haciendo un increíble esfuerzo por el teatro como el dramaturgo y teatrólogo Pedro Monge Rafuls). Sin embargo, los “conceptos” o pseudoconceptos del teatro son dados en un noventa por ciento mediante la débil y subjetiva mentalidad  esteta de los mismos artistas, y esto provoca  que se diga lo que afirmó Aristóteles: “Los poetas son unos mentirosos” [1].  Y ni mencionemos lo que dijo Platón de los  poetas!

Uso el  sistema  Materialismo Filosófico de Gustavo Bueno [2] por tanto se trata de seguir un pensamiento materialista que reúne conceptos de muchas otros sistemas y  presupuestos: Marx, por lo tanto, de Feuerbach,  Hegel,  Santo Tomás.  Espero que el sentido común nos lleve a entender que no podemos ampliar aclaraciones por un periódico, así que apelamos a su capacidad de ampliarse estos conceptos.

Empiezo, los pseudos conceptos, teatro experimental y  teatro  comunitario, son desajustes terminológicos de la finalidad de ciertos grupos, y evidentemente, como demostraré,  el teatro “profesional” es un homónimo del teatro hecho a partir de una producción formal en sentido económico.  Por lo tanto la idea de profesional se entiende por la capacitación del trabajo, la cual, exige una remuneración económica. Y ese es todo el teatro. Con la diferencia de que “otro tipo” de teatro es simplemente remunerado, con otro trabajo fuera del teatro, pero en si, cada agente del teatro necesita subsistir, por lo tanto,  teatro profesional es el que se plantea la supervivencia de los individuos hacedores de teatro por el comercio del mismo  producto teatral.

Este tipo de clasificaciones, en el cual perdemos tiempo, son  términos de tipo psicologistas, metafísicos y a veces ridículos, innecesariamente. Prender hacer “experimentos” teatrales (teatro experimental) con el término robado de las ciencias duras, es intelectualmente deshonesto, es necesario estudiar el criticismo epistemológico de las ciencias de Karl Popper[3].

De no ser como fenómeno sociológico, es Imposible que el teatro logre un experimento en términos científicos duros, si difícil es plantearse una tarea  de teatro experimental  para un científico, que tan disparatados resultan los “experimentos” por un director esteta. Planteárselo es ridículo, para una mente enteramente en su cabalidad.

Lo del teatro Comunitario, desde el Espacio Antropológico de Bueno[4] es una clasificación menos atinada aún, es refutada por su propio enunciado redundante. Todo teatro es comunitario, el teatro no puede darse en la selva, necesita específicamente de la polis(ciudad) por el Espacio Antropológico  común en sus tres ejes: Circular, Radial y Angular. Es un relación de partes y de individuos que intercambian continuamente, el teatro fuera de relación entre individuos(eje circular) es imposible entenderlo..

La Esencia del Teatro

Consiste, su esencia, materialista pura en “estar en escena”[5] y en su componente básico para entender la plenitud de su esencia  por su  fin: “La representación de una HISTORIA dramática”, cuyo arquitecto es el dramaturgo, quien crea las bases-ideas literarias que sirven de interpretación  para la “Representación” por medio y únicamente del TRABAJO de un grupo de agentes del teatro (actores, directores, técnicos, productores…) para llegar a lo que determinamos arriba “estar en escena”.

Este “estar en escena” requiere, estrictamente del trabajo humano, y valga decir de su tiempo, cuyo costo es el valor total de su existencia, por lo cual usa su fuerza de trabajo, para darle valor de cambio al “estar en escena”. El valor de cambio de dicho producto del trabajo Humano, debe ser intercambiable por una audiencia dispuesta a renunciar a un bien/dinero para entregarlo a cambio de ver el espectáculo de “estar en escena”.

El axioma de Marx, de que, si el trabajo realizado no es mercancía intercambiable con otro valor, es simplemente trabajo acumulado[6], y por lo tanto no tiene una función social e industrial. Es sólo, y únicamente el trabajo humano que transforma la dramaturgia-trasladamos el concepto de materia prima, aunque en discusión, a la literatura dramática- en “Estar en Escena” cuyo valor agregado del trabajo es la “Representación de una HISTORIA dramática”. Con el uso de determinado espacio adecuado (tierra).

Esto implica una íntima relación con el mercado. El teatro sin los elementos de producción industrial (o empresa) es simplemente FOLKLORE. Costumbres “mágicas” hecha por la fauna observándose a sí misma. Se necesita la idea de empresa que plantee una análoga “lucha de clases” del  materialismo histórico [7] en el terreno de la supervivencia. Esto lo comprende hasta el más vulgar artesano, tomando la idea dibujada de jarrón, transforma con su trabajo el barro, cuyo producto final, el jarrón, adquiere plusvalía/más valor, y luego la coloca en el mercado a cambio de un valor superior al costo. Si el artesano solo acumula jarrones, y no interviene en el proceso de intercambio social, su trabajo solo es acumulación de trabajo y más trabajo, no es mercancía. Pero los artesanos no son tan dementes para solo  acumular trabajo, la sabiduría que proporciona la LUCHA por la supervivencia [9] de cada día lleva al artesano a entender que tiene que negociar sus jarrones. Esto no lo entienden muy bien algunos estetas del teatro, pretender trabajar para ver “la magia”, mientras que hacen doble trabajo, el del teatro que “aman”, y el de sobrevivir que “odian”. Ejemplo de los grandes que siempre se plantearon el asunto del arte por su plusvalía y lograron establecerse, como  lo fue Da Vinci, Shakespeare, Lope de Vega, etc… Esto eran artistas, pero no dementes.

El auge económico del séptimo arte, el cine, no lo ha tenido jamás por ser un arte predilecta de los hombres, más bien  por su preocupación por el octavo arte: hacer dinero.  Se tomaron desde sus inicios muy en serio su estructura industrializada (y no tenían de otra), y la bohemia artística pasó a hacer un asunto personal, y no como un elemento de “la magia” y el arrebato para inspirarse en sus creaciones.  Miremos la crisis de poetas, que se tomaron muy en serio la bohemia, y no se percataron que la competitividad de la realidad venía a acabarlos a todos, a reducirlos a arqueología. Pensar solo como poetas es un delirio mental, con razón Platón lo expulsa, y parafraseo-: “los recibimos, con aplausos y guirnaldas, pero al atardecer lo acompañamos con los mismos aplausos a la puerta de la ciudad. Aquí necesitados soldados útiles a la polis y no Poetas estetas”.

Y termino con el mismo Platón: “El ciudadano ha de educarse en la gimnasia para la fiereza de la guerra, y en la música para la mansedumbre con los demás”. Hagan su propia analogía de todo lo expuesto arriba y lo dicho por Platón.

Bibliografía:

[1] Aristóteles: La Poética

[2]Gustavo Bueno: Ensayos Materialistas

[3] Karl Popper: Lógica de la Ciencia

[4] Gustavo Bueno: lectura segunda 2.Espacio Antropológico págs. 89-114/ El Sentido de la Vida/ Oviedo 1978/

[5]Gustavo Bueno: La esencia del Teatro/ El Basilisco/ No 46 págs 111-135/ Madrid 1954

[6]Karl Marx: El Capital/ cap. uno: La Mercancía.

[7] Friedrich Engels: El Origen de las Familias/ libro.

[8] Platón: La República

[9]Enmanuel Peralta: Doctrina de la Creación/ supervivencialismo/ inédita. En estado de revisión editorial de la Universidad Gregoriana de Roma, y la prefectura de la Sagrada congregación para la doctrina de la Fe del Santo Oficio.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar