Países de Latinoamérica se unen por una agricultura contra cambio climático

Por EFE jueves 5 de diciembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, Madrid.- Once países de América Latina han decidido unirse para cooperar a la hora de diseñar medidas en el sector de la agricultura dirigidas a combatir el cambio climático ante la crisis que afronta el mundo en materia medioambiental.

La nueva Plataforma de Acción Climática en Agricultura de Latinoamérica y el Caribe (Placa) ha sido presentada hoy de forma oficial en el marco de la Cumbre Climática COP25, que se celebra estos días en Madrid, y nace inicialmente con el apoyo de Argentina, Bahamas, Brasil, Costa Rica, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Perú, República Dominicana y Uruguay.

El impulsor de la iniciativa ha sido el Gobierno de Chile, bajo cuya presidencia se celebra esta edición de la cumbre, que ha destacado que el proyecto está abierto a los 32 países de la región.

“Nuestra aproximación no puede implicar una visión catastrofista o apocalíptica que nos paralice, no nos podemos paralizar ante la magnitud de estos cambios”, ha explicado el ministro chileno de Ciencia, Andrés Couve.

El objetivo de esta plataforma será “potenciar la colaboración” entre los países y otros organismos participantes -como el Banco Mundial o la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)- para implementar políticas contra el cambio climático en agricultura, dada su importancia en la producción de alimentos.

Los últimos informes oficiales apuntan a un aumento de población a escala global de unos 2.000 millones de personas más hasta 2050, lo que supondrá un factor de presión para el sector primario por la necesidad de dar de comer a más gente.

“La agricultura tiene que ser parte de la solución del cambio climático y no del problema (…) A través del conocimiento y la ciencia podemos progresar y mejorar para producir más alimentos, pero también para hacerlo respetando al medioambiente”, ha apuntado el ministro chileno del ramo, Antonio Walker.

La llamada Placa incluye entre sus objetivos fomentar el diálogo sobre iniciativas relacionadas con cambio climático, favorecer la “convergencia” de desafíos y oportunidades en Latinoamérica, propiciar el intercambio de prácticas agrícolas beneficiosas con el medioambiente y ayudar a implementar “compromisos” nacionales e internacionales en esta materia.

“Queremos poder enfrentar el cambio climático no como país individual, sino como continente, es una idea muy potente que podemos aportar al mundo”, ha defendido Walker, quien ha instado tanto a los agricultores como a los gobiernos de cada país a dejar de ser “individualistas” para trabajar juntos y tener más fuerza.

El titular en funciones del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, Luis Planas, se ha sumado a este llamamiento para que la plataforma atraiga a todos los países de la región, ya que “la adhesión multiplica el éxito de los resultados individuales”.

“La transferencia de conocimiento entre países de una misma región puede ayudar mucho (…) Puede ser un elemento de progreso para caminar hacia adelante tanto a la hora de concienciar a la sociedad como de dar respuesta a estos problemas”, ha señalado.

Durante el acto ha participado el defensor de alto nivel de la COP25, Gonzalo Muñoz, quien ha establecido un paralelismo entre la colaboración entre su país y España para trasladar a contrarreloj la sede de esta cumbre de Santiago a Madrid -por la oleada de protestas en Chile- con el nivel de cooperación que debería haber a nivel mundial ante la emergencia de la crisis climática.

“Es sorprendente lo que pueden hacer dos países cuando se quedan cortos de tiempo, es una analogía a lo que necesitamos en el mundo para centrarnos en resolver este problema”, ha destacado.

Al acto ha asistido igualmente el prestigioso científico Rattan Lal, Nobel de la Paz de 2007, quien ha resaltado la capacidad de los suelos agrícolas y vegetales para capturar dióxido de carbono y contribuir así a reducir la emisión de gases a la atmósfera.

“Podemos mejorar -estos índices de captura- con diferentes tecnologías, a través de la agricultura de conservación, el control de la deforestación o la gestión de los pastos, algo muy importante en América Latina”, ha argumentado.

Anuncios