Pandemia y medio ambiente

Por Francisco Rafael Guzmán lunes 23 de noviembre, 2020

Valdría la pena que gobiernos como el nuestro y todos los que no le han prestado atención al medio ambiente, entre los cuales estarían casi todos porque habría que excluir a muy pocos de los mismos Debiendo ahora todos los gobiernos prestar atención a la madre naturaleza en medio de esta pandemia y no obedecer al afán de lucro de los grandes empresarios, si no preocuparse por el bienestar general de los seres humanos.

Se requiere de un cambio sistémico, romper con el neoliberalismo, acabar con la hegemonía del capital financiero y la necesidad de la intervención del Estado, no de alianzas público-privadas para favorecer al capital privado, porque no podemos proteger la vida en el planeta y lograr el bienestar de la humanidad con esas alianzas.

No podemos salvar al planeta y la vida en el si no terminamos enterrando el neoliberalismo y la banca privada, las AFP y ARS privadas. No podemos hablar de apertura de la economía y dejar de cuidarnos de la COVID-19, aunque no podemos morirnos de hambre.

Abrir los hoteles y centros de diversión sin restricciones, la reapertura sin fuertes medidas restrictivas de los vuelos internacionales sin restricciones, constituyen un caldo de cultivo para la reproducción de la infección por coronavirus.

Lo que si tenemos que pensar es que ya las sociedades no pueden manejarse bien sin grandes regulaciones estatales y sin grandes inversiones  públicas en los servicios básicos, inversiones y regulaciones racionales libres de la corrupción. Para eso hay que  acabar con todo el modelo neoliberal que impera en la economía, poniendo el control estatal en los precios de los productos en el mercado, regulando las importaciones (solo importando lo necesario) y poner aranceles si es necesario.

Sin la protección del medio ambiente no podremos salvar al planeta y sin la ruptura con el modelo neoliberal no podremos proteger el medio ambiente; exceptuando a China que luce ser el país que más contamina, pero donde no existe un modelo neoliberal y hay muchos controles estatales, en los países donde hay mayor deterioro ambiental es donde la pandemia más ha afectado, Estados Unidos, Brasil, La India, etc. Nótese que en China fue donde comenzó la pandemia e impusieron las autoridades fuertes restricciones  en la movilidad de la población, por lo menos en la ciudad de Wuhan que fue donde originó la pandemia. Hay que proteger el medio ambiente para salvar la vida en el planeta.

La necesidad de la ruptura con el neoliberalismo, para poder salvar el planeta y la vida en él, es parte de las lecciones que la pandemia nos ha traído. En el caso de nuestro país hay que limitar el parque vehicular, para proteger el medio ambiente, sin la ruptura con el neoliberalismo es prácticamente imposible que esto se pueda lograr.

La Pandemia nos ha ensenado que  hay  proteger el medio ambiente, lección que nos la da cuando en medio de ella el clima ha cambiado en nuestro país y en el mundo, ya está lloviendo más, prácticamente no se puede hablar de sequía en ninguna parte.

Hace muchos años un importador de vehículos, el cual era dirigente de aquel histórico PRD y hasta llego a ser congresista por ese partido, recomendó –a través de un artículo en uno de los medios escritos- la necesidad de importar vehículos para el transporte de los ciudadanos. Después de ese escrito aquí se comenzó a importar muchos vehículos.

Este es el origen de ese anatema contra el medio ambiente que constituye el parque vehicular. La pandemia, con el cambio en los hábitos de vida que nos ha impuesto nos ha traído algo bienestar (ya no podemos hablar, como hablaron expertos a finales del 2018, de una prolongada sequía aquí y en todo El Caribe), nos ha traído un cambio en el clima y con él la enseñanza de que hay que proteger el medio ambiente y al mismo tiempo la vida.

Hay que proteger el planeta, hay que salvar la vida de muchos seres humanos, cuidémonos de la pandemia por ahora, pero para que la vida perdure en el planeta, protejamos el medio ambiente, destruyamos el neoliberalismo.

Busquemos las soluciones para que la gran polución del CO2 no termine   con la vida, menos vehículos circulando en las calles, grandes restricciones a las importaciones de estos y de las mercancías  que no son necesarias.

No podemos tener un parque de más de tres millones de vehículos de motor circulando en las calles en país con poco más de 48,000 kilómetros cuadrados de superficie, porque nos asfixiaremos y la tierra será cada vez menos fértil porque las plantas no podrán absorber los rayos solares para su fotosíntesis.

Por Francisco Rafael Guzman F.

Comenta