Panamá recibe a grupo de haitianos que intentó ingresar a Costa Rica

Por EFE viernes 3 de julio, 2020

EL NUEVO DIARIO, SAN JOSÉ.- Las autoridades de Panamá recibieron este viernes a un grupo de haitianos que intentó ingresar a Costa Rica luego de escaparse de albergues en los que hay cientos de migrantes varados debido al cierre de fronteras ocasionado por la pandemia de la COVID-19.

Así lo informó hoy la directora de Migración de Costa Rica, Raquel Vargas, quien destacó “el gran trabajo de coordinación” existente con las autoridades de Panamá para tratar este tipo de casos.

“Ayer en la noche (jueves) se comenzó con la recepción de personas de nacionalidad haitiana que se encontraban en la frontera y están siendo retornadas a los albergues de Panamá”, afirmó Vargas, sin precisar la cantidad de migrantes recibidos por el vecino país.

La funcionaria explicó que aún permanecen en la frontera unas 20 personas haitianas a la espera de que las autoridades de Panamá las reciban.

En las últimas semanas las autoridades de Costa Rica han informado de migrantes haitianos que se han escapado de los albergues habilitados por Panamá y que han intentado cruzar la frontera de manera irregular en búsqueda de proseguir su camino por Centroamérica y llegar a su destino final: Estados Unidos.

Sin embargo, Costa Rica ha insistido en que la frontera está cerrada para los extranjeros, al igual que en el resto de países de la región a causa de la pandemia de la COVID-19.

Las autoridades costarricenses han impedido el ingreso irregular de los haitianos y aseguran que no tienen capacidad para darles albergue en el país, por lo que han insistido en que deben regresar a los albergues de Panamá en donde se encuentran desde hace meses.

En marzo pasado Costa Rica y Panamá tenían previsto un paso controlado de unos 2.000 migrantes extrarregionales, muchos de ellos africanos y haitianos, para que siguieran su rumbo hacia el norte del continente, pero el cierre de las fronteras por la pandemia obligó a posponerlo.

En Panamá hay más de 2.500 de estos migrantes extracontinentales en albergues fronterizos, la mayoría en la provincia del Darién, en los límites con Colombia, en condiciones de hacinamiento que han sido denunciadas por organismos internacionales y que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) pidió resolver.

Los migrantes en el Darién han mostrado signos de desesperación y en un intento por presionar a las autoridades panameñas para que les dejen avanzar ha protagonizado algunos desórdenes que no han pasado a mayores.

Apple Store Google Play
Continuar