829-917-7231 | 809-866-3480

Ovni: Un filme que carece de dirección actoral y argumentos

Por Hector Romero Viernes 19 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- En el 2008 con “Al fin y al cabo” fue la primera vez que el cine local vio un filme con personajes sacado de la ficción con poderes y efectos visuales sorprendentes para el mercado local (muy mal empleados, pero no dejó de ser una novedad). En esa época aun no teníamos una Ley de Cine, por lo que los errores cometidos por Alfonso Rodríguez, quien fue el director, y las negaciones de recursos para hacerla mejor, podrían ser justificados.

Ya estamos en el 2017, casi una década de que la historia de vampiros protagonizada por Raymond Pozo y Miguel Céspedes se estrenara, y justamente llega OVNI, que ha sido promovida como la primera historia de ciencia-ficción hecha en la República Dominicana, muy superior técnicamente a la cinta antes mencionada y que tienen en común su productor, aunque antes la empresa se llamaba Antena Latina Films y ahora Bonter Media Group.

OVNI, al igual que “Al fin y al cabo” parecen ser cortadas con la misma tijera, faltándole argumento a un guion que quizás lo vieron muy lindo en papel, pero no se pudo bien interpretar.

No solo la literatura falla en este filme protagonizado por Tony Pascual “Pachulí”, quien tiene el papel de Cosmo (que hay que destacar el excelente trabajo interpretativo por este comediante que merece ser tomado más en cuenta), pero su director,  el puertorriqueño Raúl Marchand Sánchez, no logro lo mismo con los demás personajes, específicamente Christian Álvarez en el papel de Uno, el extraterrestre que, en vez de ser un personaje llegado de otro planeta, confunde con un robot, muy diferente a su compañera Dos, que en este caso recae en Yaritza Reyes.

La fluidez de los diálogos entre los personajes careció de un director enfocado, quien estuvo más atento en los detalles técnicos como edición, efectos especiales, sonido (cosas que quedaron muy bien), y descuidado el real papel que debe  tener un director dentro de una producción cinematográfica, la cual es dirigir actores.

El personaje de Obie, que es hecho por Fausto Rojas,  un destacado teatrista, no pudo hacer la convención al cine, sintiéndose sus líneas sacadas íntegramente de las tablas, como en sus papeles en las obras teatrales “Confesiones de una máscara” y “Los enanos”, esta última de su propia autoría.