Países avanzan en la creación de un mecanismo para rastrear tabaco ilícito

Por EFE jueves 11 de octubre, 2018

EL NUEVO DIARIO, GINEBRA.- Los países miembros del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito del Tabaco han creado un grupo de trabajo para desarrollar un sistema de rastreo de los productos de tabaco ilegales, anunció hoy la responsable de la secretaría que gestiona el Acuerdo Marco, Vera Luiza da Costa e Silva.

Da Costa e Silva informó hoy en una rueda de prensa de los resultados de la primera reunión de los Estados parte del Protocolo que concluyó el miércoles en Ginebra con la participación de 44 países.

El protocolo contiene una serie de medidas para luchar contra el comercio ilícito y pretende proteger la cadena de producción tabacalera a través de licencias y del mantenimiento de registros.

Una de las medidas más relevantes es la creación e implementación de un mecanismo global de seguimiento que permita a los gobiernos rastrear los productos desde su confección hasta el punto de venta.

Tras tres días de debate, se acordó crear un grupo de trabajo que redacte un informe que recoja los distintos sistemas existentes y cuáles son usados y por cuáles países, y analice su efectividad con objeto de crear el mecanismo global.

“Hemos dado los primeros pasos para combatir el comercio del tabaco ilícito. El establecimiento de un sistema de control y rastreo permitirá a los países tener un control más estricto sobre la circulación del tabaco y asegurarse de que los impuestos se aplican”, subrayó Da Costa e Silva.

El informe se discutirá en la próxima reunión de los Estados miembro que tendrá lugar en Holanda en 2020 y la idea es que de esa reunión salga una decisión sobre cómo crear el sistema mundial de rastreo de productos e intercambio de información.

El objetivo es tenerlo listo para 2023.

La experta destacó que el “gran problema es la interferencia de la industria, que propone sistemas alternativos. Pero dejarles intervenir es como poner al zorro a vigilar el gallinero”, afirmó Da Costa e Silva.

Sostuvo que la industria usa la vía ilícita para probar nuevos productos y ahorrarse los impuestos.

Según datos de la secretaría, las transacciones ilícitas de tabaco representan al menos un 10 % del comercio de cigarrillos en el mundo, con un porcentaje mayor en países de ingresos medios y bajos.

Da Costa e Silva insistió en que estos productos ilícitos no solo escapan al control de los organismos fiscales de los países y subvierten los esfuerzos en la lucha contra el tabaquismo, sino que promueven el crimen organizado.

Añadió que se estima que anualmente se pierden 31.000 millones de dólares en impuestos no obtenidos a causa del comercio ilícito.

El protocolo forma parte del Convenio Marco sobre el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud y entró en vigor el 25 de septiembre, tras haberlo adoptado el pasado junio 40 países.

Actualmente, 46 Estados han adoptado el Protocolo -dos están a punto de hacerlo- y dos tercios han aprobado leyes nacionales para luchar contra los productos ilícitos de tabaco.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar