Oxfam se compromete a “erradicar” malas prácticas tras el escándalo de Haití

Por El Nuevo Diario martes 20 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, LONDRES.- Varios directivos de Oxfam se “comprometieron” hoy ante el Parlamento británico a “erradicar” las malas prácticas que han “dañado” a la ONG tras su implicación en un escándalo sexual ocurrido en Haití en 2010, destapado recientemente.

El comité parlamentario de Desarrollo internacional interpeló duramente a representantes de la plataforma acerca de la conducta sexual “inapropiada” que cooperantes y directivos mostraron en el país caribeño, devastado ese año por un terremoto que dejó 220.000 muertos, 300.000 heridos y un millón y medio de personas sin hogar.

El escándalo fue divulgado recientemente por el diario “The Times”, que, tras acceder a un documento interno, desveló cómo empleados de la ONG participaron en orgías y contrataron prostitutas en instalaciones financiadas por Oxfam durante su estancia en Haití, donde ofrecían ayuda humanitaria a las víctimas.

Desde entonces, la organización, que emplea a 10.000 trabajadores en más de 90 países, está sumida en una profunda crisis, y en los últimos diez días ha sufrido 7.000 cancelaciones de donantes regulares, según desveló hoy el director ejecutivo de la ONG en el Reino Unido, Mark Goldring.

Durante dos horas, este directivo se sometió a las cuestiones de varios diputados junto con Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam International, y Caroline Thomson, presidenta de la fundación.

En su intervención, Goldring reiteró sus disculpas en nombre de Oxfam “por el daño que (la ONG) ha hecho tanto a la gente de Haití, pero también a los esfuerzos que se hacen para obtener ayudas y para el desarrollo, al socavar el apoyo público”.

Además, pidió perdón por unos recientes comentarios realizados al periódico The Guardian, en los que cuestionó la “intensidad” y “ferocidad” de las críticas a Oxfam, llegando a afirmar, en su defensa, que nadie en la ONG había “asesinado a bebés en sus cunas”.

Si bien hoy justificó sus palabras -calificadas de “inapropiadas” por muchos sectores- con que se encontraba en ese momento “bajo un tremendo estrés”, reconoció que “no es tarea de Oxfam juzgar asuntos de proporcionalidad o motivación”.

También Byanyima se confesó “avergonzada” por lo ocurrido en Haití y remarcó que se ha pasado toda la vida “defendiendo los derechos de las mujeres y luchando por las personas que viven en la pobreza”.

“Algunos hombres horribles vinieron a nuestra organización y abusaron de la confianza de los británicos, de los que apoyaban la ONG y pudieron salirse con la suya”, lamentó la directiva, que aseguró que Oxfam “erradicará cualquier mala práctica” y ofrecerá “justicia” a las víctimas de los abusos cometidos.

Caroline Thomson, nombrada presidenta de la fundación Oxfam en el Reino Unido en octubre de 2017, reconoció su “vergüenza” por lo sucedido en el país caribeño.

“No creemos que (la situación) estuviera bien gestionada y nuestra tarea ahora es asegurarnos de que denunciamos siempre con transparencia y responsabilidad”, concluyó.

A raíz de la exclusiva de The Times, Oxfam Reino Unido ha registrado otras “26 historias” de casos similares “recientes o antiguos”, 16 de las cuales ocurrieron en el extranjero.

Esta información, según Goldring, ha animado “a las personas (afectadas) a denunciar, no importa dónde estén o dónde sucediesen estos casos”.

La ONG emitió una disculpa formal ante el Gobierno haitiano y divulgó un informe de diez paginas de una investigación interna llevada a cabo tras lo ocurrido en Haití, y que no se hizo pública hasta la reciente filtración de ese diario.

En ese documento, cuyos hallazgos fueron calificados por la primera ministra británica, Theresa May, de “absolutamente espantosos”, se registra que cuatro de los siete hombres implicados directamente en el escándalo en Haití dimitieron de sus cargos y otros tres fueron despedidos.

Aunque la pesquisa indica que no hay “evidencias” que demuestren que algunas de las prostitutas contratadas por los cooperantes de Oxfam en Haití eran menores, ese extremo, según el informe, “no puede descartarse”.

La polémica motivó al regulador de las organizaciones no gubernamentales en este país -la llamada Charity Commission- a abrir una investigación y ha llevado a algunos de los socios corporativos de la ONG a replantearse su asociación con Oxfam, que en 2016 recibió 32 millones de libras (36,2 millones de euros) en ayudas del Gobierno británico. 

Apple Store Google Play
Continuar