Osiris Madera

Por Ramón Saba

Nació el 22 mayo de 1952, en Yamasá. Su nombre completo es Francisco Osiris Madera Ruiz.

Poeta, novelista y médico. Hizo un bachillerato superior en Pedagogía mención Letras; concluyó un doctorado en medicina general en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), una licenciatura en medicina y cirugía Universidad Complutense de Madrid y finalmente, Diplomacia Contemporánea en la Escuela Diplomática Guillermo de la Torre. Ha sido viceministro del Ministerio de Salud Pública, ministro consejero de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores; médico sonografista del Centro de diagnóstico Especializado (CEDISA) y columnista del periódico Almomento.net, además de otros periódicos dominicanos. Ha sido charlista disertante expositor del Corredor Cultural del Ministerio de Cultura, conferenciante invitado del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe y miembro de la Comisión Dominicana en la Feria del Libro de Frankfurt. Alemania. Ha participado, además, en múltiples congresos y tertulias para realizar lecturas de poemas.

El haber bibliográfico de Osiris Madera esta integrado esencialmente por novelas cortas, siendo quizás, el más prolijo escritor dominicano de esta vertiente literaria en el que se encuentran los siguientes títulos publicados: La Novela de Usnea; Bolo 15; Maura; Mayra; Lía y Elito. También ha publicado obras de otros géneros, específicamente poesía, tales como Versos Yámbicos; Versos Claros; Laberintos mágicos y El Culpable Voluntario (estos dos últimos re-editados por la editorial Libro Visión, España). Actualmente tiene inédito, pero en proceso de publicación Brillará la noche, con la Editora AmargoRD de España.

Su bibliografía pasiva es bien extensa, por lo que me limitaré a mencionar sólo algunos espacios que han difundido su existencia y obra como escritor: Manuel Rueda en el suplemento Isla Abierta del periódico Hoy; José Alcántara sobre Laberintos Mágicos en el Listín Diario; Elsa Saint Amand sobre El Culpable Voluntario en Cuadernos de Filosofía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD); Guillermo Pina Contreras sobre Bolo 15 en la Revista Biblioteca del Listín Diario; Basilio Bellliard: ensayo incluido en su libro Soberanía de la Pasión y Avelino Stanley sobre Las Mejores Novelas Dominicanas en el que incluye a Reseña Maura de Osiris Madera como una de ellas.  Algunas antologías de importancia recogen poemas suyos, tales como Voces del Caribe de Cándido Gerón; Bibliografía de la Literatura Dominicana por Frank Moya Pons; Voces del cañaveral de Isael Pérez; Poetas de la Era de Elsa Báez y Narradores del Mundo de Miguel Ángel Pérez Guerrero, entre otras.

Osiris Madera es miembro de la Asociación Latinoamericana de Médicos Escritores; de la Cátedra de escritores contemporáneos adscrita a la Fundación de Estudios Económicos y Políticos y del Club 55 de poetas, adscrito al Penn Club.

La escritora Pilar Romano estima que la obra Mayra de Osiris Madera es una novela sin trucos efectistas, con una superficie distinta, llena de texturas y colores atrapantes, que ubican sin dudas al lector en el mundo dominicano.

Finalmente, el intelectual George Manuel Hazoury Peña considera que la novela Laberintos Mágicos está dividida en tres partes: Versos Libres, “Ha llegado Laura” y “Tancas”. En cada una de ellas sentimos la íntima emoción que experimentó el autor en escribirlas utilizando siempre un lenguaje sencillo y claro, que facilita la comprensión de su universo lírico. Los misterios, el gozo y también la pena que muchas veces nos proporciona la vida, alcanzan magnífica expresión en los versos de Osiris Madera que plantean con vehemencia y hondura los grandes enigmas de la condición humana y las razones o sinrazones de la existencia. Con sus Tancas incursiona en un género poético de origen japonés que han cultivado en español Manuel y Antonio Machado, Alejandro Mackinlay, Carlos Pellicer, Octavio Paz y Jorge Luis Borges; una de cuyas características básicas es la sencillez del lenguaje cotidiano, pero con palabras cargadas de connotaciones simbólicas, metafóricas y de recursos fónicos, llenas de asombros y de vivencias como testimonio sincero de un alma que se revela desnuda e inocente en las palabras.

En lo particular, confieso mi gran admiración, tanto en lo personal como en lo profesional al querido escritor y médico Osiris Madera, con quien me une una hermosa amistad desde hace varios años, en la que hemos compartido excelentes vivencias literarias y en las que él ha demostrado profunda pasión por la escritura creativa, además de una gran nobleza de corazón.

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un fragmento de la novela Mayra de Osiris Madera:

  • Tal vez crees que no…Peor si lo dudas; cuando mis estrellas me aconsejaron aceptarte de seguro consultaron las tuyas, y serán buenas si me permitieron estar contigo.

 ¡Acaba de traer los tragos para chocar los vasos por estas cosas que dices! Veo abrirse promisorios nuestros caminos futuros.

 ¡Jamás lo dudes teniente! El entusiasmo de Mayra convenció al teniente de que no era el momento adecuado para plantear las dos desiciones que ya tenía tomadas; una, alquilar la casa para el ventorrillo, y la otra soltar a su marido. Ya habrá tiempo para eso, la noche tenía programa de tomar otros rumbos. Y no es de personas inteligentes contrariar las favorables previsiones del azar. Decidió alejar de su mente cualquier reflexión y dedicarse a gozar de Mayra. 

 Aquí hace falta una musiquita, celebremos la buena fortuna bailando un merenguito suave.

Como si ya le hubiese oído antes ella entró con una bandeja donde descansaban vasos y una cinta de Fernando Valadez. 

 Papi, te traje dos cosas que te gustan, el whisky y al bolerista de América.

 

  • ¡Yo veo tres!

Por Ramón Saba

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar