Países ONU creen que Haití está ante oportunidad para avanzar y piden apoyo

Por El Nuevo Diario viernes 12 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, Naciones Unidas.- El grupo de países de la ONU que se encarga de seguir más de cerca la situación de Haití cree que la nación caribeña está ante una oportunidad para lograr avances importantes y debe recibir respaldo internacional, según dijo hoy su presidente, el embajador canadiense Marc-André Blanchard.

"Haití tiene ahora un presidente que ha sido elegido, un Gobierno que se ha formado y que parece estar funcionando y prioridades muy interesantes (…). Así que ahora mismo hay una oportunidad para actuar", destacó Blanchard, que dirige el Grupo Asesor Especial sobre Haití del Comité Económico y Social de la ONU.

Este comité, formado por 17 países, visitó esta semana la isla para analizar la situación sobre el terreno.

Según Blanchard, la situación sigue siendo "precaria", pero es momento de pasar de un enfoque más bien humanitario a uno de desarrollo, liderado por el Ejecutivo haitiano.

"Debemos asegurar que la ONU apoya al Gobierno y que colaboramos muy de cerca con él para asegurar que tiene éxito en algunas de las prioridades que tiene", apuntó.

Entre otras, el diplomático destacó la importancia de lograr mejoras en áreas como el Estado de derecho, la seguridad pública, los derechos democráticos y el desarrollo económico.

Naciones Unidas está en pleno proceso de transición en Haití, pues el Consejo de Seguridad acordó en abril poner fin este año a la misión de mantenimiento de la paz que lleva desde 2004 en el país (Minustah) y sustituirla por una presencia mucho más pequeña.

La nueva operación, bautizada como Minujusth, se centrará en apoyar a la policía haitiana, promover el Estado de derecho y vigilar el respeto de los derechos humanos.

Blanchard insistió hoy en la importancia de que la comunidad internacional siga apoyando a Haití en esta nueva fase.

"No es momento de simplemente irse de Haití. Es un momento en el que creo que existe la oportunidad de hacer la diferencia con la gente de Haití y su Gobierno", opinó.

La presencia de la ONU en Haití ha estado marcada en los últimos años por la polémica, con numerosos casos de abusos sexuales por parte de "cascos azules" y después de que en 2010 un vertido de residuos fecales a un río por parte de fuerzas de paz nepalíes iniciase el brote de cólera que todavía hoy perjudica al país.

Se calcula que la epidemia ha afectado a cerca de 800.000 personas y que se ha cobrado más de 9.000 vidas.

Tras años defendiéndose, Naciones Unidas finalmente reconoció oficialmente su responsabilidad el pasado año y anunció una nueva estrategia para ayudar al país a superar el cólera.

La organización calcula que necesita unos 400 millones de dólares en los próximos dos años para poder ejecutar su plan y, por ahora, se ha encontrado con muchas dificultades para obtener fondos de los Estados miembros.

Pese a ello, Blanchard aseguró hoy que la ONU "sigue comprometida con esta respuesta al cólera" y consideró que la comunidad internacional debe "cumplir con su obligación con respecto a su responsabilidad" en la epidemia.