Pablo Neftalí Cruz: responsabiliza al gobierno del desborde de la delincuencia

Por El Nuevo Diario domingo 12 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-El Scout Internacional del año y uno de los cazatalentos más famosos de la República Dominicana y América Latina, Pablo Neftalí Cruz, estalló contra la ola delincuencial que azota el país y dijo que el único responsable es el gobierno porque no está invirtiendo en los niños ni en el deporte.

“Mi país tiene un potencial inmenso, pero tenemos muchas personas que por años le han hecho mucho daño, porque a estas alturas en República Dominicana no hemos invertido en la formación de los niños”.

Esa delincuencia que hay ahora yo lo advertí hace muchos años, insisto porque nos estamos dejando robar los niños de los que venden drogas en los barrios, de los que matan y salen atracar y no estamos construyéndoles play de béisbol que los mantiene ocupados, es altamente rentable económicamente y además los ayuda a cambiar la vida de ellos y de toda su familia.

Pablo Neftalí Cruz al ser entrevistado por la Periodista Johanna Parra en el Programa Detalle Semanal, que se transmite por Teleradio América Canal 45 dijo que le parece increíble que siendo la República Dominicana una mina tan grande de peloteros aún no lo explotemos y que el gobierno no tenga un programa de apoyo y fomentado de esta disciplina deportiva para los niños sin recursos.

“Los gobiernos y los políticos nunca han pensado en desarrollar la niñez y construirle play de béisbol porque en el país lo que hay es play de softball”.

El Scout de los Azulejos de Toronto, indicó que el país tiene un gran valor en el mercado internacional ya que República Dominicana es el país que más pelotero produce después de los Estados Unidos.

Accidentes de peloteros de grandes ligas

Pablo Neftalí Cruz, al referirse a los fatales accidente de los grandes ligas Andy Marte y Jordano Ventura indicó que a los muchachos que son firmados se les ha aconsejado pero dependen si lo acatan, ellos tienen mucho dinero y a veces quieren correr por tercera y sabrán que al final es out, porque están corriendo al contrario, la regla es correr desde primera a tercera.

“Yo he tenido casos de peloteros que he firmado que los he tenido que llevar a psicólogos porque no es fácil y algunos tienen la habilidad necesaria pero no saben utilizar la mente y este es un deporte 99% mental, nosotros tenemos el hombre interior que a veces viene herido de hogares destruidos y eso solo se supera con la fortaleza de la parte espiritual y ayuda profesional”.

Citó como ejemplo el equipo de Toronto Blue Jays, para quien es scout en la actualidad los cuales tienen como principio la disciplina y además tienen en estos últimos años servicios de psicólogos pero lamentablemente no todos escuchan ni se dejan orientar.

En República Dominicana triplican la cantidad de peloteros que quedan libres luego de firmado que los que se mantienen en grandes ligas y se desarrollan, ya que hay jóvenes que son firmados y solo entran por el dinero y no tienen la pasión por el béisbol y además muchos se descuidan luego de obtener su primer bono y este deporte para llegar y mantenerse necesita de entrega y disciplina.

Al recordar los peloteros de grandes ligas que el firmó Neftalí Cruz dijo sentir orgullo de que los muchachos que el firmó como Moisés Alou, Tony Peña hoy estén dirigiendo el equipo que representa al país en el clásico mundial de béisbol, así como otros peloteros que participan en el clásico.

De igual manera resaltó que aunque tenemos muchos muchachos que se pierde así también hay muchos que valen la pena como el que hoy es su jefe en el equipo de Blue Jays Sandy Rosario, Scout de los azulejos de Toronto para América Latina y los países asiáticos y quien ahora es su jefe y antes era su Cachear Bulpen pero se formó y estudio y hoy me dirige el a mí, explicó Pablo Cruz.

En cuanto al premio de scout del año otorgado por la MLB, este dijo sentirse agradecido y regocijado con que su trabajo haya logrado el reconocimiento mundial a través del premio y con esto la República Dominicana.