Países de Oriente Medio dependen cada vez más de la importación de alimentos

Por EFE miércoles 9 de mayo, 2018

EL NUEVO DIARIO, ROMA.- Los países de Oriente Medio y el norte de África dependen cada vez más de la importación de alimentos de otras regiones, mientras el comercio entre ellos es reducido, dijo hoy la experta de la FAO Ishrad Gadhok.

La analista de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) remarcó en un acto en Roma que los productos importados en esa región -principalmente cereales, carne y lácteos- van en aumento, lo que hace que los países estén más expuestos a las tensiones del mercado.

En concreto, las compras del exterior de cereales, aceites y grasas (originarias sobre todo de la Unión Europea y de repúblicas exsoviéticas) pasaron de estar valoradas en 12.000 millones de dólares en agosto de 2004 a 2006 a más del doble (27.000 millones) en el mismo mes de 2014 a 2016.

En esos diez años, el coste de las importaciones de carne y lácteos se incrementó de 6.000 millones a 15.000 millones de dólares, en su mayoría procedentes de América Latina, la Unión Europea, Australia y Nueva Zelanda, según la ONU.

Frente a esa última cifra, las compras de productos lácteos y carne entre los países de Oriente Medio y el norte de África apenas ascendieron a 2.800 millones de dólares en agosto de 2014 a 2016, mientras que las de frutas, verduras y frutos secos sumaron 2.900 millones.

“El comercio interregional es relativamente pequeño comparado con el que mantienen con países de fuera de la región”, afirmó Gadhok.

La experta instó a simplificar las normas en el origen para facilitar el acceso de los productos a los mercados locales como una forma de potenciar las relaciones entre ellos.

Ante tal dependencia de las importaciones, consideró “necesario participar en un sistema de normas que no sean discriminatorias y permitan predecir el comportamiento de los mercados alimentarios”.

Gadhok mencionó el caso de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que puede interesar a los países en desarrollo por sus regulaciones en asuntos como las restricciones a las exportaciones, la facilitación del comercio y el cumplimiento de los estándares de calidad.

Kuwait, Mauritania, Egipto, Marruecos, Túnez, Baréin, Catar, Emiratos, Jordania, Omán, Arabia Saudí y el Yemen forman parte de la OMC, mientras que Argelia, Sudán, el Líbano, Irak, Libia, Irán y Siria han mostrado interés en unirse, aunque por el momento solo son observadores.

Además, existen acuerdos bilaterales y multilaterales en la región, como el que comparten los 17 países de la Gran Área de Libre Comercio Árabe o los del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Baréin, Catar, Emiratos, Kuwait y Omán).

La especialista destacó los esfuerzos por la integración regional, que pueden crear oportunidades para compartir políticas a favor de la seguridad alimentaria, pero puntualizó que “la agricultura sigue siendo uno de los temas donde hay más desacuerdos”.

Los países de Oriente Medio y el norte de África “deben estar preparados para participar en las instituciones y entender las reglas del mercado para poder negociar mejor”, según Gadhok.

A su juicio, los acuerdos comerciales pueden servirles como “vehículo para emprender reformas al mismo tiempo, mejorar las infraestructuras y sus capacidades, y facilitar reservas de alimentos a nivel subregional que den estabilidad a los mercados”.

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar